Rodolfo Walsh: el periodista que se transformó en investigador

Hoy se cumple un nuevo natalicio del más importante comunicador del siglo XX, cuyas obras dieron inicio a un nuevo género literario: la novela policial narrativa.

 Rodolfo Walsh nació el 9 de enero de 1927 en la localidad de Lamarque, Río Negro. Durante muchos años (y aún muchos desconocen el dato) hubo dudas sobre el lugar de origen de Walsh.

El escritor siempre mencionó en sus obras a la ciudad de Choele Choel, por lo que se suponía había nacido allí. Sin embargo, ante los rumores sobre su nacimiento, un grupo de docentes investigó y encontró que Walsh había nacido en Lamarque, a 19 kilómetros de Choele Choel, dentro de la isla homónima.

La confusión es entendible: cuando nació Rodolfo, descendiente de irlandeses, el pueblo se llamaba Colonia Nueva del Pueblo de Choele Choel, pero ante las confusiones con la ciudad de mismo nombre, en 1942 se la rebautizó como Lamarque.

Volviendo a la historia del escritor, Walsh se crió en un colegio de sacerdotes irlandeses para niños pobres. Más adelante, se trasladó a Buenos Aires en 1941 para continuar con sus estudios secundarios.

A pesar de haber ingresado a la carrera de Filosofía y Letras de la UBA, la abandonó al poco tiempo. Inmediatamente comenzó a trabajar de oficinista en un frigorífico, obrero, lavacopas, vendedor de antigüedades y limpiador de ventanas.

En 1944, Rodolfo, con 17 años, comenzó a trabajar como corrector, traductor y antólogo en la editorial Hachette y en 1951 comenzó a ejercer como periodista en el mismo lugar. Al principio escribió para las revistas Leoplán y Vea y Lea. Fue tentado por el diario La Nación, pero Walsh se negó porque consideraba a dicho medio parte de la oligarquía nacional.

Su primer libro fue  Variaciones en rojo (1953), formado por tres relatos de clásico corte policial al estilo anglosajón. También publica un libro de antología llamado Diez cuentos policiales argentinos. Al año siguiente redactó Antología del cuento extraño.

A partir de la caída de Juan Domingo Perón en 1955 y el nuevo gobierno militar, Walsh cambió su postura indiferente hacia la política y comenzó a interiorizarse más por la investigación policial. En 1956 escribe un artículo periodístico donde denuncia el fusilamiento indiscriminado de un grupo opositor en la localidad bonaerense de José León Suárez.

Dicha crónica será recopilada un año más tarde en la obra que lo llevó a la opinión pública: Operación Masacre.

Aquí logró lo que nadie había hecho anteriormente, que el periodista pase a ser un investigador que trata de esclarecer un crimen social y político. Así inaugura un nuevo género literario: la novela de no ficción.

Posteriormente escribe una serie de notas policiales bajo el título El caso Satanowsky (1958, publicadas como libro en 1973), donde rige su denuncia contra los más altos responsables de la llamada Revolución Libertadora, donde trata los casos de corrupción, extorsión y asesinato vinculados a la lucha por el poder y la propiedad del diario La Razón de Buenos Aires.

En 1959 viaja a Cuba y, en plena Revolución Cubana, participa de la fundación de la agencia Prensa Latina.

Posteriormente regresa a nuestro país  para trabajar en Primera Plana, Panorama y el semanario de la CGT entre 1968 y 1970. En 1972 escribiría por un año en el Semanario Villero y en el diario Noticias hasta que fue clausurado en 1974. Durante esos años publicó otros libros de investigación periodística como ¿Quién mató a Rosendo? (1969) y cuentos como Los oficios terrestres (1966) y Un kilo de oro (1967). También tuvo tiempo de escribir dos obras de teatro: La granada y La batalla (ambas en 1965).

El creciente malestar de las Fuerzas Armadas en la década de 1970 hizo que varios le recomendaran a Walsh exiliarse, pero éste prefirió permanecer en el país. Cuando ocurrió el Golpe de Estado de 1976, Walsh creó la Agencia Clandestina de Noticias.

Allí trabajó para romper el cerco informativo impuesto por la dictadura con la complicidad de los directores de los medios.

El 24 de marzo de 1977, al cumplirse un año del gobierno militar, Walsh publica su Carta Abierta a la Junta Militar, donde denunciaba los mecanismos de gobierno que empleaba el gobierno de facto. Al día siguiente, un cuerpo militar especializado lo emboscó cerca de su casa, y tras un intercambio de disparos, Walsh fue herido. Su cuerpo nunca apareció.

Luego, cuando sus textos volvieron a publicarse, se comprobó que, junto a la figura del militante político, se erigía la de uno de los narradores más sólidos y dotados de la segunda mitad del siglo XX en Argentina.

Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|20:51
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|20:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mi mas sentido dolor por la muerte de este excelente hombre, escritor, investigador y compañero de ideales
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic