Mató a su esposa porque le era infiel, pero le redujeron la condena

Debido a las circunstancias que mediaron en el asesinato, la Justicia le redujo la pena a un hombre que asesinó –por celos- a su mujer.

La Cámara de Casación bonaerense redujo la condena a un hombre que mató a su esposa, luego de una crisis matrimonial que arrastraban desde hacía tres años y tras enterarse -por la propia mujer- que ésta mantenía una relación sentimental con su socio.

De acuerdo con lo señalado, el hombre se enteró -porque su mujer le dejó copias de sus mails- también de diálogos "subidos de tono" que ella mantenía con otros hombres, entre ellos un italiano.

El hombre había sido condenado a prisión perpetua por el Tribunal Oral Criminal Nº 5 (TOC5) de Lomas de Zamora por el delito de "homicidio calificado por el vínculo", a raíz del hecho que tuvo lugar en marzo del año 2000, cuando en el partido de Banfield el acusado mató a su esposa.

Sin embargo, la Sala II de Casación redujo la condena al considerar que esta probado que "el imputado presentaba –al momento del hecho- una personalidad con rasgos obsesivos, rigidez, irritabilidad y obstinación, con rasgos psicopáticos tales como la baja tolerancia a la frustración y el egocentrismo evidenciado por la manipulación del otro, a quien consideraba un objeto, estableciéndose que el objetivo principal del imputado en relación a su familia era “mantenerla físicamente unida” y que la pérdida de tal unidad familiar implicaría un real fracaso".

Así, los jueces Fernando Mancini, Jorge Celesia y Carlos Mahiques disminuyeron la condena a 15 años de prisión al recalificar el delito como "homicidio calificado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación".

Según el fallo, al que tuvo acceso Noticias Argentinas, el 6 de marzo de 2000 el hombre mató a su esposa, luego de una crisis matrimonial de tres años y con la confesión de la mujer -un año antes del hecho- sobre las infidelidades.

En el juicio, se acreditó que "la víctima le hizo saber de modo explícito a su marido, más de un año antes del hecho, que quería divorciarse, permitiéndole que se enterara que tenía una relación sentimental irregular con su socio en el trabajo, al dejar en su escritorio de trabajo en el domicilio conyugal los mails, poniendo también en conocimiento de su marido los diálogos procaces que, vía chat y correo electrónico, mantuvo con un italiano".

Tras el debate, el Tribunal de Lomas de Zamora lo condenó a cadena perpetua al encontrarlo culpable del delito de "homicidio calificado por el vínculo".

La defensa del imputado interpuso un recurso de Casación al entender que "tanto el fiscal, como los representantes del particular damnificado y los jueces del Tribunal tuvieron por acreditado que la relación matrimonial entre el imputado y la víctima se hallaba deteriorada por el prolongado período de serias desaveniencias, que hicieron que se resintieran en grado sumo los sentimientos de respeto, afecto y consideración que naturalmente vinculan a los esposos".

Además, consideró que pese a lo "común" que pueda significar la infidelidad en la sociedad actual, debe considerársela objetivamente como una ofensa.

Sin embargo, sostuvo que "si bien la infidelidad no fue el motivo directo e inmediato del homicidio, su relación causal con la ruptura del matrimonio –pese a los intentos del hombre por mantener el vínculo vigente- es lo que lo llevaron a una reducción de su ámbito de autodeterminación, en el contexto de un conjunto de acontecimientos probados tales como la infidelidad ya referida, la falta de relaciones sexuales por más de tres años, la relación matrimonial seriamente deteriorada, los intentos de suicidio, la pérdida de respeto entre cónyuges".

Ahora, la Casación hizo lugar al planteo de la defensa y redujo la condena al tener en cuenta las circunstancias que derivaron en el hecho en sí.

“Lo predicho no supone restarle entidad al grave hecho cometido por el imputado desde que, tal como surge del fallo en crisis al tratarse la cuestión vinculada con las agravantes, se evidencia a las claras que el episodio protagonizado por el hombre merece un adecuado reproche punitivo", aclararon en el fallo.

En su voto, el juez Celesia aseguró que "cuando las relaciones personales están fuertemente condicionadas por los afectos provenientes de los vínculos familiares y los agravios se magnifican por la convivencia, no sólo reviste interés la entidad objetiva de los hechos desencadenantes de las situaciones que luego se juzgan, sino también las particularidades de la estructura psíquica a través de las cuales el sujeto las percibe, porque tanta incidencia tiene en esa estimativa de quién proviene el agravio como la personalidad del que lo recibe".

Así, por mayoría, los magistrados decidieron aplicar la parte del artículo 80 del Código Penal de la Nación el cual establece que "cuando mediaren circunstancias extraordinarias de atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de ocho a veinticinco años".
Opiniones (2)
20 de octubre de 2017 | 21:19
3
ERROR
20 de octubre de 2017 | 21:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ..despuès de leer detenidamente tu catedràtico anàlisis, me queda solo una duda: ¿Sos Gay o Cornudo???.
    2
  2. Está bueno eso de ser celoso, tener rasgos psicopáticos y tener todo eso que puntualiza el sesudo diagnóstico que hicieron estos "jueces", que deben haber estudiado leyes y psicología aplicada en la Universidad del Macho Argentino. Profundizando un poco más las características psicológicas del asesino, hasta lo absuelven, o mejor aún, lo premian. Más que un Tribunal de Casación vendría siendo un Tribunal de Cesación . . .de justicia.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México