Peterhansel llega sin la presión de ganar

El último campeón del Dakar en autos llega a este nuevo desafío dispuesto a llevarse la victoria en este raid que vaticina como durísimo.

El francés Stéphane Peterhansel (MINI), último campeón del Rally Dakar en la categoría autos y que tiene como mérito ser el hombre que más lo ganó en la historia, llega a este nuevo desafío dispuesto a llevarse la victoria en esta competencia que vaticina como durísima, pero que largará con la ventaja de ya no tener presión para triunfar.

Con 10 triunfos, seis en moto y cuatro en autos, Peter o Monsieur Dakar como le llaman en el mundo del rally, arrancará esta nueva edición con un ánimo renovado y, a diferencia de las anteriores corridas en Sudamérica, con tranquilidad, un factor que le otorga una gran ventaja sobre el resto, incluido su compañero de equipo y también candidato, el catalán Nani Roma.

"Los años anteriores tenía mucha presión para ganar el Dakar pero esta vez es diferente porque ya conseguí triunfar en Sudamerica en 2011, aunque no estaría nada mal conseguir mi victoria número once", afirmó Peterhansel a Télam en su característico tono monocorde y sin rastros de la más mínima ansiedad.

Los años anteriores tenía mucha presión para ganar el Dakar pero esta vez es diferente porque ya conseguí triunfar en Sudamerica en 2011, aunque no estaría nada mal conseguir mi victoria número once.

Es que el francés, que hasta el año pasado tuvo una serie de infortunios que le impidieron alzarse con la victoria desde que el Dakar desembarcó en estas tierras tras dejar Africa en 2008, llega a este Rally con la tranquilidad del deber cumplido y de que la edad no es un factor a tener en cuenta.

Peterhansel, de 47 años, comenzó a correr este rally raid en 1988 y sobre las dos ruedas lo ganó en 1991, 1992, 1993, 1995, 1997 y 1998 y luego lo hizo con autos en 2004, 2005, y 2007 (siempre con Mitsublishi Motors), pero en Sudamérica las cosas cambiaron rotundamente y hasta 2011 no pudo volver a celebrar.

La frustración por esa racha adversa en este continente fue tal que Monsieur Dakar llegó a preguntarse hace poco más de un año si no era hora de parar.

El Dakar 2013 largará mañana desde Lima, recorrerá 8.570 kilómetros en los que deberá sortear el desierto peruano, el de Atacama en Chile, los arduos caminos de Argentina, cuya prueba de fuego será en Fiambalá (Catamarca), y finalmente volverá al país trasandino donde terminará en Santiago.

"Empezaba a dudar, a sentirme mayor y como consecuencia de ello a sentir que ya no rendía igual o que no estaba hecho para Sudamérica, pero al final todo cambió y hoy estamos sonriendo y sin presiones", rememora.

Además de esa menor cuota de presión, el Dakar comenzará en el desierto peruano, sin dudas lo más complicado, aunque es el terreno más parecido a Afica y en el que mejor se siente Peterhansel.

El Dakar 2013 largará mañana desde Lima, recorrerá 8.570 kilómetros en los que deberá sortear el desierto peruano, el de Atacama en Chile, los arduos caminos de Argentina, cuya prueba de fuego será en Fiambalá (Catamarca), y finalmente volverá al país trasandino donde terminará en Santiago.

"Es cierto que empezamos por lo más difícil pero al mismo tiempo es donde más ventaja sacamos porque es la más parecido a Africa y me siento más cómodo y el coche va bien", resaltó.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|19:04
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|19:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"