Revelaciones: el lado oscuro de la moda

En "Lo que las modelos callan", Christine Hart narra abusos de todo tipo, adicciones que terminaron en muerte y describe el ambiente como un "mar de pirañas y tiburones".

A pesar del glamour de los eventos y las pasarelas, el mundo de la moda es muy cruel, sacrificado y está lleno de secretos. Lo que las modelos callan se llama el libro de Christine Hart, ex modelo, que trabajó por 10 años en las pasarelas más importantes de Milán, París y Nueva York.

Según detalla El País, la publicación es una suerte de diario personal en el que la ex modelo española, de origen alemán, devela sus vivencias en una profesión que llegó a considerarla como "un vejestorio" porque empezó en el mundillo con 25 años, recién licenciada en Derecho. "Tener una formación previa me ha dado una base indiscutible para nadar en un mar de pirañas y tiburones", explica.

Uno de los episodios más crudos mencionados en el libro describe el desplome de una compañera en pleno casting en Grecia. Al parecer, la joven se desmayó por la impresión que le dio descubrir que en el interior de su vagina había "varios condones recubiertos de semen y flujo que habían estado almacenados durante 24 horas. Lo malo era que ella no tenía recuerdo de nada de lo que le había sucedido la noche anterior, excepto que había estado bebiendo y fumando porros con un fotógrafo, hasta que perdió la noción de la realidad", explica en sus páginas. "Empezar con 14 o 15 años es una aberración. Son edades casi infantiles y es fácil caer en espejismos", cuenta Hart según reproduce el peródico español.

Christine trabajó con reputados fotógrafos como Helmut Newton. En la foto, sentada junto al sofá durante una sesión para la firma Montblanc.

En otra parte, habla de la relación de las modelos con los fotógrafos. "Las modelos pecan de ingenuas y tienden a sentirse en inferioridad cuando trabajan con un fotógrafo célebre. Creen estar obligadas a caerles en gracia, soñando en convertirse en su musa y así ganar algún favor o privilegio. Suelen ceder a sus fantasías, que a menudo nacen en medio de sesiones fotográficas por excitación".

"Hoy la modelo sufre más la dictadura de la belleza que una modelo de los 80. De una talla 38 se ha pasado a una 34 (sobre todo en la pasarela) y las modelos actuales no transmiten. De hecho, no llegan a calar entre el público. Ahora no sabes si las chicas son autómatas o modelos. Muchas están en los huesos y tampoco ayuda el factor que ya ninguna sonríe", cuenta Hart.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|14:59
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|14:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic