Deportes

Simeone: "El tiempo dirá si éste es el mejor Atlético de Madrid de la historia"

El DT del Colchonero analiza: "Un DT tiene varias teclas para tocar cuando llega a un equipo, y creo que tocamos las justas".

Ese club que parece amenazado por una crisis perpetua, destituía al 49° entrenador en el último cuarto de siglo y deambulaba apenas un par de escalones arriba de la zona del descenso. Hace justo un año Atlético de Madrid estaba sitiado por un incendio que desafiaba con devorarse todo. Diego Simeone era el elegido para combatir el creciente desasosiego. Un día antes de la primera práctica, el Cholo recorría con sus hijos el estadio Vicente Calderón y comprobaba que sólo los arcos habían cambiado desde sus años como jugador. Cuando lo descubrió un grupo de hinchas que hacía una visita guiada por el lugar, enseguida brotó el afectuoso "¡Ole, ole, ole, Cholo Simeone!" Uno se despegó, se acercó al Cholo y le susurró entre mordaz y misericordioso: "¡En menudo fregao te has metido!". 

Doce meses después, los colchoneros se mecen en el paraíso. La Europa League y la Supercopa europea brillan en la vitrina, pero, además, bajo la administración Simeone, el club construyó la mayor racha de la historia sin perder (23 partidos) y actualmente recorre el mejor comienzo de Liga en sus más de 109 años. Sólo lo domestica el extraterrestre Barcelona de Leo Messi. Con el rapado histórico al estilo marine en la cabeza, el Cholo no abandona su línea de entremezclar el juego con los sentimientos. "El fútbol es todo; la mente, el corazón, el talento? y si lo conseguís? eso te hace sentir indestructible." Tal vez por ahí se pueda entender qué ha sucedido en un año? "Soy un convencido de que lo emocional mueve montañas, que sólo el corazón a veces les puede ganar a los presupuestos", agrega este hombre que a los 42 años volvió a vivir en Majadahonda, en las afueras de Madrid y cerca del Cerro del Espino, el complejo donde se entrena Atlético de Madrid. El equipo luce su sello: la rebeldía nace de la necesidad de sufrir, porque así entendía Simeone los partidos como jugador. 

Desafiaste aquello de los ciclos de trabajo. En sólo cuatro meses en el club ya eras campeón 

-Nos había sucedido en Estudiantes, donde ganamos el Apertura 2006 enseguida, y también en River, porque pronto se logró el Clausura 2008. Acá tuvimos la suerte de repetir esa experiencia. Al principio me preguntaban cómo había conseguido una respuesta tan rápida? Enseguida sentí que con el plantel nos conocíamos desde hace años? Hubo un rápido ida y vuelta; yo impuse una idea de trabajo, ellos creyeron en ella y se entregaron incondicionalmente. 

¿Creés, como dicen muchos, que estás dirigiendo al mejor Atlético de Madrid de la historia? 

-El valor histórico de una campaña sólo puede dimensionarse con el paso del tiempo. El tiempo lo dirá, con una mirada más amplia, no ahora. Cuando me hablan de eso, yo prefiero responder que hoy debemos ser cada día más competitivos como equipo, afirmar un estilo y lograr que Atlético de Madrid sea un equipo incómodo para cualquier rival. 

Y si fuese así, ¿qué hiciste vos para lograrlo? 

-Es muy difícil hablar de uno. Un entrenador tiene varias teclas para tocar cuando llega a un equipo, y creo que tocamos las justas. Es un club al que quiero mucho y traté de trasmitir eso, de afirmar un sentido de pertenencia. Logramos abrir una ilusión cuando el panorama era sombrío. La gente del club fue perceptiva de nuestro empuje y se engancharon todos detrás de una propuesta que exaltaba el esfuerzo, el trabajo y el compromiso con la historia y la estirpe de este club. La motivación interna la tiene cada uno. Yo, tal vez, la puedo despertar. Encontré un grupo golpeado, es cierto, pero un grupo de hombres. 

Cuando dijiste que no te importaba la posesión de la pelota, ¿lo hiciste convencido, para diferenciarte de Barcelona o sólo para sembrar una polémica? 

-Hablar de posesión siempre despierta ilusión, fantasía, pero después hay una realidad. La posesión siempre seduce y emociona, pero si es la de España o la del Barcelona. Hay una posesión que es buena, y otra que es peligrosa. Creo que, generalmente, la posesión es más peligrosa que buena cuando no se tiene la jerarquía de los jugadores de Barcelona o España, que son casi lo mismo, salvo Messi, claro, el mejor del mundo. Hay que estar advertido de los jugadores con los que uno cuenta, y no intentar imponer un discurso por meloso que parezca. No hay que engañar ni mentir. Si un equipo es directo, criterioso y veloz en sus ataques, es muy válido aunque no tenga la posesión como prioridad. Otro puede valorar la posesión, pero si no tiene los jugadores de Barcelona o España, repito, sólo puede aletargarse, no ser productivo y dejarle muchos espacios al rival para que lo lastime. Sería un error del DT intentar imponer un sistema sin analizar la habilidad de su plantel para ejecutarlo, a eso me refería. Y lo digo y lo dije convencido, no para abrir ninguna polémica o diferenciarme de nadie. 

¿Guardiola o Vilanova podrían jugar con el mismo estilo y efectividad si tuvieran el plantel de Atlético de Madrid? 

-Los mejores DT son aquellos que interpretan el estilo de un club, su historia, sus exigencias. La capacidad de un DT se ve en su interpretación de la actualidad que le toca administrar. 

¿Y vos qué estilo utilizarías con el plantel de Barcelona? ¿Cambiarías algo? 

-No dirijo al Barcelona; sería entrar en un juego que no me parece aconsejable. Para opinar y ver cómo actuar hay que estar adentro de un plantel, conocerlo, coincidir, conversar, vivir el día a día y de ahí sacar las conclusiones sobre qué conviene hacer. Sí creo firmemente que se puede ganar de diferentes maneras. 

Con tu plantel sos el que más cerca está de Barcelona [segundo, a 9 puntos]. ¿Con el plantel de Real Madrid dónde estarías? 

-No tengo el plantel de Real Madrid y estoy muy feliz por dirigir al plantel de Atlético de Madrid. Un plantel que me demostró compromiso, talento y estilo. Estoy muy orgulloso de ellos. Por supuesto que con más posibilidades económicas se pueden elegir mejores jugadores. Y con mejores jugadores se potencia todo: el equipo, ellos mismos entre sí y las posibilidades de hacer mejores campañas también. 

Más allá de Falcao, es difícil detectar las figuras de Atlético. ¿Eso habla del equipo? 

-Exacto. Porque Atlético es un equipo, y el equipo responde cuando la cadena de individualidades está a la altura. Nos necesitamos entre todos: Godín, Gabi, Arda Turan, Koke, Adrián, Diego Costa, por supuesto Falcao y los laterales, Filipe Luis y Juanfrán, que para nuestro juego son muy importantes para ser agresivos. 

Cuándo dijiste que la Liga española era aburrida, ¿no la subestimaste? 

-Me apresuré al decir que era aburrida, y me equivoqué. La definición más acertada sería despareja. Desde 2004, cuando salió campeón Valencia, que el título se lo reparten Barcelona y Real Madrid. Ése es un dato irrefutable. Ganan ellos y los demás quedan muy lejos, pero no es aburrida. Acá se juega bien y es muy competitiva, porque la lucha por el 3er y 4to lugar es muy apretada, lo mismo que por el 5to y 6to que dan derecho a las copas, y ni hablar del descenso... Pero salir campeón... me quise referir a que es una Liga que les quita la ilusión a los hinchas de ver campeón a su equipo. Los enormes presupuestos de Barcelona y Real hacen una diferencia abismal? Es un torneo muy largo, y los planteles ricos terminan por imponer una diferencia, es inevitable. Pero insisto, me equivoqué al decir aburrida, debí decir despareja. 

Entonces el campeón ya está: Barcelona. 

-Tristemente... los demás hinchas no pueden guardar la ilusión. La actual campaña de Barcelona es impactante. No aseguraría que es imposible desplazarlo, pero... Los números están a la vista, no descubro nada. 

Fuente: Canchallena.com

Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 20:52
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 20:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia