Deportes

Molinari: "Siento que estoy entre los mejores del mundo"

El gimnasta, de gran actuación en Londres 2012, habló de su presente y de lo que está por venir en su carrera.

Federico Molinari cumplirá 29 años el próximo 11 de enero. Las grandes satisfacciones deportivas le llegaron con una carrera como gimnasta ya hecha. O le están llegando todavía, porque sigue disfrutándolas desde su gran suceso en los Juegos de Londres. Una muy reciente, su cuarto Olimpia de plata, para él, significa más que una simple estatuilla. "Para todos los que estamos en el deporte desde hace mucho, es muy importante. Es la consagración de un año. Que te reconozca la gente del deporte y que valoren tu esfuerzo es muy bueno. Hubo casos en los que alguno no quedó conforme con la decisión, pero cuando la gente gana experiencia, cuando los periodistas ganan conciencia de cada actividad, es más fácil no pifiar", explica. 

Y alguna, impensada, como una propuesta para participar de una obra teatral. No porque cultive alguna veta dramática, sino por su destreza gimnástica. Ya la había recibido antes de los Juegos, pero en ese momento le era imposible considerarla. Ahora la aceptó y desde el 25 de enero este muchacho rosarino desplegará en el teatro Luxor, de Villa Carlos Paz, parte de las habilidades que le valieron ser finalista olímpico hace cinco meses. Lo convoca un espectáculo taquillero, Stravaganza, estados del tiempo, liderado por el bailarín Flavio Mendoza. "Lo tomo como algo que me servirá en lo personal y para difundir el deporte. El hecho de tener un poco más de pantalla y de aparición en los medios tal vez me permita que surja algún sponsor. Eso me beneficiará a mí y a mi deporte en general, porque la gente seguirá viendo de qué se trata la gimnasia. Lo que hago en la obra es anillas, con un poco de luces y alguna otra cosita estética. Por ahí me costó un poco al principio, pero ya estoy cómodo. Me han ayudado y cuidado mucho, me dieron todo lo que necesitaba. A mediados de febrero lo dejaré para volver a entrenarme, así que no es que estaré toda la temporada", cuenta Molinari. 

Una novedad notoria en su vida se nota sin que lo diga. Ahora es un objeto de curiosidad para la gente. "Antes me pasaba solamente en el ámbito de la gimnasia. Hoy, en todos lados. Cuando voy a un campeonato argentino, prácticamente no tengo vida. Es muy fuerte. Como doscientas, trescientas fotos con todos los chicos. A mí me gusta haber generado algo en ellos, que se fijen en mí y que tengan un ejemplo. Se siente como mostrar un camino. Me encanta decirles que sí cuando vienen, porque es como demostrar que uno no se agranda, que sigue siendo lo que era." 

-¿En qué otras cosas notaste cambios? 

-En las puertas que se abren. Me han ofrecido muchas cosas para hacer. Como profesor de educación física y licenciado en alto rendimiento me han ofrecido coordinar escuelas de gimnasia en San Isidro, en Tigre y en la ciudad de Buenos Aires. Y lo teatral también es parte de eso. 

-¿En lo personal te sentís diferente en algo? 

-Creo que toda mi carrera me preparó para este momento. Yo sufrí muchas lesiones, pasé por circunstancias que me frenaron, pero momentáneamente. Nunca del todo. Nunca me reproché nada y, hoy por hoy, estoy maduro al ciento por ciento como deportista. Lo que sí me cambió después de los Juegos es el hecho de sentir que estoy entre los mejores del mundo. Nunca había sentido eso. Cuando llegué, me decía a mí mismo que podía llegar a una final, tal vez, pero no me sentía a la altura. Hoy me siento capaz de pelearle a cualquiera. Londres me dio eso, sentirme entre los mejores del mundo. Estuve ocho o nueve días entrenándome entre los ocho mejores del mundo y me miraban, se asombraban con las cosas que hacía. Los otros entrenadores venían y hablaban con el mío. Todo eso me infló el pecho y me hizo sentirme un poco más importante. 

-¿A la gimnasia le sirvió lo que conseguiste? 

-A la gimnasia le sirve. Lo que no sé es si la federación lo aprovechó de la mejor manera. De estas cosas hay que sacar ventaja, y el tren pasa una sola vez. Yo hago todo lo posible para que esto dure. Pero hay que ver si la federación se avivó de que esto es algo importante y que hay que aprovecharlo. 

-¿De qué dependería eso? 

-Y, de hacer clínicas, exhibiciones, difundir la gimnasia. No sé. mover el ambiente de la gimnasia a nivel nacional. Tener estos resultados y una cara más visible es una ventaja. Yo lo estoy aprovechando en lo personal, pero a nivel federativo hace falta que las autoridades tengan una idea de lo que quieren. 

-¿Y están haciéndolo? 

-No del todo, creo que falta. Creo que no están dándose cuenta de cómo se hace esto de dar difusión, porque es un deporte que nunca la tuvo, nunca tuvo aparición en los medios. Creo que falta experiencia en eso; no lo digo como una crítica, pero me parece que falta gente especializada en esos temas. 

La agenda de Molinari contempla, primero, la Copa del Mundo de Francia, en marzo, y después, el Mundial de Bélgica, en septiembre. "Para eso estoy entrenándome. Quiero llegar ahí al ciento por ciento. En Francia sólo podemos competir los ocho finalistas de los Juegos, más los cuatro mejores del ranking mundial. O sea, los doce mejores del mundo. Lo que importa ahora es tratar de estar entre los cuatro primeros, arrimarse a un podio. Ya tuve la suerte de estar entre los ocho mejores; ahora quiero ir por un poco más." 

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 01:28
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 01:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'