Deportes

El Real Madrid terminó el 2012 con una derrota

El conjunto merengue cayó 3 a 2 ante el Málaga en el último partido de un semestre verdaderamente para el olvido.

El Málaga dirigido por el chileno Manuel Pellegrini propinó hoy un nuevo golpe de gracia al Real Madrid al batirle por 3-2 y dejarle prácticamente eliminado de la lucha por el título de la Liga española de fútbol.

Gracias a un doblete del paraguayo Roque Santa Cruz, el "Ingeniero" Pellegrini se dio el gusto de celebrar el primer triunfo contra José Mourinho en el fútbol español y redujo a dos puntos la distancia entre ambos equipos.

Como si fuera poco, la victoria del Málaga no hizo más que profundizar el desconcierto de un Mourinho que se dio el lujo de sentar en el banquillo al capitán Iker Casillas y que no supo encontrar las herramientas para desarrollar un buen partido.

Así, el equipo de la capital española cerró el 2012 con un balance inesperado: sumó ya cuatro derrotas en 17 encuentros y quedó nada menos que a 16 puntos del líder Barcelona, que antes le ganó por 2-0 al Valladolid.

Además de los dos tantos de Santa Cruz, el triunfo del Málaga se completó con un tanto restante de Isco, mientras que para los visitantes convirtieron Sergio Sánchez en propia meta y Karim Benzema.

Mourinho de frente, Casillas en el banco.

La sorpresiva ausencia de Casillas fue la gran novedad de un Real Madrid que también contó con Michael Essien como lateral derecho y con Ángel Di María de regreso en el once inicial.

Un disparo venenoso de Cristiano Ronaldo bien atajado por Wilfredo Caballero a los dos minutos fue la primera amenaza de un Real Madrid bastante superior a su rival en la primera mitad.

Con un Di María electrizante en la banda derecha y con un Karim Benzema muy inteligente en el pivoteo, el equipo blanco se mostraba consolidado en tierras ajenas y ante uno de los equipos más fuertes de la temporada.

Cristiano tuvo la posibilidad de abrir la cuenta a los 24 minutos, pero su disparo en absoluta soledad y ante la portería semivacía se fue desviado sobre el costado izquierdo de la portería.

Más tarde, Sergio Sánchez despejó sobre la línea un tiro de vaselina de Di María por encima de Caballero y el propio guardameta del Málaga atajó con criterio un cabezazo de Pepe a pocos minutos del descanso.

En los 15 minutos iniciales de la segunda parte, el Málaga tuvo la oportunidad de noquear al equipo de Mourinho, logró ponerse en ventaja, pero perdonó demasiado en el área de Adán y lo terminó pagando caro.

El gol del anfitrión se produjo a los 48, luego de que Joaquín encontrara a Isco dentro del área y el juvenil sacara un disparo al primer palo imposible de detener para el guardameta del Real Madrid.

Mientras el Real Madrid naufragaba en su propio campo, el Málaga se hacía un festín en la zona derecha de su ataque gracias a las sociedades entre Jesús Gámez y Javier Saviola.

La única razón por la que los anfitriones no ampliaban la distancia era porque Joaquín y el propio Saviola lanzaron apenas desviados sus tiros desde la puerta del área.

Así y todo, el Real Madrid tiene esa virtud de lastimar a su rival casi sin hacer mérito y en el momento menos esperado empató el duelo.

Una serie de carambolas dentro del área finalizó con un intento de pase de Benzema desde el suelo y un desvío desafortunado de Sánchez hacia su propia meta.

La recuperación del conjunto de Pellegrini reposó en la figura de Roque Santa Cruz, quien ingresó desde el banquillo y fue determinante para que los dueños de casa volvieran a verse en ventaja.

A los 72, el delantero paraguayo empujó la pelota ante la portería vacía, después de que Joaquín intentara definir de taco y Adán apenas desviara su tiro.

El conjunto madrileño ni llegó a recuperarse cuando el Málaga volvió celebrar: un balón que Santa Cruz recibió casi de espaldas a la meta finalizó con un tiro del atacante junto a un palo, un error claro de posicionamiento de Adán y el tercer tanto consumado de los andaluces.

Un error de Camacho bien capitalizado por Özil y luego finalizado en gol gracias al ambicioso Benzema le aportó la cuota de suspenso al resultado durante los últimos diez minutos.

Lo que en otros partidos hubiera significado una nueva remontada del equipo blanco, esta vez el Real Madrid se centró más en la fricción que en generar peligro en los minutos finales.

El Málaga vivió su fiesta y el Real Madrid se despidió del 2012 con una nueva derrota y con emblemas de la plantilla como Casillas y Xabi Alonso sentados en el banquillo.

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 01:21
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 01:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho