¿La estrella de Belén fue el cometa Halley?

Cuando se calculó la órbita del cometa Halley por primera vez parecía posible que este cuerpo celeste hubiera pasado cerca de la Tierra sobre esa fecha.

La naturaleza de la estrella de Belén ha sido desde siempre un misterio. Según cuenta la tradición, pasados 12 días del nacimiento de Cristo llegaron a adorarlo tres reyes magos provenientes de Oriente. Guiados por la estrella de Belén, los tres magos, de nombre Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron hasta donde se encontraba la sagrada familia y ofrecieron al niño tres obsequios: oro (representando las riquezas terrenales), incienso (como símbolo de lo divino) y mirra (en anticipación a los sufrimientos a los que se enfrentaría el redentor en su vida adulta).

La gran mayoría de los detalles de la historia son adornos narrativos que se han ido añadiendo a través de los siglos en diferentes culturas cristianas. La narrativa original en el evangelio de San Mateo habla solamente de unos magos de Oriente, sin especificar su número, sus nombres o su medio de transporte, que efectivamente siguieron una estrella que “vino a pararse encima del lugar donde estaba el niño".

Se ha especulado que el misterioso astro podría haber sido una supernova, un cometa, un asteroide o simplemente el resultado de la conjunción de dos planetas.  En el otoño de 1604, el astrónomo Johannes Kepler observó una supernova que apareció poco después de la conjunción de dos planetas. 

Detalle del Tapiz de Bayeux.

Desconociendo la naturaleza de las supernovas, Kepler dedujo que tal fenómeno podría haber sido provocado por la conjunción. Años después, Kepler calculó que en el año 7 AC había ocurrido una conjunción repetida de Júpiter y Saturno y supuso (incorrectamente) que el fenómeno podría haber generado una stella nova (supernova) como la que él había observado. Esa nova podría haber sido la estrella de Belén, concluyó Kepler.

Otro posible candidato fue el cometa Halley, que se acercó a la Tierra en el año 12 AC. Hace tres siglos, cuando se calculó la órbita del cometa Halley por primera vez, parecía posible que el Halley hubiera vuelto sobre la fecha de la Natividad. Con un supuesto período de 76,5 años y un retorno al sol en 1759.5, 23 órbitas del Halley habrían sumado 1759.5 años y, por tanto, habría estado visible en el año 0 (actualmente 1 A de C).

Sin embargo, el período medio del Halley durante los últimos dos milenios ha sido de casi 77 años. Es decir, el Halley realmente apareció unas cuantos años antes de la Natividad. Ahora se sabe con gran certeza que un cometa observado por los chinos en 12 A de C era el cometa Halley.

Como hemos comprobado, es casi imposible que la Natividad sucedió antes de 7 A de C y, más probablemente, en 5 A de C; si observar al Halley en 12 A de C impulsó a los Reyes Magos a irses a Belén 7 años más tarde, ¡no tenían ninguna prisa por ir! Es decir, el Halley no fue de ninguna forma la Estrella de Belén.

El cometa Hale-Bopp también se convirtió en un nuevo candidato a ser la Estrella de Belén, aunque su candidatura se debe a un malentendido. Puesto que el cometa es grande e importante, haría un candidato espléndido a ser la Estrella Navideña.

Alguna gente se ha entendido por el hecho que la órbita del Hale-Bopp es de 4000 años y que el cometa empezó a caer hacia el sol hace 2000 años, que este cometa habría sido visible hace 2000 años cuando se vio la Estrella de Belén. La verdad es que la magnitud del cometa habría estado, en afhelio, en torno a +35.

Por supuesto, es también posible que la estrella de Belén no haya existido.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó6/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|01:19
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|01:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016