Saqueos: Mendoza teme por el "efecto dominó"

El ministro Carlos Aranda aseguró que se busca detectar grupos organizados para evitar saqueos a supermercados.

El Gobierno de Mendoza está en alerta debido al efecto dominó que puedan tener los intentos de saqueo en distintos puntos del país y que, por el momento, el trabajo de inteligencia realizado por la policía para detectar focos de conflicto con grupos organizados ha sido negativo.

El mismo Francisco Pérez se refirió esta mañana en un acto en el Ministerio de Seguridad se encolumnó detrás del Gobierno nacional al interpretar que los distintos hechos de violencia ocurridos desde Bariloche hasta el conurbano bonaerense "responden a cuestiones políticas", aunque no pudo dar precisiones.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Carlos Aranda, señaló que el gobernador "nos ha pedido que pongamos en alerta el sistema". En este sentido, el funcionario explicó que el personal dedicado a Investigaciones e Inteligencia Criminal se encuentra abocado a localizar focos de conflicto con grupos organizados para efectuar saqueos. El ministro, sin embargo, advirtió que por los datos obtenidos todavía no hay clima de tensión en Mendoza parecido al vivido en las ciudades mencionadas.

Sin embargo, desde el Gobierno temen que se produzca el llamado "efecto dominó", que se inició ayer en Bariloche, siguió en Rosario y continuó en las localidades bonaerenses de Campana, Zarate y San Fernando.

El temor no es en vano. Precisamente, hace 11 años atrás, Mendoza iniciaba la chispa de los saqueos a nivel nacional que marcaron la crisis final del gobierno de Fernando de la Rúa. Aquella calurosa jornada de diciembre, un grupo de personas intentó saquear el supermercado Átomo ubicado en el barrio San Martín.

Años después, la situación volvería a ocurrir pero en otro contexto político totalmente distinto. Eran los días del bloqueo en las rutas del sector agropecuario, en protesta por el aumento de las retenciones. Debido a la falta de productos básicos, el gobierno de Celso Jaque tuvo que movilizar a la policía para sofocar los desmanes ocurridos en la sucursal de Átomo de calle Independencia, de Las Heras, y el depósito de la firma que pertenece a la familia Millán, ubicado a pocas cuadras de allí.

Sin embargo, el ministro Aranda se privó de mencionar si hay lugares considerados "en riesgo" y señaló que están trabajando en toda la provincia.

"Al que cometa un delito, lo vamos a detener lo vamos a poner ante la justicia", concluyó.

En Imágenes