La estrella de Belén fue una supernova y Jesús nació antes

El nacimiento se produjo siete años antes de lo establecido. El error del alumbramiento fue de un monje del siglo VI. Así lo explica el Papa en su último libro sobre Jesús.

El Papa recoge en su último libro publicado sobre la vida de Jesús de Nazaret, en este caso sobre su nacimiento e infancia, hechos que, por ser ya conocidos, no dejan de sorprender.

Así, Benedicto XVI, que hace una aproximación histórica y no puramente de fe a la figura de Jesús, recoge en el libro el fenómeno astronómico que podría haberse producido cuando nació el Niño Jesús.

En este sentido, recoge los estudios de años atrás acerca de la figura de los Reyes Mayos, hombre de ciencias y estudiosos del firmamento, que habrían descubierto en el cielo un fenómeno especial, como podría haber sido una supernova, es decir, la explosión de una estrella que podría observarse a simple vista, explica el portal teinteresa.es.

Ya en el siglo XVII, el astrónomo Kepler habló de una conjunción de Júpiter y Saturno ocurrida en el año 7 antes de Cristo, precisamente el año en el que realmente habría nacido Jesús.

El director de L'Osservatore Romano, Giovanni Maria Vian, asegura que "la de la supernova es una de las hipótesis que se baraja; habría sido una manera de enfatizar la importancia del nacimiento". Aunque también hay otras, como que fuera el paso de un cometa.

Esta es otra de las cuestiones, la del nacimiento de Jesús, de las que el Papa deja constancia en el libro: asegura que nació en el año 15 del Imperio de Tiberio César, lo que se correspondería con el año 6-7 antes de Cristo.

Esta tampoco es una cuestión nueva. Ya hace décadas se supo que en el siglo VI, un monje oriental llamado Dionisio 'el Exiguo' erró en los cálculos del nacimiento de Jesús y lo situó entre 6 y siete años después de cuando fue realmente.

También se habla en el libro de los pañales con los que la Virgen envolvió al Niño y del pesebre en el que lo rescostó. Sí aparecen estos dos hechos en el relato evangélico de Lucas, aunque los padres de la Iglesia han querido ver, tal y como recoge el Papa, un anticipo del sacrificio de la Cruz: los pañales, el sudario en el que se envolvió a Jesús y el pesebre, que da de comer a los animales, sería la "mesa de Dios a la que el hombre está invitado para recibir el pan de Dios".

Jesús de las Heras, director de la revista Ecclesia, apunta en este aspecto que efectivamente se trata de una realidad histórica en la que se ha visto, además, una metáfora de la historia de la Salvación.

Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|18:10
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|18:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ché ¿y los Reyes MaYos, cuándo aparecieron?
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic