Deportes

Dátolo, un jugador muy caro para Godoy Cruz

Palermo pidió al ex volante de Boca para reforzar el equipo pero el sueldo del jugador está muy lejos de lo que ofrece Godoy Cruz.

El ex volante de Boca Juniors, Jesús Dátolo, actualmente en Internacional de Porto Alegre, le interesa al técnico de Godoy Cruz, Martín Palermo, y si bien las primeras charlas "fueron positivas", el mayor inconveniente estaría dado por una importante diferencia económica.

En ese sentido, José Sampieri, representante del jugador de 28 años, que pasó por Banfield, Boca, Nápoli de Italia, Olympiacos de Grecia y Espanyol de España, aseguró que "las comunicaciones fueron positivas".

Palermo tiene mi teléfono y las cosas podrían llegar a buen puerto, agregó el agente al programa `Dos de Punta` de La Red, aunque trascendió que la mayor traba para que Dátolo se incorpore a Godoy Cruz estaría dada por una importante diferencia económica.

De cara al torneo Final, el técnico espera contar con los dos refuerzos permitidos y su interés pasa por un volante por izquierda y un delantero por afuera, aunque también dejó en claro que su deseo es trabajar con 30 jugadores durante la pretemporada que realizará en Buenos Aires.

Por ese motivo, se esperan que en los próximos días comiencen a oficializarse los jugadores que se desvincularán del equipo `bodeguero`, por lo que el plantel profesional quedará más reducido en relación con el Torneo Inicial.

Si bien desde la dirigencia aseguraron que aún no conversaron con ningún jugador al respecto, trascendió que los que serían declarados prescindibles serían Fernando Camacho, Sergio López, Juan Bolaños y Luis Jerez Silva.

Opiniones (1)
19 de septiembre de 2017 | 10:09
2
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 10:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Jajaja.....en serio se creyeron que un jugador como Dátolo va a venir a jugar al expreso polar ??? Un tipo que está jugando en Europa y que ya avisó que a Riber Gay no viene y que de volver a Argentina sería para jugar en Boca, ni loco se viene al interior y menos a un equipo chico y amargo como el tumba. Seguí soñando, pingüino sin aliento.
    1
En Imágenes