Deportes

¿Qué une a los barras bravas con el caso de Marita Verón?

Uno de los acusados por Susana Trimarco, “La Chancha” Alé pasó de ser el jefe de la barra brava a presidente de San Martín de Tucumán.

Uno de los acusados por Susana Trimarco, “La Chancha” Alé pasó de ser el jefe de la barra brava a presidente de San Martín de Tucumán. También están involucradas en el caso de Marita Verón dos ex mujeres de Alé.

Una de ellas, María Jesús Riveros, fue vicepresidente del equipo tucumano que participó en Primera división hace unos años.


Bajo la conducción de Alé y compañia, San Martín de Tucumán pasó de jugar en la liga local a Primera A; luego, derrapó desde hasta el Argentino A. Alé se fue en 2011.

Alé, es un fiel reflejo del poder del barrabravismo en la Argentina, impulsados en la epoca del menemismo y sostenidos en el tiempo por el resto del poder político, son un quiste que cuesta extirpar. 

Hace unos años, MDZ contó la relación entre la dirigencia del Santo y el caso de Marita Verón.

Cuando los barrabravas manejan un club: aquí, un caso típico (9/3/2009)

San Martín de Tucumán es el caso tipo de un club manejado por hombres y mujeres que vienen del tablón. Conocé quienes son los dirigentes del club norteño.

Cuando uno comienza a indagar en la vida de los clubes descubre cosas que realmente asustan. Los dirigentes de San Martín de Tucumán salen a acusar a los de Godoy Cruz de tener contactos con barras, pero quiénes son realmente las personas que acusan a los mendocinos de tal cuestión.

La encargada de acusar a los directivos mendocinos de “tranzar con la barra” fue María Jesús Rivero, la vicepresidenta del equipo Santo. Esta mujer, salteña, es la ex esposa del presidente Rubén Ale, con quien tiene un hijo.

Rivero es la propietaria de una empresa de remises: Cinco estrellas. Empresa que está vincula al caso de Marita Verón. La vice del Santo tiene causas judiciales de las cuales fue absuelta, una de ellas por trata de personas.

“Acá, las empresas de remises tienen nombres y apellidos que están vinculados con causas muy graves, como Cinco Estrellas –implicados en la desaparición de Marita Verón–, con una flota de 700 vehículos, cuya titular es María Jesús Rivero. Además, sólo el 20% de los autos de alquiler que circulan están registrados, al resto se les permite andar con normas provisorias. Es ínfimo el avance, a pesar de las medidas que se establecieron tras el asesinato de Lebbos”, afirmó el abogado Saúl Ibáñez, en una entrevista a La Nación.

Rivero, también estuvo involucrada en el intento de agresión al periodista de CQC,  Daniel Malnatti, durante un acto de Menem en San Miguel de Tucumán. Un ex comisario y el hijo de un sindicalista, están acusados de privación ilegítima de la libertad y amenaza de muerte. Enrique Molinero (productor del programa), Rubén Ale, María Jesús Rivero (quienes también formaban parte de la organización del mitín), también están involucrados en la agresión al periodista porteño.

La dama de San Martín de Tucumán, fue acusada de vender entradas ilegales el día del partido del Santo contra Boca. “El Club tucumano realizó una indiscriminada venta de ACCESOS impresos en un papelito blanco de forma rectangular con un sello ridículo , que vendió a $50 durante la mañana del domingo en Tucumán”, publicó una página no oficial del Club Boca Juniors.

Por si esto fuera poco, la vida de la segunda al poder de San Martín está retratada en parte en la novela televisiva Vida Robadas. Como la ex esposa de Astor Monserrat. Dicho material televisivo se escribió en base al caso de Marita Verón, donde el presidente Alé fue incriminado por la madre de la victima.

Rivero llegó al club por medio de la Gerenciadora NOA que tomó las riendas del plantel con fuertes aportes de dinero. Supuestamente, la plata provenía de la empresa de remises que maneja Ale y su ex esposa. El titular de la gerenciadora es Roberto Dilascio, jujeño y cuñado del Burrito Ariel Ortega.

Los dirigentes de San Martín

Históricamente en la barra de San Martín de Tucumán existieron dos bandas, Los Ale y Los Gardelitos. Los primeros, comandados por Rubén y su hermano, Ángel Ale. El bando rival prácticamente desapareció de la provincia, se dice, invitado gentilmente a dejar el terruño y afincarse en Buenos Aires.

El actual pope tuvo que soportar la ganga de dos años de cárcel por explotación de prostíbulos, aprietes y control del juego clandestino. Sumado a esto la sospecha por asesinato de policías. Como si fuera poco, en los años ‘90 fue juzgado junto a su hermano por asociación ilícita, aunque ambos fueron absueltos.

Instaló la remisería Cinco Estrellas, cuyos móviles se caracterizan por poseer en su parabrisas justamente 5 estrellas. La flota de autos llegó a ascender, según comenta la gente, a 3.000 autos, los cuales son utilizados por el poder de turno para trasladar a la gente a votar. Además, instaló un boliche bailable. ¿El nombre? Como Cinco Estrellas ya estaba en uso lo bautizó Five Stars. Como el tiempo le sobraba, se dedicó a poblar San Miguel de Tucumán de casas de juego, así lo refleja el sitio Manchandolapelota.com.ar.

Los éxitos lo envalentonaron y se animó a postularse a concejal por San Miguel de Tucumán, como candidato de Carlos Saúl Menem, pero no fue electo.

En la próxima elección, justo cuando la provincia era noticia por temas sumamente penosos, volvió a la carga con la política, pero con un cargo más ambicioso: legislador. Su esposa, para no ser menos, se postuló para concejal, ambos candidatos del riojano. Ese año se postuló para legisladora Gladys La Bomba Tucumana. Ninguno salió elegido.

Como aparentemente los cargos públicos no eran lo suyo se decidió a postularse para presidente del club y esta vez ganó. Los éxitos deportivos se sumaron a que la única lista de oposición fue invitada educadamente a no presentarse.

Nadie puede hacer la más mínima crítica al club o al DT o a los jugadores en la cancha, porque de inmediato unos señores los invitarán a calmarse y a retirarse a su casita si no empieza a alentar como corresponde. El único que se animó a criticar públicamente al DT fue su hermano, Ángel El Mono Ale.


Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 01:39
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 01:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La nota es tendenciosa. Ya Cristina nos dijo, que los barras bravas no existen, son hinchas apasionados que se cuelgan de un paravalanchas y gritan, nada mas. Ustedes son malos y están de parte de esa mala mujer Susana Trimarco, que inventó un circo para involucrar a la justicia tucumana, y gente de trabajo en el tema de diversión nocturna o futbolística, con el fin de hacerle creer a un país ejemplar en lo político, que los poderes son independientes de la guita mal habida.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'