El perro de Marilyn devela los secretos de la actriz

Maf, el pequeño animal "habla" en un libro y cuenta detalles en la vida de la más sexy de las actrices en Hollywood.

Corría el año 1999 y el escritor Andrew O'Hagan se encontraba en Nueva York. Christie's subastó unas fotos de Maf, el terrier de Marilyn Monroe, por más de 220.000 dólares. Este hecho le quedó grabado y fue el detonante de su novela Vida y opiniones del perro Maf y su amiga Marilyn Monroe, según publicó la agencia EFE y 20Minutos.

En una entrevista, el escocés O'Hagan ha explicado que a partir de ese momento se tornó en obsesión poder dar una voz a ese pequeño animal, que Frank Sinatra regaló a la actriz cuando se divorció de Arthur Miller, y, en la tradición de Esopo o Cervantes, poder ofrecer una nueva visión de la estrella norteamericana.

Empezó a investigar sobre el perro y a entrevistar a personas que conocieron a Marilyn. "Fue excitante y emocionante poder entrar en una época (años sesenta), descubrirla y presentar un problema humano de manera entretenida".

Sin olvidar la picaresca, el autor arma un artefacto literario, que en España publica Alba, en el que el narrador es Maf, quien tanto describe las sesiones de psicoanálisis de la actriz con la doctora Kris como relata las conversaciones entre ella y la escritora Carson McCullers como entra en casa de los padres de Natalie Wood.

Una mujer inteligente

Andrew O'Hagan, editor de la revista Esquire y profesor del King's College de Londres, asevera que, principalmente, lo que ha querido es mostrar ante el lector, en un tono ameno, "que Marilyn era una mujer inteligente, además de hermosa, vulnerable y víctima".

A su juicio, se trata de una mujer muy marcada por la ausencia del padre, algo que "le rompió el corazón". "Ella tenía lo que se denomina inteligencia emocional, y mucha de la luz interna que transmite en la pantalla viene de allí, pero este hecho, a la vez, le costó la vida".

Por otra parte, defiende que su historia puede ser la de todos, porque "para llevar el tipo de vida que llevaba hay que tener recursos internos y ella no los tenía, tanto por la ausencia del padre, como por el dolor de la niñez y la falta de amor".

El perro Maf, que es también muy culto, es el encargado de mostrarlo en la novela a los lectores.

Sobre este aspecto, Andrew O'Hagan no esconde que algunos de sus amigos al leer el libro le dijeron que le odiaban porque el animal era mucho más inteligente que ellos. "Yo les contestaba que también lo era más que yo, que tuve que investigarlo todo para poder ponerlo en su boca".

En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic