Haití: historia de una revolución olvidada

Plantean rescatar una gesta olvidada o disminuida por interpretaciones interesadas

El libro "Libertad o Muerte! Historia de la Revolución Haitiana", del historiador Juan Francisco Martínez Peria, plantea el rescate de una gesta relegada al olvido o disminuida por interpretaciones interesadas: la de una larga lucha de los esclavos por liberarse y proclamar a Haití como el primer país independiente de América Latina.

Producto de una minuciosa investigación y narrado con amplios recursos de lenguaje, este ensayo, publicado por el Centro Cultural de la Cooperación, desglosa las distintas facetas del tema -esclavitud, racismo, colonialismo, Revolución Francesa, lucha emancipadora- en un conflicto cruento que se extendió de 1789 a 1804.

Martínez Peria plantea un debate historiográfico respecto de aquellas voces que convirtieron esa revolución -"una de las más originales y radicales de la historia"- en un acontecimiento maldito: "Ha recibido escasa atención historiográfica; muchos estudiosos la han banalizado, entendiéndola como un reflejo caribeño de la Revolución Francesa".

Coincide así con el intelectual haitiano Michel Rolph Trouillot, quien vincula ese desinterés con: "Los prejuicios racistas y eurocéntricos que forman parte de la cosmovisión hegemónica en Occidente".

Para Trouillot -agrega Martínez Peria- una revolución de estas características "era `impensable` para la mayoría de los intelectuales y políticos blancos del Mundo Atlántico, que consideraban a los afrodescendientes como sub-hombres".

El lugar que Cristóbal Colón rebautizó como La Española en 1492, fue hasta allí la isla de Ayiti, hogar de los indígenas taínos; el "descubrimiento" trajo consigo una sobreexplotación -primero de los indígenas y luego de cientos de miles de esclavos africanos- que hizo del lugar un punto codiciado a partir de la riqueza generada por extensas plantaciones de café, añil, algodón y, sobre todo, azúcar.

En tiempos de apetencias coloniales y disputas entre coronas, en las que convergían diplomacia, oportunismo y piratería, Francia logró hacer pie en la isla en 1665; y a partir del siglo XVIII la convirtió, bajo el nombre de Saint Domingue, en su colonia más rica de todo el Nuevo Mundo.

A partir de allí diversos estratos socioeconómicos -blancos ricos, blancos pobres y mulatos- buscarán posicionarse en la isla aunque sin tener en cuenta a los esclavos más que para el trabajo forzado, y ya en 1789, con la Revolución Francesa, esos sectores libres de la colonia van a exigir la aplicación de los Derechos del Hombre.

Pero tal pedido tenía sus particularidades y dejaba de nuevo de lado a los esclavos: "Los blancos ricos pedían la libertad entendida como autogobierno y libre comercio, los blancos pobres, la igualdad en términos de democratización política y económica, y los mulatos reclamaban la igualdad civil y política".

Otro punto nuclear de "Libertad o Muerte! Historia de la Revolución Haitiana", es la relación siempre tensa entre colonia y metrópoli, ya que, comenta el autor, al promulgar la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, no era intención de la Revolución Francesa universalizar estos derechos a los afrodescendientes y a los esclavos.

"La Declaración le otorgaba derechos a un hombre muy particular: varón, blanco, europeo, propietario e ilustrado. En Francia, la mayoría de los sectores políticos coincidían con esta visión hegemónica, aunque existieron voces tibiamente discordantes como los `Amis de Noirs`".

Por fin los jacobinos más radicales, actuando desde Francia y en la misma colonia, procedieron a abolir la esclavitud en 1793-1794 tras una historia de luchas cruentas intestinas y en un contexto complejo al que se sumó, a la insurgencia ya imbatible de los esclavos, la amenaza de invasión por parte de ingleses y españoles".

Dos elementos que ayudaron a darles una entidad a los esclavos fueron el `creole` (lengua sincrética que combina dialectos africanos con el francés) y la religiosidad animista del vudú: "Sin lugar a dudas el vudú jugó un rol fundamental en el proceso de conformación de una identidad cultural y política, autónoma y crítica de los esclavos".

De los múltiples jefes que tuvo la revolución haitiana, descuella la figura del general Francois Toussaint Louverture, un hijo de esclavos que el historiador caracteriza como: "Un estratega y líder que mostró una fabulosa capacidad para organizar militarmente y movilizar a las masas, y para seducir y vencer a los múltiples enemigos que enfrentó".

"Su habilidad político-militar le permitió imponer la hegemonía de los afrodescendientes en el proceso, construir un nuevo orden post-esclavista y post-racista, socavar el vínculo colonial con Francia y expandir la revolución a Santo Domingo".

Deja claro este ensayo que la independencia de Haití, en 1804, conmocionó a su época: "Generando por igual esperanzas entre los sectores populares y temores entre las élites y los imperios; esclavos y pardos de Venezuela, Nueva Granada, Jamaica, Santo Domingo, Puerto Rico, Estados Unidos, Cuba, recibieron el mensaje haitiano con algarabía y buscaron emularlo, aunque sin éxito".

El valioso ensayo Martínez Peria coloca de nuevo en primer plano a "la única rebelión de esclavos triunfante en toda la historia"; una revolución, concluye: "social, anticolonial y radicalmente democrática".

Fuente: Jorge Boccanera para Télam

Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 13:29
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 13:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia