Agentes de San Felipe y B. Sur Mer se reúnen en Almafuerte

Son unos 75 agentes pertenecientes a las tres guardias de ambos complejos. La medida la adoptaron para sumarse a sus compañeros de Almafuerte -que permanecen en esa medida desde ayer- en reclamo a mejores condiciones de trabajo y seguridad.
Un contingente con 20 agentes ya llegó a Almafuerte, donde permanecerán reunidos con los guardias de allá y con personal de la cárcel de San Rafael.

Un grupo de 75 agentes de la Penitenciaría provincial -tanto de los complejos San Felipe como Boulogne Sur Mer- decidieron autoacuartelarse en el interior de la Casa de Piedra durante la mañana de hoy, reduciendo las guardias al mínimo, ya que se han quitado los servicios de apoyo y sólo se mantienen las de emergencia y de visita. Cerca de las 13, un vehículo del Personal Penitenciario partió hacia el complejo Almafuerte con 20 efectivos en su interior.

Allí se reunirán en el transcurso de la tarde con sus compañeros de ese complejo –que adoptaron la misma medida desde ayer al mediodía- y de la Unidad 3 de San Rafael a la espera de una respuesta satisfactoria por parte del Gobierno.

"Acá, en el interior del penal, va a pasar lo mismo que pasó en el Lagomaggiore en cualquier momento", advirtió uno de los agentes de Boulogne Sur Mer que participa del levantamiento en alusión al asesinato del guardia Nelson Haro en manos de tres presos, aunque solicitó expresamente que su nombre no fuese publicado.

"Tenemos miedo por las represalias, porque después se nos aprieta. Incluso, hoy por la mañana no les han enviado víveres a los compañeros de Almafuerte, por lo que nosotros hemos tenido que mandarle los nuestros", agregó.

Sin embargo, tanto las autoridades gubernamentales como las penitenciarias optaron por esquivar y minimizar la situación. Desde la dirección del penal destacaron que no se trata de un autoacuartelamiento –pese a que así lo han definido los mismos agentes-, sino que se han autoconvocado. En tanto, el subsecretario de Justicia, Diego Lavado decidió suspender a último momento un videochat que mantendría con los lectores de MDZ en el que, justamente, sería duramente cuestionado por el episodio del miércoles.

"Por el momento, la actividad es normal. Hay malestar y pesadumbre, por supuesto. Pero en una muestra de profesionalismo, los agentes están desempeñando sus funciones", indicó en un primer momento el director de la cárcel, Carlos Caballero. Sin embargo, tras ser consultado nuevamente, Caballero reconoció la situación, aunque prefirió utilizar el término “autoconvocados”, ya que destacó que se trataba de personal que no estaba en servicio sino que era personal que ya había salido o estaba de franco.

“Los agentes están en estado deliberativo, en solidaridad con sus compañeros de Cacheuta. El reclamo que efectúan ya es conocido por nosotros y, en lo que respecta a equipamiento y personal, se ha planteado ya y requiere tiempo. Lo más puntual es la falta de personal, porque se está trabajando con recargo”, sostuvo Caballero, quien destacó que muchos de estos reclamos se deben a que durante muchos años se hicieron mal las cosas.

En cuanto al funcionamiento de las guardias, sostuvo que sólo se han restringido algunas tareas, como es el caso de la educación, pero destacó que “la tarea esencial se está cumpliendo”. 

Reclamos

Mientras tanto, pasadas las 12, en el pabellón de ingreso al penal, un nutrido grupo de agentes de ambos complejos se apostaron para manifestar su descontento y definir el grupo que partiría hacia Cacheuta.
Temerosos, algunos agentes accedieron a explicar a la prensa los ejes del reclamo, aunque luego –tras ser advertidos por otros agentes y autoridades-, optaron por el hermetismo. “Tenemos que hablar con la gente e Almafuerte para ver que es lo que decidimos”, esbozaron
Sin embargo, de acuerdo a lo manifestado por algunos agentes en un primer momento, los principales reclamos giran en torno a:
- Microhospital: La finalización de esta área en las instalaciones del penal para evitar traslados al Lagomaggiore y a otras dependencias, ya que consideran que están más seguros dentro del penal

- La iluminación: en los pabellones no hay luz y, de noche, se transforma en una boca de lobo para los agentes que deben cumplir sus guardias.
- Equipamiento: proveer al personal del equipamiento necesario para poder desempeñar las tareas a cumplirse en unidades y puestos. Entre lo más sobresaliente, incluyen: chalecos antibala, guantes anticortes, linternas, esposa, detector de metales, matafuegos, armamento, capa para lluvia, radio HT y construcción de puestos acordes a cada desempeño (garitas).

- Puertas: no tienen chapas soldadas y ha serios inconvenientes con los candados. Además se abren del lado de adentro, por lo que cuando un agente ingresa al pabellón, la puerta queda abierta y los internos están sueltos.

- Excesos en las guardias: De acuerdo al reglamento, el personal debería cumplir guardias de 24 horas. Sin embargo, están haciéndolas de 36, ya que les anexan hasta 26 operativos obligatorios, aunque les pagan sólo 20.

- Número de agentes: en proporción con la cantidad de internos, el número de guardias es por demás bajo. Es que, por guardia, hay 17 agentes para 930 presos, y de esos 17 sólo 5 están abocados al cuidado de internos, ya que los otros tienen puestos fijos. Según denuncian, deberían ser 30.

- Traslado de internos de otras provincias: es significativo el número de presos de máxima seguridad que son de otras provincias y están detenidos en el penal. Los guardiacárceles solicitan que se los traslade a sus provincias para que se haga cargo su sistema penitenciario.

- Habilitación de la conserjería: para que las visitas tengan un lugar específico por donde ingresar y no tengan que compartir puertas con agentes, ya que eso termina jugándoles en contra.

"No pedimos comida ni más plata, sino seguridad. Para poder trabajar tranquilos y sin miedo a que nos maten", sentenció el agente..

El desencadenante

La chispa se encendió luego del asesinato del agente Nelson Iván Haro (28), quien fue asesinado de un balazo en el pecho el miércoles por la madrugada en el pabellón judicial del Hospital Lagomaggiore, cuando tres internos se fugaron. A raíz de ese episodio, que desnudó serias falencias en el sistema penitenciario -especialmente en ese pabellón-, las repercusiones llegaron en un primer momento a los compañeros de seguridad externa de Almafuerte quienes ayer, tras participar del entierro de Haro, iniciaron la medida de fuerza en Cacheuta.

Opiniones (1)
18 de noviembre de 2017 | 17:03
2
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 17:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hoy en dia la policia de mendoza esta trabajando con el aciamiento minimo en las comisaria. seria bueno que el periodismo se diera una vuelta por las dependencias policiales para ver que en muchas de estas no estan habilitados ni los baños y los policias trabajan durante 24 horas de guardis y 8 de recargo y no tienen lugar para comer trnquilo ni mucho menos para darse un baño despues de trbajar tantas horas seguidas.- apoyemos el pedido del personal penitenciario!!!!!!!!!!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia