Deportes

Müller: un ejemplo para Messi sólo dentro de la cancha

El goleador alemán al que puede superar Messi fue un crack pero su vida personal lo tumbó.

El argentino Lionel Messi puede romper este fin de semana el récord del alemán Gerd Müller en número de goles en un mismo año natural (85 en 1972 contra 82 por el momento de la estrella del FC Barcelona), pero el Torpedo demostró que la gloria deportiva no garantiza la felicidad.

Messi, de 25 años, está muy cerca de alcanzar al mito germano y podría hacerlo ya este sábado en el Camp Nou ante el Athletic Club de Bilbao. Si no, tendrá más oportunidades durante el mes de diciembre.

Müller, que vivió su gran momento consiguiendo el gol del triunfo en la final del Mundial de 1974, sabe muy bien lo que es ser considerado el mejor del mundo y acaparar portadas y elogios en todo el planeta, aunque su historia no es precisamente la típica con un "happy end".

Desde su retirada en 1981 tuvo que enfrentarse al alcoholismo y sus apariciones públicas son muy limitadas.

"Arruiné mi vida", admitió Der Bomber, que con su selección nacional consiguió la impresionante marca de 68 goles en 62 encuentros. Uno de ellos para que la República Federal Alemana (RFA) derrotara 2-1 a Holanda en la final del Mundial de 1974, en Múnich.

En la Bundesliga, sus cifras fueron de 365 tantos en 427 encuentros.

Por su parte, Messi ha sido clave en el esplendor del Barça en las últimas temporadas, donde ha vivido la edad de oro de su centenaria historia, igual que Müller hizo con el Bayern de Múnich en los setenta.



A partir de 1965, Torpedo, Sepp Maier y Franz Beckenbauer inspiraron el despertar del club.

El equipo muniqués se proclamó campeón de la Bundesliga por primera vez en 1969, antes de un triplete de títulos nacionales (1972, 1973, 1974). El sueño fue completo, ya que el club consiguió además tres Copas de Europa de manera consecutiva, de 1974 a 1976.

"Todo lo que ha llegado a ser el FC Bayern es gracias a Gerd Müller y sus goles", dijo Beckenbauer, que capitaneó a Alemania en el título mundial de 1974 y que entrenó al equipo que también fue campeón del mundo en 1990, en aquel caso en Italia.

Müller fue el máximo anotador del club bávaro en cada temporada desde la 1964-1965 a la 1977-1978 y fue el máximo goleador de la Bundesliga en siete ocasiones. En esos años fue acaparando todo tipo de galardones.

Con 21 años, fue elegido mejor jugador alemán del año en 1967 y luego, en 1970, se convirtió en el primer alemán en ser elegido mejor futbolista europeo del año, después de haber sido el máximo realizador en el Mundial de México, ese mismo año.

A partir de ahí, todo fueron aplausos, fama, protagonismo y glamour, al menos en su proyección pública.

Cuando su carrera empezó a decaer, después de tres años en el soccer de Estados Unidos, Müller se sumió en una crisis personal, con problemas de depresión, y comenzó a beber de manera preoucpante.

El actual presidente del Bayern, Uli Hoeness, intentó echarle una mano ofreciéndole un contrato en 1992 y la vuelta al día a día del fútbol le permitió salir del agujero.

Fue entrenador del equipo de jóvenes y primer asistente del equipo, antes de pasar a ser el técnico del equipo juvenil.

Ante la perspectiva de que Messi puede superar su récord de goles, dijo que sería "un honor" que así fuera, aunque la estrella argentina todavía tiene tres goles de desventaja para agrandar su leyenda.

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|01:31
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|01:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Como muchas estrellas en el ocaso de sus carreras, Gerd firmó un contrato millonario con el "Cosmos", de New York". Pasó alli los últimos tres años de su vida de futbolista. Era temeroso de los aviones (así lo explicó él mismo hace mucho en un reportaje) y por ese motivo empezó a beber. Su adicción llegó a ser gravísima. Hace tiempo que « trabaja » como utilero en el Bayern, donde conoció sus mejores días como deportista, pero nunca logró escapar de ese infierno en el que lo sumió el vicio. Aparentemente está ezquisofrénico. No hace mucho protagonizó un pequeño escandalete en Italia, desapareció de la concentración del equipo alemán y lo encontraron muchas horas después vagando completamente extraviado por las calles de la ciudad. Es tristísimo, pobre hombre. Saludos
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic