De la calle al museo: el stencil mendocino presenta su libro

El colectivo Acción Anónima presenta "A fichar la calle", libro que reúne afiches contra los valores del mercado.

Prejuzgado como un hecho vandálico o un arte menor, el stencil se ha convertido en una de las expresiones que han transformado las fachadas de las ciudades, al punto tal de convertirlas en museos al aire libre. En Mendoza, este tipo de intervenciones ha ido creciendo desde el 2001 y este viernes un colectivo de artistas locales presentará un libro que reúne esta experiencia.  

El libro en cuestión es "A fichar la calle" y surgió a partir de una convocatoria del colectivo de arte Acción Anónima para que creativos de varios países diseñaran afiches contrapublicitarios, como el que pueden verse abajo.

¿Cómo se definiría lo contrapublicitario? "Como trabajamos en la calle haciendo stencil, compartimos un espacio con la publicidad. El stencil en general es ilegal, porque compite con la publicidad", explicó Homero Pereyra, para dar cuenta de los alcances de la producción que se presenta.

A su lado, Guadalupe Castro apunta: "Lo contrapublicitario trabaja con las herramientas de la publicidad, pero para criticar la sociedad de consumo". Ese concepto se sigue en la contratapa del libro: "La contrapublicidad como un recurso educacional que potencia el análisis rico y reflexivo de los mensajes publicitarios, frente a una sociedad saturada de consumo y valores mercantilistas".

Los trabajos tienen ese registro del stencil, que tiene una particularidad elemental: es un arte que se plasma en las paredes de la vía pública. "Como no todo el mundo puede entrar al museo, esta inquietud nos hizo salir a la calle. Plasmábamos de lo que pasaba en mendoza con una visión irónica", recalcaron.

Uno de las intervenciones del colectivo de artistas puede verse en los muros del Parque Central a la altura del puente sobre calle Mitre. Pero salvo aquella oportunidad en la que ese largo muro de cemento fue prestado por la municipalidad de la Capital, la otra condición -o condicionante, en realidad- es que se trata de un arte prohibido por las ordenanzas municipales.

"Somos perseguidos", reconoce Homero. Desde el vamos, las presunciones sobre la supuesta "peligrosidad" del arte callejero reside en un prejuicio. Aquel que no lo considera como un arte sino como un "hecho vandálico". 

"En Mendoza, por las políticas educativas, se piensa que es vandalismo. Pero las personas no saben qué se produce. A la gente le gusta cuando se interioriza, pero cuando no sabe qué pasa, piensa que atenta contra la publicidad que paga un IVA", explica Homero.

Con esta premisa, el trabajo editorial reúne obras de artistas mendocinos y de otras latitudes y que sale a la luz a través de un subsidio del Fondo Provincial de la Cultura. Y que se presentará este viernes a las 20.30 en el Museo Municipal de Arte Moderno de Plaza Independencia.

 Arte Stencil que abre caminos

Eugenia Cano -licenciada en comunicación social- acompaña la edición del libro con la historia de este colectivo formado por artistas plásticos y diseñadores y la importancia que han tenido en los últimos años en las calles de nuestra capital: "Es imposible hablar de arte urbano contemporáneo en Mendoza, sin detenerse en “Acción Anónima.  

Un grupo de artistas visuales que eligieron el cúter, la plantilla y el aerosol para expresar un universo plástico que emergió de la necesidad de derribar algunos preconceptos en la forma de concebir el arte.

En una primera aproximación, podría afirmar que son una consecuencia local de una realidad socio cultural que comenzó a pensarse en términos colectivos luego de la crisis institucional que paralizó a la Argentina, aquel diciembre del 2001. Y esa urgencia imperiosa de manifestar nuestros reclamos en las calles y en los muros por no tener acceso a otras vías de comunicación.

En ese marco, el stencil se convirtió en el puente directo y fácil de levantar la voz. La técnica milenaria del estarcido que reapareció con los recursos y lenguajes de la época para resignificar su espacio público.

Es así como en el 2007, Ana Paula Soto, Mariano García, Guadalupe Castro, Paula Caruso, Mariano Soria y Homero Pereyra, tomarían la iniciativa de apropiarse del formato para crear obras estético reflexivas y de apreciación libre. El museo dejó de ser para ellos el espacio límite de exhibición.

Transgredir esta norma convertiría a cada intervención en una verdadera ‘acción’. Acciones libres de ser percibidas por todos y, que además, llevan la firma del anonimato porque tanto su proceso de realización como su contenido, trascienden la marca individual. Nunca tan apropiado el nombre elegido para identificarse como colectivo…

Al compás de una ciudad que crece, el movimiento stencilero junto a otras expresiones callejeras fue ampliando su alcance en la provincia. Y lo que apenas hace unos años era considerado por algunos como un acto ‘vandálico’, ahora forma parte de la postal cotidiana. 

Siempre comprometido con una forma de pensar y cuestionar  la realidad, el grupo ha ido creando con el uso de la técnica verdaderas composiciones de arte mural. El mensaje es importante, pero lo es también su acabado artístico. Que sea agradable a la vista es uno de los objetivos que persigue y así lo han percibido quienes han tenido la oportunidad de toparse con alguna de las obras en su devenir por la ciudad.

Es por todo esto y por una historia del arte callejero en Mendoza que reescribe constantemente sus iniciativas en el paisaje urbano, es que Acción Anónima se posiciona como un colectivo de expresión fundamental. Los muros todavía tienen mucho por contar y este grupo, sin dudas, nos seguirá sorprendiendo".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|11:39
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|11:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016