Deportes

Por la Copa UEFA tambien empataron todos

Europa parece signada por los empates, ya que a las igualdades registradas previamente en la semana en las semifinales de ida de la Liga de Campeones, hoy tampoco hubo ganadores en idéntica instancia en la Copa de la UEFA.

Europa parece signada por los empates, ya que a las igualdades registradas previamente en la semana en las semifinales de ida de la Liga de Campeones, hoy tampoco hubo ganadores en idéntica instancia en la Copa de la UEFA: el Bayern Múnich no pasó del 1-1 en casa con Zenit San Petersburgo, en tanto ni el Rangers ni la Fiorentina pudieron romper el cero en Glasgow.

Así, todo quedó abierto para la hora de las revanchas, el jueves de la semana próxima, cuando se sabrá el nombre de los dos equipos que el 14 de mayo dirimirán el título de la Copa de la UEFA en Manchester.

Claro que los sabores de boca que dejaron las semifinales de hoy son bien distintos para los protagonitas. En ese sentido, a pesar de que empató, el Bayern fue el gran perdedor de la jornada, mientras que el Zenit festejó un empate de oro -con gol de visitante incluido- en un campo dificilísimo como es el Allianz Arena, y ante el poderoso líder de la Bundesliga.

Por otra parte, la igualdad sin goles en Ibrox Park en principio no fue mal negocio para la Fiorentina, pero ahora está obligada a ganar en casa, ya que cualquier igualdad por uno o más tantos en el cotejo de vuelta clasificará a la final al Glasgow Rangers.

En definitiva, un panorama similar al de la "hermana mayor", la Champions League, cuyas semifinales de ida se saldaron esta semana con el empate a uno entre el Liverpool y el Chesea, el martes, y el cero en ambos arcos en el Barcelona-Manchester del miércoles.

Hoy, el Bayern Múnich se complicó el acceso a la final de la UEFA. El conjunto alemán se presentó muy confuso, como si acusara el temor de no haber podido alinear a su máximo goleador, el italiano Luca Toni, en las gradas por una suspensión de un partido por acumulación de tarjetas.

Los muniqueses dominaron sólo la primera media hora de juego, en la que combinaron muy bien los mediocampistas Franck Ribéry y Bastian Schweinsteiger, imprimiendo calidad en el manejo del balón.

El premio llegó en el minuto 17, con un penal por falta del holandés Fernando Ricksen sobre Zé Roberto. Se adueñó del balón el "mago" Ribéry, pero esta vez ejecutó muy mal y tuvo la suerte de que el portero Vyacheslav Malafeev, suplente en la selección rusa, parara el disparo pero sin llegar a atrapar la pelota. Ribery aprovechó el rebote para definir de zurda.

Era el marcador ideal y debía tranquilizar a los locales ante los 66.000 espectadores que colmaban el estadio mundialista de Múnich.

Pero fue a la inversa. Fue el equipo dirigido por el holandés Dick Advocaat el que se sintió tocado en el orgullo y reaccionó. Hasta ese momento no se había visto a las tres estrellas del equipo, los delanteros Pogrebnjak y Arshavin y el creador ucraniano Tymoshchuk.

El Bayern empezó a replegarse, regalando en bandeja el dominio de la mediacancha. En vez de marcar diferencias en la zona de creación, empezaron a crecer los dos centrales, el brasileño Lúcio y el argentino Martín Demichelis, abrumados en la tarea defensiva.

Fue justamente Lúcio el hombre que iba a dar vuelta el partido, pero no como lo deseaba. Faltando media hora de juego desvió de cabeza un centro del ruso Fayzulin, incrustando el balón en la propia meta.

Bayern Múnich volvió a demostrar hoy que le cuesta imprimir en el fútbol europeo la gran supremacía que tiene en la liga alemana, mientras que el Zenit dejó en claro que concentra todas sus aspiraciones en llevarse el torneo europeo.

En tanto, en Glasgow, la Fiorentina estuvo más cerca que el Rangers de romper el cero, pero debió conformarse con un empate.

Fue un partido aburrido, casi sin emociones, con un equipo anfitrión que una vez más logró mantener invicta su propia portería -no le han hechos goles como local en la Copa de la UEFA- merced a las muchas precauciones que toma. La Fiorentina quiso algo más que los escoceses, pero falló en la "puntada final" o se encontró con el seguro arquero Neil Alexander.

Pero el dominio de la visita no se tradujo más que en un par de jugadas con cierto sabor a gol. En una de ellas el volante argentino Mario Alberto Santana casi aprovecha luego una desinteligencia en la retaguardia del Rangers.

Los locales llegaron una sola vez en esos primeros 45 minutos, por intermedio de su único atacante, el francés Jean-Claude Darcheville, con un disparo tras una escapada por el flanco izquierdo, que fue bien conjurado por el portero visitante, su compatriota Sebastien Frey.

Las tácticas no variaron en la segunda etapa, si bien la Fiorentina perdió algo de presencia y el Rangers se mostró más sólido aún. Pero no hubo forma: estaba claro que la semana cerraría en Europa a puro empate.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|11:59
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|11:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016