De locos: los monumentos más feos del mundo

Son esculturas de personas, de juguetes o de objetos que tienen en común su enorme tamaño y grandes dosis de absurdo.

Un monumento (del latín monumentum, «recuerdo») es toda obra, preferentemente arquitectónica, con algún valor artístico, histórico o social para el grupo donde se erigió, dice la definición.

Pero en diversas ciudades del mundo la comunidad que los financió y los artistas que los construyeron parecen estar bastante locos.

Por ejemplo, una escultura gigante de la actriz con la imagen que la convirtió en icono, sujetando la falda de su vestido, atrae a turistas y provoca el rechazo de residentes y críticos de arte. La obra, realizada por Seward Johnson, mide ocho metros de alto, pesa 17 toneladas, se forjó en acero inoxidable y aluminio en un periodo de dos años, consta de tres partes diferentes y se instaló en tres días en una plaza de la ciudad de Chicago, Estados Unidos.

Hay monumentos al huevo frito, a un surfista, a un pulgar, a unas botas de cowboy, a los Transformer, a un osito, un conejo y una orca y a un broche de sujetar la ropa.

Mirá aquí la divertida galería de fotos de lainformación.com

¿Qué sentís?
34%Satisfacción11%Esperanza11%Bronca11%Tristeza22%Incertidumbre11%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|14:56
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|14:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016