Deportes

Independiente y Belgrano se suspendió por disturbios

La parcialidad del Rojo agredió al arquero Pirata, Juan Olave, cuando Belgrano ganaba 1 a 0.

Como si en Independiente los problemas actuales no fuesen suficientes, hoy los violentos volvieron a copar la escena y forzaron la suspensión del partido que el equipo afrontaba ante Belgrano en el Libertadores de América. Cuando el segundo tiempo estaba a punto de iniciarse con el 1-0 marcado por Jorge Velázquez, desde la tribuna local arrojaron bombas de estruendo en el área de Juan Carlos Olave y Saúl Laverni decidió suspender el encuentro.

Sabido es que en la institución de Avellaneda hay una lucha abierta por parte de la dirigencia de Cantero contra los barrabravas, y por eso ahora surgirán todo tipo de especulaciones. La cuestión es que la inmensa mayoría del público repudió esta actitud que tuvo un sector de la hinchada, el mismo sector que siguió lanzando pirotecnia sobre el área de Belgrano incluso cuando ya se habían detenido las acciones.



Pero antes de la reaparición de la violencia en Avellaneda, hubo 45 minutos de fútbol. En ese lapso, fue Independiente el que se mostró más ambicioso, aunque falto de contundencia. La pelea al comienzo se planteó de igual a igual, pero con el correr de los minutos los cordobeses se retrasaron y apostaron a la contra. 

El Rojo era el que tenía la iniciativa, pero el Pirata se mostraba dispuesto a lastimar. Los de Gallego mantenían la tenencia con el buen toque de su mediocampo, al que, salvo cuando logró proyectar con ventaja a Osmar Ferreyra o Federico Mancuello por izquierda, le faltó profundidad.

Independiente buscó con centros cruzados que no lograron encontrar a Farías en el lugar adecuado. Y cuando el Tecla logró recibir en el corazón del área, su definición se demoró demasiado y la defensa celeste logró rearmarse. Así, de a poco los embates del local fueron perdiendo intensidad y Belgrano se iba acomodando cada vez mejor al trámite.

Las contras visitantes, algo esporádicas, dejaban la sensación de que la última línea roja podía flaquear si se la atacaba con decisión. Y eso sucedió en una escalada por izquierda que derivó en una definición exquisita de Jorge Velázquez, que con un zurdazo por encima del cuerpo de Hilario Navarro puso el 1-0 a escasos minutos del descanso.

Y hasta allí llegó el fútbol, que mal o bien jugado era lo que la gente había ido a ver al Libertadores de América. Tras el descanso, un sector de la parcialidad local incurrió en una violencia repudiable e injustificada y ahora dejó a Independiente en el peor de los escenarios. 

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|03:00
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|03:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic