Imperdible: el Mercedes que saltó el cepo a las importaciones

La historia del Mercedes Benz 220 D, que se vendió en la Argentina entre 1971 a 1975, es una de esas imperdibles y con vigencia absoluta.

En tiempos de cepo cambiario y de limitación de algunas importaciones, la historia del Mercedes Benz 220 D, que se vendió en la Argentina entre 1971 a 1975, es una de esas imperdibles y con vigencia absoluta.

A través de los años, Argentina ha sabido escribir algunas páginas interesantes en la historia del diseño automotor. Por supuesto que de la mano de los vaivenes políticos y económicos, estos proyectos han sufrido altibajos, interrupciones y disminuciones de presupuesto…



Pionero. Un vehículo menos conocido por los entusiastas y cuyo origen no muchos tienen claro es la serie 220 D de Mercedes Benz que se comercializó entre 1971 y 1975.

Por aquellos años, la importación de autos particulares estaba totalmente vedada. Existía en la normativa vigente de principios de los 70 un atajo que con bastante ingenio Mercedes Benz de Argentina supo utilizar para satisfacer el deseo de algunos de manejar un automóvil 0 km de alta gama.

Las restricciones de la importación permitían de todas maneras la importación de partes mecánicas y partes de carrocería para completar el ensamblado de vehículos (siempre y cuando su configuración final fuera de utilitario y nunca de automóvil de pasajeros).

Trabajo de artesano. Dada esta condición, Mercedes comenzó a importar el chasis de su modelo 220 con motor Diesel “D” armado desde la trompa completa, hasta el torpedo incluido. Se importaban también las puertas por separado. Luego, a través de un convenio hecho con la fábrica de ómnibus “El Detalle”, este distinguido auto se convertía en Pick Up de simple o doble cabina.

Una segunda intervención, por lo general hecha en talleres artesanales y sin el aval (oficial) de Mercedes Benz terminaba convirtiendo algunas de estas estilizadas camionetas en el sedán original similar al de Alemania o en una práctica rural. Entonces, el milagro se materializaba, y un privilegiado argentino podía conducir su anhelado Mercedes cero kilómetro en pleno cepo de importación vigente.

Seguí leyendo y participá del concurso

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|01:05
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|01:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"