Gelman: "La poesía es resistencia contra el poder"

El escritor defendió papel de la poesía como modo de "resistencia contra un poder que intentar uniformarnos y convertirnos en tierra estéril contra el despotismo".

Juan Gelman junto a Antonio Gamoneda en la conferencia.

En rueda de prensa, al recogeren León la XII edición del Premio Leteo que concede la Fundación Monte Leon, Gelman confesó que "se hace periodismo para comer" mientras la poesía es "para vivir". Por eso señaló que existen dos tipos de poetas, los que escriben obras "con altura" y de manera tranquila y los que lo hacen para vivir de ello.

Una poesía que ha superado todo tipo de crisis pero "continúa en pie" y que se acabará "cuando se acabe el mundo". Este género literario, a su juicio, enriquece a quien la lee y descubre "territorios interiores que antes ignoraba".

"Un poeta no termina una obra, el poeta es abandonado por la poesía", argumentó el argentino. Junto a su compañero de profesión y amigo, Antonio Gamoneda, también presente ante los medios de comunicación, han defendido que cuando el idioma "se queda chico" es la poesía la que nombra aquello que no se ve, "la otra realidad".

En un diálogo improvisado entre ambos escritores, el poeta leonés ha reflejado que este género es "ajeno a circunstancias históricas o sufrimientos", aunque no lo diga "explícitamente".

Por último, Gelman ha aconsejado a los jóvenes escritores que no intenten copiar a los antiguos, sino "buscar lo mismo que aquellos buscaron".

Por su parte, el presidente del Club Leteo, Rafael Saravia, ha señalado que la obra de Gelman está "impregnada" por el dolor del exilio y consigue una literatura "universal, rotunda, social pero no en el sentido político". "Es el poeta del amor, del existencialismo y del dolor", ha concluido.

Gelman ha vivido como exiliado en Roma, Madrid, Managua, Paris, Nueva York y México, alternando su actividad política contra la dictadura militar con trabajos para la Unesco. Ha sido galardonado también como Premio Nacional de Poesía y el premio Cervantes.

Empieza a escribir a los once años cuando publica su primer poema en la revista 'Rojo y negro'. A los 24 años trabaja como redactor en 'Nuestra Palabra', en el diario comunista 'La Hora', y como corresponsal de la agencia china Xin Hua. En 1956, junto con otros compañeros,c rea el grupo de poesía 'El pan duro' y edita Violín y otras cuestiones, su primer libro.

Posteriormente publica El juego en que andamos (1959), Velorio del solo (1961), Gotán (1962), Cólera buey (1965), La junta luz (1985), Interrupciones II (1986), Salarios del impío. Antología personal (1993), Dibaxu (1994), Ni el flaco perdón de Dios (1997), Valer la pena (2001), País que fue será (2004), Mundar (2007), De atrásalante en su porfía y Bajo la lluvia ajena (2009) o El emperrado corazón amora (2011).

El Premio Leteo fue concedido el año pasado al poeta brasileño Ledo Ivo; y en su palmarés cuenta con autores como Antonio Gamoneda, Belén Gopegui, Gonzalo Rojas, Fernando Arrabal, Michel Houellebecq, Amelie Nothomb, Martin Amis, Adonis, Paul Auster y Enrique Vila-Matas.

Fuente: Europa Press

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|16:57
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|16:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes