Vicente Huidobro, el "pequeño Dios" antipático

A punto de cumplirse el 120 aniversario del nacimiento del poeta, un estudioso recupera la figura y obra de este poeta chileno "antipático" y "generoso", "fundador de la vanguardia" y "renovador de la lengua española" con su poesía "creativa".

Con el título Poesía y creación, Gabriele Morelli, catedrático de Lengua y Literatura española en la Universidad de Bérgamo, repasa la vida y obra de este autor a través de sus poemarios, manifiestos, y una extensa correspondencia, en parte desconocida, con personajes como Buñuel, Lorca Juan Gris o Larrea.

"Huidobro (1893- 1948) propugna una estética y poesía basadas en la sugestión más que en el significado directo de la palabra", explica Morelli en este volumen que acaba de publicar la Fundación Banco Santander, en el marco de la colección Obra Fundamental.

En este sentido, Morelli subraya la apuesta de Vicente Huidobro por la modernidad y por una nueva poética basada en "imágenes inventadas" y no en la mera descripción de los objetos, hechos o las emociones.

'La gruta del silencio' o 'Canciones en la noche' son sus primeros poemarios, y pronto abandonará Chile para trasladarse a Europa, París, pasando por Buenos Aires, donde en 1916 hablará por primera vez del creacionismo.

En El espejo de agua deja una de sus insignes definiciones, "Que el verso sea como una llave/que abra mil puertas". El poeta, para Huidobro, es "un pequeño Dios".

En 1918, regresa a España y publica aquí sus libros creacionistas. En esta época comienza una gran amistad con Gerardo Diego y Larrea, quienes terminarían siendo sus discípulos. Entre los lazos de amistad que crea en nuestro país, también destaca su relación con Picasso o con Juan Gris. Ambos le dedicaron algunos de sus lienzos, según ha precisado este martes Gabriele Morelli.

No obstante, Morelli reconoce que Huidobro tenía un carácter "hiriente", era demasiado directo y era un millonario que llegó a España con "mujer, hijos, un negrito y millones", según se decía en las tertulias de la época.

El propio Gerardo Diego le ve dominado por "sus terribles pasiones y pueriles vanidades". Un revolucionario de la palabra, y eso es Guerra al cliché, uno de sus lemas en el ensayo Pasando y pasando.

Este especial carácter le llevó a obtener la enemistad perpetua con Pablo Neruda, solo 'arreglada' en la etapa final de su vida, cuando Neruda reconoció la valía de Huidobro y le describió como un "poeta de cristal, que brilla en todas partes".

También fue dramática su relación con las mujeres: casado con Manuela Portales, se enamoró locamente de una quinceañera chilena de buena familia, Ximena, con la que huyó a París y en donde tuvo que esconderse perseguido por los sicarios que mandó la familia de su enamorada.

"Era un hombre que se dio en todo", explica con pasión Gabriele Morelli, y recuerda alguna de sus excentricidades como viajar a Mallorca en 1932 para comprar ruiseñores y aclimatarlos en Chile o como militante del comunismo chileno presentarse a presidente con el programa de crear la República de Andesia.

En palabras de Gabriele Morelli, Huidobro era un "polemista irreductible", al que su amigo Juan Larrea reconvenía en 1935 diciéndole, "¿No podrás nunca, Vicente, anular con la comprensión ese aspecto de tu temperamento que te pone a merced de cualquiera que te desafía?".

En esta misma línea, Jorge Edwards, quien apadrina esta tarde la presentación pública de este volumen, se refiere a Huidobro como un poeta "ambivalente, que vacila entre el Génesis y el Apocalipsis", entre la destrucción y la recreación del renacimiento.

Amigo de Apollinaire, Breton, Eluard, Cocteau, Tzara, y por supuesto, Juan Gris, con el que le uniría una amistad muy profunda, sólo truncada, al no querer reconocer Huidobro que había inventado la noticia de su secuestro, algo que nunca se sabrá si fue cierto según Morelli y subraya que Huidobro era un "vehículo de la modernidad en el sentido más extravagante".

"Era como un niño", precisa este conocido hispanista italiano estudioso de la generación del 27 y de la poesía española contemporánea, a cuyos autores ha dedicado numerosos ensayos y libros.

En esta misma línea, Morelli recuerda 'Altazor', su culmen literario, que es la conversión del poeta en demiurgo, y 'Últimos poemas', su certeza de que "sólo a través de la poesía brilla la luz de la verdad".

Huidobro muere en 1948 de un infarto cerebral, a consecuencia de las heridas de la batalla de Berlín, en la que participó. Por todo ello, y en palabras del director de la Fundación Banco Santander, Borja Baselga, con este volumen se consigue recrear "el universo literario y humano más completo hasta ahora de uno de los grandes poetas iberoamericanos". "Un manual imprescindible para cualquiera que quiera conocer en profundidad la figura de Huidobro", ha concluido.

Fuente: Europa Press

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|10:51
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|10:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic