Sylvia Iparraguirre en la Cátedra Cortázar

Sylvia Iparraguirre se ha distinguido "por brindarnos buenas historias", expresó Godofredo Olivares en su presentación de la narradora argentina, invitada de honor de este miércoles a la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar.

Ya sea mediante el cuento o la novela, Sylvia Iparraguirre se ha distinguido "por brindarnos buenas historias", expresó Godofredo Olivares en su presentación de la narradora argentina, la invitada de honor de este miércoles a la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar.

Olivares contó también al auditorio del Paraninfo Enrique Díaz de León, la importancia que tuvieron en la formación de la escritora, las estancias de verano en la casa de su abuela paterna, Leonesa, pues fue allí donde Iparraguirre se sumergió en sus primeras lecturas, y de su abuela española aprendió el arte de contar historias.

Cuando tuvo la palabra la autora de novelas como El Parque (1996), La Tierra de Fuego (1998) y El Muchacho de los Senos de Goma (2007), se dijo conmovida por el hecho de haber traído a la memoria a ese personaje tan importante en su vida, ya que a diferencia de "escritores cosmopolitas que pueden vivir y escribir en otras partes del mundo", dijo, "yo siento que mi raíz es muy fuerte: mi atadura afectiva con el lugar en que nací, con la memoria de mis padres y mis abuelos".

En parte por eso eligió el tema de su conferencia: "La construcción verbal de Buenos Aires. Una lectura posible de la literatura argentina", cuyo objetivo era el de ir a las raíces de la literatura hecha en su país de origen.

"Siempre me ha interesado el cruce entre literatura y sociedad", explicó la autora antes de pasar a leer su ensayo. Y si bien podría haber hecho un análisis del Buenos Aires actual y la manera en que la globalización y la inmediatez están afectando o no a la gente joven que escribe, Iparraguirre decidió irse a los orígenes.

Porque "como decía Carlos Fuentes" -a quien Iparraguirre dedicó su lectura-- "cada novela que se escribe en Latinoamérica es parte de una gran novela latinoamericana", y para la autora, a pesar de la "híper-comunicación", no estamos tan conectado como creemos.

"La literatura se hace de una tradición y ruptura constantes, y Borges como Cortázar, como el pasado del siglo XIX, está siempre siendo releído; y creo que esta es la verdadera tradición que los escritores debemos guardar, porque si hay un lugar de la identidad de cada uno de nosotros que es nacional y a la vez latinoamericana, pasa por la cultura y la literatura. Esa identidad que se mantiene más allá de los poderes ocasionales económicos o políticos y donde nosotros tenemos que ir a mirar para saber realmente quiénes somos".

El dato

La Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, fue fundada en 1993 por Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez. Desde entonces ha sido un espacio de reflexión y diálogo en torno a la sociedad y la cultura latinoamericana.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|18:40
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|18:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic