Una traición americana y un amor inglés en dos novelas

"La noche que Bolívar traicionó a Miranda", de J.J. Armas Marcelo, y "Última resaca", de Patrick Hamilton ya están en las librerías. Dos muy buenas novelas, una en la que se narra un fragmento de la historia del continente, otra que cuenta la vida de un alcohólico inglés.

Una novela histórica y una novela que refleja a una parte de la sociedad inglesa de fines de la década de 1930 son dos muy buenas novedades editoriales para quienes buscan buenos libros.

La noche que Bolívar traicionó a Miranda, de J.J. Armas Marcelo, y Última resaca, de Patrick Hamilton ya están en las librerías.

La noche que Bolívar traicionó a Miranda

Francisco Miranda espera, aguarda ese momento que sabe que va a llegar, y del otro lado Simón Bolívar planea la estrategia con la que dará uno de los pasos que entró en la historia de Latinoamérica con el sino de polémico.

La noche que Bolívar traicionó a Miranda (Edhasa), de J.J. Armas Marcelo se detiene en esas horas previas en las que una parte de la historia del continente se decidirá. ¿Una traición? ¿Un paso seguro hacia el futuro, cueste lo que cueste? ¿Una revancha personal? Bolívar va a apresar a uno de sus maestros. Miranda espera a que uno de sus discípulos lo entregue.

Armas Marcelo reconstruye en esta novela histórica un instante en la vida de dos de los más importantes hombres de la libertad continental, pero un instante signado por dudas que persistirán en el tiempo hasta transformarse en interrogante sin solución.

De la mano de una narrativa ágil, Armas Marcelo introduce al lector en el laberinto en el que Miranda se ve cercado. Un ritmo acorde a las dudas y a las esperas van desandando las horas de ese hombre que recorrió el mundo y fue parte de su historia pero que ahora, en la intimidad, busca reencontrarse consigo mientras avanzan las horas.

Miranda se encuentra a merced de la decisión de Bolívar, y Marcelo Armas transmite con su estilo, con su ritmo, la tensión que un momento como este implica, no sólo para sus protagonistas, sino también para ese lector que sabe lo que sucederá (también como los protagonistas) y no puede más que desear que todo termine de una vez, aunque sin perder la esperanza de que algo suceda y altere ese final anunciado.

Es absolutamente recomendable leer La noche que Bolívar traicionó a Miranda, es una muy buena experiencia literaria perderse en el laberinto de este general.

Última resaca

No hay secretos. Si Patrick Hamilton (1904-1962) se convirtió en uno de los más importantes escritores ingleses fue por novelas como Última resaca (Hangover Square: A story of Darkest Earl’s Court, según su título original), libro que la editorial Manantial acaba de lanzar en español y con el que pone al alcance de nuestras manos una de las mejores obras del autor y uno de los más completos retratos del submundo del alcohol de la Inglaterra de 1939.

Un problema neurológico hace que George Bone tenga períodos esquizoides de desconexión de la realidad en los cuales ve el mundo como una película sin sonido. Y tanto en este estado ido como en el otro, el de conexión con la realidad, su obsesión será una mujer: Netta.

Ya sea porque quiera matarla o porque quiera que se enamore de él, Netta estará siempre en cada acto de George, y ella, sin sutilezas, lo mantendrá a su lado porque sabe que puede contar con su dinero.

Alcoholizados, los personajes de esta historia (tanto George y Netta como el resto de los que aparecen), además de tejer una trama de noches de pubs y cervezas, van poniendo al descubierto el imaginario de una época en la que el mundo estaba al borde de la guerra y, especialmente, al borde de la locura incontenible de la violencia.

Hitler en Alemania como una promesa, el alcohol en las barras como la certeza del ahora, y las hipócritas amistades que rodean a George, un bonachón que no quiere más que enamorar a Netta.

La historia dice que Última resaca está escrita en clave biográfica, y sea o no este el caso, el tratamiento que Hamilton hace de los personajes y de su relación con la bebida es de un realismo tal que no permite la enemistad con ellos, sino la necesidad de profundizar en los motivos.

En paralelo, Hamilton describe y analiza de manera brillante la percepción que esos jóvenes tienen de un mundo que no comprenden pero del que, de alguna manera, quieren se parte, aunque eso implique ciudades bombardeadas y campos de concentración, o mejor, ese futurismo que Marinetti hacía ya dos décadas que había dejado de proclamar y ese fascismo que sobrevolaba Europa.

Última resaca, desde donde quiera que se la mire, es una de las mejores novelas inglesas del siglo pasado, no leerla es un desperdicio.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|21:36
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|21:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016