Deportes

Súperclasico al palo: entrá y opiná del partido de mañana

River Plate recibirá mañana a Boca Juniors, luego de 17 meses sin enfrentarse de manera oficial debido al paso de los `Millonarios` por el ascenso, y esta vez chocarán en el ámbito de la 12da. fecha del Torneo Inicial.

River Plate recibirá mañana a Boca Juniors en la 189na. edición del Superclásico del fútbol argentino, luego de 17 meses sin enfrentarse de manera oficial debido al paso de los `Millonarios` por el ascenso, y esta vez chocarán en el ámbito de la 12da. fecha del Torneo Inicial.

El partido más relevante del fútbol argentino tendrá como escenario al estadio Antonio Vespucio Liberti, el Monumental, se jugará desde las 15.30, con la transmisión de la TV Pública, y tendrá como árbitro a Pablo Lunati, quien dirigirá su primer River-Boca oficial, ya que lo hizo en uno `veraniego` en 2011.

River, que viene de perder ante Quilmes (1-0), se ubica con 15 puntos, mientras que Boca, que suma cuatro fechas sin victorias con un último empate de local ante Estudiantes (0-0), tiene 17. Por ende, ambos necesitan ganar para no ceder terreno respecto del líder Newell`s (23), que hoy visita a su escolta Racing (21).

Pasaron 17 meses desde aquella tarde del 15 de mayo del año pasado, cuando en la Bombonera, Boca le ganó 2 a 0 a River hiriéndolo de muerte e indicándole que su camino hacia la B Nacional no tendría escalas.

Por tal motivo, la temporada siguiente, la 2011/12, resultó incompleta a causa de la ausencia de la suprema cita con todo su folclore. Pero finalmente, se acabó la espera, y mañana, uno de los espectáculos más excitantes del fútbol mundial volverá a tomar forma.

Todos desean que la enorme expectativa provocada por el Superclásico se plasme en el campo de juego con un nivel táctico-técnico de excelencia, pero dificilmente se concrete esa ambición, porque serán 90 minutos durante los cuales imperará la palabra intensidad.

Es mucho lo que estará en juego, porque al honor ante el rival de siempre, se le agrega que es el partido que el hincha `no perdona` perder.

También existirá el agregado de algunos jugadores que saben que éste será el último de su carrera, como el caso del `eterno` Rolando Schiavi con la casaca `xeneize` y del mismísimo David Trezeguet, quien jugará el primer River-Boca de su carrera y quizás el único debido a lo incierto de su futuro en el `Millonario`.



No es tarea sencilla postular un candidato a ganar los tres puntos, más allá de la ventaja que tendrá River al jugar en el Monumental, un escenario en el cual a Boca nunca le fue costumbre llevarse un triunfo.

Los dos equipos están en baja, con entrenadores como Matías Almeyda, en River, y Julio César Falcioni, en Boca, que sufren una crítica similar y la misma pasa por no hacer jugar a sus equipos de una forma acorde a la innegable capacidad individual de los planteles que conducen.

River quedó expuesto hace sólo una semana, mostrando un juego timorato y hasta amarrete frente a Quilmes en el sur bonaerense y que tuvo como respuesta una dolorosa derrota (1-0).

En tanto, ver a Boca, que sufre con la abierta herida dejada por la ausencia de Juan Román Riquelme, es poco menos que "un dolor de ojos". No elabora juego, no crea situaciones de gol y muchos de sus jugadores están enemistados con la pelota.

A la debilitada realidad de los equipos protagonistas del gran partido de mañana, grandeza justificada por la expectativa, nada más que por eso, se le suman las polémicas internas.



Por el lado de River, la presencia de un disminuido Trezeguet. El francés no juega desde el partido ante Godoy Cruz (7 de octubre último), no está bien físicamente y estuvo toda la semana entrenado en Europa, mientras realizaba los trámites de divorcio.

El goleador jugará por portación de nombre y por la ascendencia que tiene en el plantel, relegando al banco de suplentes al ex Tigre Carlos Luna (titular ante Quilmes) o incluso a la otrora joya riverplatense, Rogelio Funes Mori.

En una situación parecida se encuentra el marcador de punta Gabriel Mercado, quien se rompió el ligamento colateral de la rodilla derecha en el cotejo ante Newell`s (el pasado 9 de setiembre) y reaparecerá justamente ante el `xeneize` en reemplazo de Leandro González Pírez.

El otro cambio será el retorno de Martín Aguirre, quien no jugó ante el `cervecero` por encontrarse con fiebre, en lugar de Manuel Lanzini.

En Boca, no hay semana durante la cual los problemas de vestuarios no abunden en las secciones deportivas de los diarios, como asimismo los rumores de reuniones y coqueteos de algún dirigente, allegado o apoderado que se reunió con Carlos Bianchi para convencerlo de que vuelva como DT a la Bombonera.



En cuanto a lo que podrían proponer en el césped del Monumental los dos equipos más grandes del fútbol argentino no hay mucho margen para sorpresas.

River intentará presionar la salida de Boca, tomando recaudos con las incursiones ofensivas de Clemente Rodríguez y el uruguayo Emiliano Albin, con el aprovechamiento de los espacios que dejen ambos cada vez que se manden al ataque, apelando al oriental Rodrigo Mora.

La premisa riverplatense será no dejarlo pensar al equipo de Falcioni en la salida, algo así como atacar al rival directamente `a la yugular`.

¿Qué pretenderá Boca? Herir a River aprovechando la lentitud de su defensa, especialmente por el lado de Jonathan Bottinelli y Ramiro Funes Mori, quienes no se caraterizan por su velocidad y sí por su recurrente juego fuerte, evidenciando limitaciones que sorprenden en este nivel.

No obstante, el problema del once boquense será quién abastecerá a los `tanques` de la ofensiva, Santiago Silva y Lucas Viatri, porque Boca no tiene `fútbol`.



Falcioni apelará a Cristian Chavez en reemplazo de Guillermo Fernández como generador de juego aunque el nivel actual del `Pochi` parece ponerlo lejos de desarrollar esa función, quedando como chance alguna aparición de Walter Erviti, si el DT lo deja `soltarse` un poco, o de ese gran proyecto con visos de realidad llamado Juan Sánchez Miño.

La otra modificación respecto del empate ante Estudiantes (0-0) será la vuelta tras lesión del uruguayo Albín por Leandro Paredes, con lo cual Clemente Rodríguez pasará al lateral izquierdo y el citado Sánchez Miño se moverá en el medio, en un esquema de 4-4-2, el preferido del DT.

En cuanto al historial, de los 188 partidos oficiales en los que se enfrentaron, la ventaja es a favor de Boca por 69 triunfos contra 62 de River, y se registraron 57 empates.

Pero todo son palabras, meras presunciones que pueden quedar en la nada ante el menor pique en falso de la caprichosa pelota.

Lo bueno, lo que realmente vale la pena, es que River y Boca volverán a estar oficialmente frente a frente, con un estadio repleto como entorno, emocionando a todos. Esa es la única verdad y, por suerte, no tiene remedio.

Opiniones (1)
22 de septiembre de 2017 | 09:13
2
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 09:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿que es eso? Ve la palabra Boca y arruga. Pierde con el Boca de la Boca, pierde con el Boca de Corrientes, y menos mas que no subió Boca de Bermejo.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'