¿Se terminó el boom de la construcción?

La inflación y la aparición de compradores más cautos son algunas de las razones por lo cual se ha frenado el crecimiento de la actividad y de la demanda, según advierte la consultora Ecolatina.

Hace dos años fue el propulsor de la economía argentina y hoy, muestra su desaceleración. Las reuniones del gobierno nacional de la semana pasada demuestran la preocupación de la administración Kirchner, que desde hace seis meses ve decrecer el fenómeno.

Esta semana el ministro de Economía, Miguel Peirano, se reunió con los representantes de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), en el marco de la ronda de contactos iniciada con distintos sectores desde que asumiera la conducción del Palacio de Hacienda.

De esta forma, Peirano y el titular de la CAC, Carlos Wagner, se encontraron en dos oportunidades durante la jornada, la primera cuando el sector firmó un acuerdo para mantener los precios hasta fin de año y la segunda, horas más tarde, en el despacho del ministro.

Wagner llegó a la sede de la cartera económica junto con el vicepresidente, Gregorio Chodos, y el secretario de la entidad, Aldo Roggio.

Los representantes de la CAC firmaron el pasado miércoles un acuerdo con el presidente Néstor Kirchner para mantener los costos del sector con un aumento no mayor del 6,0% anual.

"Durante el encuentro se destacaron las altas tasas de crecimiento que ha venido reflejando la economía durante los últimos años, así como el nivel que está registrando la actividad de la construcción. Los empresarios pusieron de manifiesto que el actual escenario es propicio para definir nuevas inversiones", declaraba el parte de prensa que se emitió luego de la reunión.

Pero precisamente el nivel de la construcción no es el mismo de hace seis meses, como quieren creer muchos.

Un informe de la consultora Ecolatina revela que el “boom de la construcción” ha llegado a su fin debido, principalmente, a un fuerte incremento de costos y una demanda más cauta. En menor medida, otro factor es la incertidumbre que genera las elecciones de octubre.

Las causas del freno del sector son varias según Ecolatina. “La principal pasa por el sostenido aumento de los costos, que crecen en torno de 20%.i.a. En particular, los salarios exhibieron un incremento de 24,4% i.a. en el primer semestre (y explican casi 60% de la suba en los costos). Por otra parte, en el mismo período, los materiales para la construcción aumentaron 14,5% i.a.”.

Un escenario de menor liquidez y elevada volatilidad financiera internacional genera cierta moderación en la demanda pero no pone en riesgo la sustentabilidad del mercado argentino, reza el reporte de la consultora.

Seguramente buscando el equilibrio en esta rama es que el gobierno acordó ayer con la Cámara no aumentar los precios.

Incluso para el informe, según la zona, al incremento en los costos se suma la escasez de terrenos disponibles, las restricciones legales para construir e insuficiente mano de obra calificada.

“Un sector que luego de la crisis de 2002 se transformó en una alternativa viable para los inversores aversos al riesgo, hoy exhibe un menor atractivo porque los márgenes de rentabilidad se licúan en un contexto de fuertes aumentos en los costos y precios de venta relativamente estables”.

La situación que marca el fin de la burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos y en menor medida en Europa, tiene pocos puntos de contacto con la dinámica del sector en la Argentina. La principal diferencia es que aquí la mayoría de las operaciones locales se realizan al contado; el mercado del crédito hipotecario es aún muy reducido (1,7% del PBI).

Pero al mismo tiempo, Ecolatina proyecta un crecimiento de la actividad de la construcción de 7,8% para el año en curso, que se reducirá a 6,3% en el 2008. Para el Indec, durante el 2006 el crecimiento había sido un 15,2% con respecto al año anterior.

La consultora afirma que se espera que los principales conductores del sector no luzcan tan favorables durante los próximos años. Los costos salariales continuarán en aumento, teniendo en cuenta las restricciones de la oferta de trabajo.

De igual manera, si se proyecta que la inflación seguirá en aumento, las pujas salariales presionarán hacia nuevos incrementos.

Los materiales para la construcción también se encarecerán y hasta podrían escasear afectados por las restricciones energéticas, a pesar de que el gobierno asegura que los cortes no han afectado la industria.

Por otro lado, Ecolatina afirma que la demanda continuará en aumento, pero que será en forma moderada. Si bien es probable que se retiren los inversores del mercado, se mantendrá relativamente sostenible la demanda de los compradores finales.

Mañana sale el ISAC (Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción) que publica el Indec y se verá si la tendencia se revierte o consolida.
Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 21:36
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 21:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes