Fanta, el refresco creado en la Alemania nazi

Esta popular bebida nació durante la Segunda Guerra Mundial en el Tercer Reich después de que Coca-Cola cortara el suministro al país germano. Se realizaron pruebas para crear un nuevo refresco y tras varios intentos se obtuvo una bebida con sabor a fruta creada con productos excedentes.

Muchas marcas son conocidas por haber colaborado con Alemania durante la Segunda Guerra Mundial o por haber sido creadas en los turbulentos años en los que los seguidores de Hitler estuvieron en el poder. Sin embargo, uno de los casos más curiosos, junto con el de la popular firma de ropa Hugo Boss, es el de Fanta. Y es que, este conocido refresco nació durante el régimen nazi como respuesta al abrumador monopolio de Coca-Cola.

La producción de esta bebida, que cuenta con millones de clientes a nivel mundial, se remonta a 1942. Ese año Alemania ya había iniciado la conocida como «Operación Barbarroja», mediante la que los nacionalsocialistas pretendían conquistar la Unión Soviética. En cambio, y en contra de sus planes, fueron detenidos por el ejército rojo.

Los problemas de los nazis comenzaban a ser cada vez más graves, y, justo en ese momento, surgió otra complicación: Coca-Cola decidió dejar de enviar el jarabe con el que se fabricaba su bebida a los germanos, según explica el historiador y periodista Jesús Hernández en su libro «Historias asombrosas de la Segunda Guerra Mundial» (el cual presenta en su blog personal).

Y es que, en contra de lo que pueda parecer, los alemanes eran grandes seguidores de este refresco nacido en EE.UU. «Antes de que estallase la Segunda Guerra Mundial, en Alemania se vendían cerca de cinco millones de botellas de Coca-Cola anuales, producidas en las 43 fábricas que la marca poseía en el país» explica Hernández.

Sin embargo, y curiosamente, desde que este refresco llegó a Alemania en 1930, Coca-Cola había apostado por presentarse como una marca local que únicamente existía en este país. De esta forma, se aseguraban un mayor número de ventas en un territorio en el que los productos propios eran mejor considerados. «Por ejemplo, los prisioneros germanos que serían trasladados durante la contienda a Estados Unidos se sorprendían de que allí se vendiese también esa bebida» determina el historiador.

Así, y desde su llegada a Alemania hasta el inicio de la guerra, Coca-Cola estuvo presente de forma masiva en el país a través de su filial germana «Coca-Cola GmbH». De hecho, esta bebida era tan vendida que inclusoHermann Goering (mano derecha de Hitler y comandante de la fuerza aérea nazi) favoreció la expansión de la compañía, aunque con un curioso propósito: «Su objetivo final era nacionalizar la empresa y apropiarse de la fórmula que posibilitaba su fabricación», afirma Hernández.

El problema llegó en diciembre de 1941, cuando los EE.UU entraron en la guerra, ya que las relaciones entre Coca-Cola GmbH y la empresa madre se cortaron. «Los empresarios alemanes dueños de las embotelladoras -entre ellos Max Schmeling, el campeón mundial de boxeo- se encontraron con la imposibilidad de seguir fabricando la bebida. Así pues, el director de Coca-Cola GmbH, Max Keith, quien ocupaba el cargo desde 1938, decidió crear una nueva bebida que permitiera rentabilizar las costosas instalaciones y continuar así con el negocio» sentencia el experto.

Seguí leyendo aquí la excelente nota de Manuel Villatoro en abc.es.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|09:41
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|09:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016