Deportes

¿Perder otra vez el título? La película de terror de Alonso

Perder otra vez el título sería definitivamente una película de terror para el español Fernando Alonso. Hace ya cinco años que busca su tercer campeonato mundial en la Fórmula 1, pero en Corea del Sur está sintiendo, ya casi en la nuca, la fuerza del alemán Sebastian Vettel.

"Ganar un tercer título mundial sería sin dudas un logro en mi carrera", admite el hombre de Ferrari. "Hay grandes nombres en la historia de la Fórmula 1 que tienen tres títulos, Ayrton Senna o Nikki Lauda, por ejemplo".

   Él tiene dos, los que ganó en 2005 y 2006 con Renault. Pero desde entonces está a la espera, y nada cambió con su salto a Ferrari. Le costó mucho tiempo digerir aquella derrota de dos años atrás en los metros finales del Gran Premio de Abu Dhabi. El español había liderado el campeonato durante buena parte de la temporada antes de que Vettel se lo arrebatara en el suspiro final.

   Y la historia podría repetirse. Hay mucha presión sobre Alonso, que sólo tiene cuatro puntos de ventaja ante el Red Bull de Vettel, otro bicampeón mundial. Alonso conquistó la cima del campeonato el 24 de junio tras ganar en Valencia y podría perderla el domingo en el circuito surcoreano de Yeongam.

   Aficionado a la magia, Alonso apela también de tanto en tanto a trucos psicológicos. Habla de estrategias de guerra en su cuenta de twitter y últimamente no le dedica ni una mirada a Vettel.

   Piloto de la máxima categoría del automovilismo desde 2001, Alonso lleva disputados 191 Grandes Premios. Seis años atrás luchaba con el alemán Michael Schumacher por el título, y en el box de Renault había colgado un póster en el que el alemán aparecía espalda contra espalda junto a Jack Sparrow, personaje central del film "Piratas del Caribe".

   Schumacher sonreía bajo una gorra de Ferrari, y Renault incluyó un consejo sobre la foto: "Michael, no vengas a un tiroteo con un cuchillo".

    Aún se recuerda el duro duelo que libró en 2007 con su compañero de equipo en McLaren, Lewis Hamilton. Aquello terminó con el finlandés Kimi Räikkönen como feliz campeón.

   La venganza llegó en 2010, cuando Alonso desplazó al finlandés de Ferrari y cumplió el sueño de ser piloto de la "scuderia". Pero el champagne en Abu Dhabi bañó a Vettel, dueño así de su primer título mundial.

   Ni Vettel ni Alonso se guardan nada a la hora de correr. Un año atrás fueron rueda con rueda en Monza y el público debió contener la respiración. Fue todo un símbolo del duelo sin piedad entre Vettel, que durante tiempo pegó "smileys" en su coche, y Alonso, que entretanto se hizo tatuar un Samurai en la espalda.
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 10:49
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 10:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México