Deportes

Almeyda: "Estuve cerca de tener un gran problema con el alcohol"

El entrenador de River divulgó ciertos detalles de su vida personal en una charla radial. Su profunda depresión, su amor por River y su relación con Passarrella entre otras cosas. Un Almeyda al descubierto y sin filtro.

El DT de River Plate, Matías Almeyda, consideró hoy que su equipo debe sacar un buen resultado para llegar en óptimas condiciones al superclásico con Boca Juniors, previsto para la duodécima fecha del torneo Inicial Eva Perón 2012 de fútbol de primera división.

El "Pelado" se metió en terrenos duros de su vida personal: "Estuve cerca de tener un gran problema con el alcohol. El deportista soporta más tomar alcohol que otro físico y cuando te diste cuenta estás al límite de entrar en algo peor. Yo fui ayudado y tuve una familia que me hizo entender que iba por el mal camino. La conclusión que saqué fue que era un egoísta de mierda. Me aislaba sin importarme del resto. Como uno nace con muchos errores, el único sin defectos es Dios, lo escribí, porque mis hijas tienen que saber cómo fue el padre".

Profundizó sobre la depresión que lo afectó seriamente: "Pasé periodos negativos donde me decían que tenía que ir a un psicólogo para descargarme y me sirvió un montón para madurar. Con todas las cosas que hice pudo haber pasado cualquier cosa, tuve suerte. En los momentos difíciles, cuando me deprimía, no había nada que me levante. No era yo y lo único que quería era estar con los ojos cerrados, de verdad. Estaba horas despierto sin mirar a nadie, aislado. Es muy difícil que te comprendan y esto que pasé no se lo deseo a nadie. Cuando estuve en depresión socialmente era otro tipo, pero en mi interior comprendía y jamás lo demostré. Ni mis viejos sabían de esto, lo conté porque estaban conociendo a otro. Parecía un loquito que antes me descargaba con el fútbol o boxeo. Eso ya pasó y no va a volverá  suceder. Ahora sé cómo tratarlo y tengo las herramientas, sería muy estúpido si vuelvo a caer. Tengo un diálogo más abierto con familiares y amigos".

"Seguramente que la semana previa al superclásico haremos un trabajo especial. Pero si me adelanto y nos va mal con Quilmes (el compromiso para River en el marco de la undécima jornada), será muy complicado", dijo Almeyda en el programa Basta de Todo.

"Hoy no tengo a Boca presente. Pienso en los delanteros de Quilmes, es necesario. Después sí, trabajaremos de manera especial esa semana, porque todo el mundo está pendiente -agregó-. Yo creo que es un momento para que los jugadores disfruten. Y para eso nos hace falta un resultado positivo en el partido previo".

También aclaró su relación Passarella: "Hasta el día de hoy Passarella nunca me dijo que ponga un jugador. Quien no me conoce dice eso. Mi relación con él es buena, tengo diálogo deportivo y sería un necio si no lo hablo cuando él fue jugador y técnico. Sobre los refuerzos: Cuando asumí como DT, River estaba quebrado. ¿A quién iba a contratar?, si a nosotros no nos pagaban desde hace dos años. Por eso tampoco podía pedir cosas que no podían existir. Muchas de las negociaciones que se hicieron fueron de los dirigentes, pero un visto bueno mío".

Almeyda, a la vez, recordó lo que fue su último superclásico como jugador, en la Bombonera, cuando se fue expulsado y denunciado por "incitación a la violencia" (se besó la camiseta de cara a los simpatizantes locales): "Me fui como un hincha", dijo.

"La verdad es esa, me fui como un hincha. Con dolor, bronca y ganas de pelear. Me hubiese encantado besarme la camiseta haciendo un gol pero no pudo ser", enfatizó.

El "Pelado", finalmente, insistió en que su "compromiso con River es muy grande", aunque admitió el desgaste que viene sufriendo.

"Hace rato que vengo esforzándome, más allá de que disfruto mucho de lo que hago y que el compromiso hacia mi trabajo y River es grande. Es muy desgastante y de hecho en el partido con Arsenal el físico avisó algo (se descompensó en el vestuario)", indicó.

"Como técnico nunca esperás que un jugador te venga a abrazar (lo hizo Leonardo Ponzio después de marcar el primer gol del 4-0 ante los de Sarandí). Esa semana había sido muy fuerte. Fue una mezcla de sentimientos y sensaciones que después del partido me relajé. Se me bajó un poco la presión y me descompuse", concluyó.

El plantel, mientras tanto, trabajó hoy en doble turno en el predio del club en Ezeiza. Tres jugadores hicieron diferenciado en ambos: el defensor Gabriel Mercado, el defensor Jonatan Maidana y el delantero francés y capitán, David Trezeguet.

Ponzio, en tanto, cumplió un ejercicio liviano por la mañana y en el turno vespertino trabajó a la par de sus compañeros.

De los cuatro, Almeyda recuperará a Trezeguet (arrastra problemas en los tendones del tobillo derecho y durante este parate por las Eliminatorias va a realizar una rutina especial para fortalecer la zona); y también a Ponzio, que sufrió un esguince en el tobillo derecho en la pasada goleada 5-0 sobre Godoy Cruz.

Las tareas realizadas por el plantel en el primer turno fueron combinadas en lo físico en el inicio del entrenamiento y con pelota en tareas de definición y de precisión en la segunda parte; por la tarde hubo físico y fútbol en espacios reducidos.

River Plate viene de dos goleadas consecutivas (4-0 a Arsenal en Sarandí, 5-0 sobre Godoy Cruz en el Monumental), y se prepara para el choque ante Quilmes, el domingo 21 de octubre, por la undécima fecha del torneo Inicial Eva Perón.

Después sí, será el turno del superclásico ante Boca Juniors, en Núñez, el primero desde su regreso a Primera División.

Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 06:27
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 06:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia