Empleados de una empresa petrolera podrán terminar la secundaria

Gracias a un convenio entre la firma EMEPA y el Gobierno, 65 obreros podrán cumplir con un requisito obligatorio: concluir sus estudios secundarios. Muchos de los trabajadores, asisten con sus esposas a la escuela. Se trata de un programa de responsabilidad empresaria iniciado en 2006, pero con historias de esfuerzos personales.

“Para mi es un logro terminar lo quise hacer cuando era niña y no pude en ese momento”, indicó emocionada a sus 52 años Graciela Peña, quien pudo volver a estudiar gracias a un proyecto de terminalidad educativa propuesto por la empresa en la que su esposo trabaja.

Y es por ello que el Gobierno provincial, a través de la Dirección General de Escuelas, y la empresa petrolera EMEPA extendieron su acuerdo para que los empleados de la firma y sus familiares directos puedan finalmente volver a tomar los libros y concluir sus estudios. En este caso, el acuerdo extiende el compromiso rubricado en 2006, por el que estas 75 personas ya concluyeron los niveles primario y EGB 3. Este año, con mucho esfuerzo, obtendrán su título secundario.

“Ahora tengo esta oportunidad que la empresa donde trabaja mi marido me pudo dar”, comentó Graciela, quien también es escolta en el Cens donde cursan sus estudios. “No es difícil, cuando uno quiere lograr algo, hay que tener ganas y deseos de aprender para ser alguien en la vida”, agregó.

Como la mayoría de sus compañeros, su educación se vio interrumpida desde muy temprano. “A los 10 años, mis padres me sacaron a trabajar, pero eso no es una deshonra”, aclaró Graciela. “Hacía 41 años que no había vuelto a agarrar un libro, pero mi familia y mis hijos están contentos, porque son importantes para mi vida”, comentó.

María Teresa Giampietri es otra de las alumnas que tiene como compañero de vida y de estudios a su esposo, pero inmediatamente rescata un detalle significativo en la vuelta a la escuela.

“Mi hijo de 16 años había decidido abandonar los estudios en 8º año. Y cuando empecé, él también tuvo ganas de volver a cursar, porque vio a sus padres muy motivados. Entonces, lo nuestro también fue para ayudarlo a él”, contó María Teresa.

Y la suya, como Graciela, también es la historia de un abandono prematuro: “Como me casé a los 15 años, no tuve tiempo de seguir estudiando, porque tenía que cuidar a cinco hijos. Pero ahora tengo la suerte de que mis chicos, que ya están muy crecidos, me ayuden con las dudas que tengo”.

Si bien Graciela y María Teresa han tenido la oportunidad y, luego, el empeño de ponerse con las tablas de división, los pretéritos imperfectos y la fundación de Mendoza, la realidad indica un dato preocupante para las políticas educativas.

“De acuerdo con la información aportada por los últimos censos, hay 6 millones de personas entre 18 y 45 años que no han terminado sus estudios secundarios”, señaló el ministro de Educación de la nación, Juan Carlos Tedesco, también presente en el acto. 

Por eso, el proyecto es significativo ya que permite a una empresa contar con personas capacitadas gracias al acuerdo con el Gobierno provincial. A través del convenio, la DGE aporta los profesores y también los recursos necesarios para que el programa de terminalidad educativa se desarrolle normalmente. Además, otorga validez a los títulos de los alumnos.

“El programa Escuela en la empresa se emplea desde 2005 y es totalmente financiado por EMEPA”, explica María Eugenia Salinas, coordinadora de Recursos Humanos de la firma petrolera, formada íntegramente por capitales locales. “Estamos convencidos de la educación como herramienta para la persona primero y el trabajador, después. Ahora, esta primer cohorte, está por iniciar el polimodal”.

El compromiso de la responsabilidad empresaria

Durante la firma del acuerdo, estuvieron presentes el Gobernador Celso Jaque, el vice Cristian Racconto, la directora general de Escuelas, Iris María Lima y el vice de EMEPA, Roberto Giovaruscio.

Además, el acuerdo contó con el aval del ministro de Educación de la nación, Juan Carlos Tudesco, quien ha estado de visita durante todo el día en Mendoza.

En este sentido, el gobernador destacó la importancia de “la responsabilidad empresaria para tener personal competitivo, pero a la vez hay que brindarles igualdad de oportunidades para que accedan al conocimiento.”

“Por eso”, señaló Celso Jaque, “esto es doblemente meritorio, ya que estas personas nos hacen ver que estamos ayudando a sembrar el futuro”.

A su turno, el ministro Tedesco resaltó que la experiencia “es muy satisfactoria, porque materializa una deuda que estamos reparando con personas que dejaron de estudiar”.

Además, agregó que “es importante que las empresas se asocien a estos objetivos, porque la capacitación es permanente y es la base del empleo en la actualidad”.
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 10:32
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 10:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que manera de no hacer nada, lanzan con bombos y platillos la firma de un convenio que incluye la RSE, COMO SI LAS EMPRESAS NO TUVIERAN NADA QUE VER CON LO QUE PASA EN EL PAIS, TODOS SABEMOS QUE POR ESTE TIPO DE acciones las empresas son favorecidas con una baja en el pago de impuestos, encima hablan todos como si fuese necesario que lo expliquen, Vice vos no declaraste nada? menos mal. Ni hablar de Iris
    1
En Imágenes