¿Cuál es el secreto del inagotable dinero de los Nobel?

La conocida institución invierte en inmuebles la fortuna de Alfred Nobel. "El capital dejado debe ser gestionado de manera que sea posible repartir los premios siempre, garantizando así la independencia de las instituciones que otorgan los galardones", explican los responsables de la Fundación Nobel.

El padre del galardón, Alfred Nobel, decidió que tras su muerte su gran fortuna se invirtiese en inmuebles y que el dinero ganado se dividiese en cinco partes iguales, tantas como premios existían -todavía no se había creado el Nobel de Economía-.

Los dimes y diretes sobre el testamento de don Alfred y su fortuna supusieron un obstáculo a la puesta en marcha organizada de los Premios. Pero en el rey Oscar II de Suecia fijó en 1900 los estatutos de la fundación.

La Fundación Alfred Nobel explica que «el capital dejado por Alfred Nobel debe ser gestionado de manera que sea posible repartir los premios siempre, garantizando así la independencia de las instituciones que otorgan los galardones».

En 2001 la dotación adjunta al galardón se vio incrementada en un millón. Pasó de ser de nueve millones de coronas a diez. Eran tiempos de vacas gordas. Ahora a Nobel le han salido otroscompetidores que premian con cantidades de dinero más atractivas, pero el director de la Fundación no ve problema: «Que haya más premios en distintos campos es positivo para el desarrollo de las ciencias y de la sociedad».

Antes eran diez millones de coronas suecas (1.160.000 euros) los que se embolsaba el ganador del Premio Nobel, pero estamos viviendo malos tiempos, toca apretarse el cinturón, y ahora los galardonados con tan prestigioso reconocimiento sólo se embolsan ocho millones de coronas (unos 930.000 euros). La conocida institución persigue así «ajustar a la inflación» el rendimiento de su capital.

El dinero se reparte entre dos o tres premiados, así es que, los galardonados en las seis categorías -Economía, Física, Literatura, Medicina, Paz y Química- van a notar el recorte. Pero, en cualquier caso,Anders Bárány, exsecretario del jurado del Premio Nobel de Física y experto en la historia de este galardón, sostiene que «el recorte no afectará al significado del premio. Si uno preguntara a los recién premiados si están dispuestos a que se reduzca más, todos seguirían aceptándolo encantados».

Fuente: Europa Press

En Imágenes