El truco de magia que tardó 34 años en completarse

El mundo de la magia esconde historias asombrosas que demuestran que algunos de los mejores trucos nacen de la forma más inesperada. El 3 de junio de 1997, el conocido mago Teller consiguió realizar un truco que comenzó a gestar en 1963. La historia de este truco es casi diabólica.

Todo comenzó en 1963, cuando el futuro integrante del conocido dúo Penn y Teller estudiaba bachillerato.

Un día, uno de sus profesores leyó a su clase el cuento Enoch Soames, una historia poco conocida escrita por el británico Max Beerbohm en 1916. El protagonista de este relato es un escritor mediocre y vanidoso de finales del siglo XIX que un día recibe una tentadora oferta del diablo: viajar al futuro para leer las reseñas sobre su vida a cambio de su alma.

Soames acepta el pacto y es trasladado a la Biblioteca del Museo Británico de Londres, a las 2.10 de la tarde del 3 de junio de 1997, donde descubre que la única referencia a su persona es el cuento de Beerbohm.

Cuando escuchó la historia, Teller empezó a idear un truco de magia que lograría ejecutar 34 años más tarde. Así, el 3 de junio de 1997, una media hora antes de las 2.10 de la tarde, Teller se presentó en la Biblioteca del Museo Británico.

No sabía si el truco funcionaría, ya que ignoraba cuántas personas de las que hubieran leído el libro de Max Beerbohm sentirían alguna curiosidad para estar presentes a la hora en que Soames aparecería en la biblioteca. Para su sorpresa, descubrió que alrededor de una docena de personas esperaban la llegada del personaje literario. Entre ellos se encontraban una mujer que había viajado desde California y un español llegado desde Madrid. En ese momento Teller supo que su truco funcionaría.

Justo cuando el reloj marcaba las 2:10 de la tarde, un hombre cuya descripción se correspondía con la de Enoch Soames y vestido con la ropa habitual a finales del siglo XIX apareció de la nada y se acercó al escritorio del bibliotecario. Allí, pidió ver los catálogos de libros y, tras ojearlo durante unos momentos, se dirigió al estante donde se encontraba la obra de Max Beerbohm.

El misterioso personaje abrió el libro y con una expresión de desencanto sacudió su cabeza, cerró el libro y desapareció entre las estanterías. Las doce personas que conocían la historia se quedaron anonadadas.

Teller jamás dijo a los presentes que dedicó varios meses a encontrar un actor que se pareciera a Soames, ni que había visitado decenas de tiendas de disfraces para encontrar una que tuviera la capa impermeable del mismo color que la que Beerbohm había descrito en su libro, ni la forma en que habían escondido al actor entre dos estanterías para simular que aparecía mágicamente de la nada.

Simplemente se marchó con la satisfacción de saber que el truco que había estado esperando durante 34 años había funcionado a la perfección, impresionando a una docena de amantes de la desconocida historia de Enoch Soames.

Fuente: Tecnomundo

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (1)
5 de Diciembre de 2016|07:40
2
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Uno de los mejores cuentos que he leìdo, si no el mejor... Ese final... Me hubiera gustado presenciar el truco... no sè si me lo hubiera creìdo pero me habrìa sorprendido...
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016