A un año de su muerte, seis rarezas de la vida de Steve Jobs

El libro "Steve Jobs: el hombre que pensaba diferente" retrata al líder informático como un visionario con temperamento complicado, como un hombre tenaz y de firmes convicciones. Sus ídolos eran Bob Dylan y Picasso. Aquí, algunas curiosidades de la intensa y brillante carrera.

Adoptado una semana después de nacer. Steve Jobs nació en San Francisco en febrero de 1955 y, como sus padres eran estudiantes y no estaban casados, fue dado en adopción una semana después de nacer. Fue adoptado por Paul y Clara Jobs, que se mudaron a Mountain View, California, una ciudad rural que se convirtió en sede de Silicon Valley, el “paraíso de la electrónica y la informática”, donde tienen hoy su sede las principales empresas tecnológicas del mundo.

Poca universidad, mucha caligrafía . Jobs sólo duró un semestre en la universidad Red College, de Oregón, desencantado con el sistema educativo, aunque siguió asistiendo a clases de caligrafía. Su primer trabajo fue en Atari, una de las primeras compañías de videojuegos. Ahorro algo de dinero y dejó el trabajo para irse a la India “en busca de iluminación”.

Una Mac el garaje. En 1975 fundó junto a Steve Wozniak Apple Computer Inc., que nació en la habitación de Jobs. Comenzaron armando ordenadores a mano en el garaje de sus padres. En pocos años el salto que dio aquella empresa fue gigantesco, y en 1983 Apple ya había entrado en el Fortune 500, ocupando el puesto 411, el ascenso más rápido de una compañía en la historia empresarial.

De Apple a Pixar. Jobs dejó Apple en 1985 tras ser destituido, pero pronto se convirtió en director ejecutivo de otra gran compañía, Pixar. Con Jobs a la cabeza, Pixar produjo las películas de animación Toy Story (el primer largometraje generado completamente por computadora) y Bichos. “La gente ya no lee a Herodoto ni a Homero a sus hijos, pero todos ven películas”, dijo Jobs en declaraciones a la revista Time.

La revolución de la manzana. Cuando volvió a Apple en 1997, reorganizó la compañía y se puso a trabajar en nuevos equivos, creando el iMac, luego los portátiles iBook y finalmente el reproductor iPod. En 2007 volvió a revolucionar el mercado con su teléfono iPhone, y en 2010 dejó al mundo boquiabierto con la tableta iPad.

Ídolos. Jobs aseguró en cierta ocasión a un periodista que admiraba a Bob Dylan y a Pablo Picasso porque ambos siempre “estaban arriesgándose a fracasar”.

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|01:06
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic