Y ahora escribe el marido de la "mamá porno"

Niall Leonard, esposo de la autora de "Cincuenta sombras de Grey", publica su primer libro, un thriller con el que intenta desmarcarse del género literario que ha cambiado su matrimonio y su vida. Pudoroso, no permite que sus hijos adolescentes lean los libros de mamá.

No debe de resultar sencillo ser el marido de la escritora más conocida del mundo en el género erótico. Pues ese papel es el que le ha tocado vivir a Niall Leonard, el esposo de E. L. James, autora de la trilogía Cincuenta sombras de Grey. Leonard, guionista de televisión durante 20 años, vio cómo su vida cambiaba a la vez que la de su esposa, tanto que podía llegar a pensar que todo el mundo sabía mucho de él.

“En un reportaje sobre ’Cincuenta sombras…’, un lector dijo que todas las mujeres de su salón de peluquería habían leído el libro. Mi mujer y yo nos miramos y pensamos: ‘Mierda”. Y es que ese libro es, por supuesto, ficción, pero a Leonard no le queda más remedio que admitir que “seguro que la gente especula sobre cómo será nuestra vida sexual. Pues bien, si lo quieren hacer, que lo hagan. Yo no se lo voy a impedir”.

Pero además de por ser ‘el marido de’, Niall Leonard ocupa ahora espacio en los medios de comunicación británicos porque acaba de publicar su primera novela, Crusher. Y no, no es una novela erótica. Se trata de un thriller oscuro con asesinatos y misterios.

En cualquier caso, en todas las entrevistas de promoción, las preguntas referidas a ‘Cincuenta grados…’ son inevitables y repetitivas: “¿Qué piensa del éxito de su mujer? ¿Qué tiene usted en común con Grey, el protagonista masculino de la trilogía erótica? ¿Tiene usted en su casa un calabozo donde practica el sexo con su esposa?”.

Seguí leyendo aquí la nota de Álvaro Soto en abc.es

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|08:37
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic