Deportes

Ramón Abdala se sigue riendo de los imposibles

El ultramaratonista mendocino, de 62 años, hace unos días corrió la Ultra Maratón del Mont Blanc, que consta de cien kilómetros non stop a unos tres mil metros de altura. Lo hizo junto a otros cuatro mendocinos. Conocé esta nueva aventura y no te pierdas la galería de fotos.

En Twitter: @gonza_ruiz

Ramón Abdala sí sabe lo que no puede hacer. Lo que no sabe es lo que puede llegar a hacer. Para este ultramaratonista de 62 años la palabra imposible no existe. Siempre está buscando –y desafiando– sus límites.

Así fue que hace unos años hizo el Cruce de Los Andes, después corrió por el Himalaya, y, como para seguir riéndose de los imposibles, unos días atrás fue parte de la Ultra Maratón del Mont Blanc, que consta de cien kilómetros non stop a unos tres mil metros de altura, con viento blanco de hasta 60 kilómetros, para unir Courmayeur (Italia), Champex (Suiza) y Chamonix (Francia).

“Se está probando el límite del ser humano. Hasta dónde se puede llegar”, cuenta Ramón, quien marcó 22h 14m 08s para abrazar al Mont Blanc. Además, en esta oportunidad, compartió la aventura con otros cuatro mendocinos: Adriana Blesa, Claudia Castelani, Fabián Cremaschi, Sergio Furlán, quienes también completaron los cien kilómetros.

¿Cómo fue correr por el Mont Blanc?
Fue increíble. Hizo muchísimo frío. Te  exigían ropa específica. Los dedos se me congelaban igual. Corrimos a tres mil metros, con vientos, nieve, barro, tremendo. Dije al mal tiempo, buena cara. Ya estaba allá. Entonces fui cantando Resistiré, de Estela Raval, tipo mantra, y de Edith Piaf, No me arrepiento de nada. Iba cantando así los cien kilómetros. Me ayudó. Era un peligroso desbarrancarse. Te llegabas a caer y chau. Decí que los mantras y los ejercicios de respiración me ayudaron. Un laburo mental absoluto.

Sergio Furlán, Abdala, Adriana Blesa, Claudia Castelani y Fabián Cremaschi.

De sólo pensar esa situación me dan ganas de abandonar.
En ningún momento se me pasó por la cabeza abandonar. Fuerza, fuerza, fuerza, me decía. El amanecer no llegaba nunca. Fue la noche más larga de mi vida. Cuando llegué a ver las primeras luces del amanecer, dije, ya está. Pasó lo más jodido. Ahí empecé a templar el espíritu. Es más, la última parte la corrí más ligero. Primer corrés con el cuerpo, después con la mente y por último con el espíritu.

¿Habías corrido con condiciones climáticas tan adversas?
Nunca había corrido con esas condiciones climáticas. En el Sahara corrí con 53 grados y después de noche había diez grados bajo cero. Lo que todavía no puedo lograr definir qué es peor. Con el calor te deshidratás y te podés morir, pero con el frío se te congelan los dedos y también es un peligro.

Te entrenaste muchísimo para correr esta ultramaratón. ¿Qué sentís cuando estás allá, antes de la largada?
La largada fue en Italia. En la línea de largada, me dije Ramón acá están los que tienen elevado el espíritu. Con los himnos de Italia, Francia y Suiza, y música de fondo, se largó la maratón. Se me llenan los ojos de lágrimas. No te podés imaginar lo que fue eso.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención?
Me llamó la atención la cantidad de gente joven que hubo en esta maratón. Por lo general, en las ultras, la gente es más vieja porque corren con la mente. El cuerpo ya no alcanza solo. De cuarenta años para arriba, por lo general. Bueno, allá no fue así. Me sorprendió.

Nota: mirá acá un video sobre la Ultra Maratón del Mont Blanc.

Opiniones (1)
24 de septiembre de 2017 | 19:34
2
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 19:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones, viajar, conocer y participar, que mas se le puede pedir a la vida a los 62 años, un ejemplo
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'