Deportes

La antorcha olímpica recorrió Nueva Delhi, sin mayores inconvenientes

La ciudad india se convirtió en una verdadera fortaleza para proteger el paso de la llama olímpica que realizó la mitad del recorrido previsto. En la India se encuentra exiliado todo el gobierno tibetano.

La antorcha olímpica recorrió hoy sin inconvenientes Nueva Delhi, convertida en una "fortaleza" para proteger el fuego de las esperadas amplias protestas en la capital de India, país que acoge en el exilio a mucho tibetanos, incluido a todo su gobierno.

El amplio operativo de seguridad montado arrojó un saldo de 320 activistas detenidos -la mayoría de ellos exiliados tibetanos- en Nueva Delhi y Bombai, y consiguió el objetivo de mantener alejadas de la ruta de la antorcha a las protestas antichinas. El recorrido fue acortado a sólo 2,6 kilómetros de los nueve previstos y completado en apenas 40 minutos.

Cerca de 15.000 agentes así como helicópteros de salvamento estuvieron apostados durante el trayecto y escoltaron a los corredores que portaron la llama. En 2004 la antorcha había recorrido más de 30 kilómetros por Nueva Delhi.

El fuego olímpico -tras su arribo procedente de Islamabad en la mañana de hoy- fue encendido por un dirigente del comité organizador de los Juegos de Pekín 2008, y después el presidente del Comité Olímpico Indio, Suresh Kalmadi, corrió el primer relevo, entre el Palacio Presidencial y la Puerta India.

Hubo un total de 65 relevistas, entre ellos leyendas del deporte indio, escolares e invitados del Comité Nacional. Nadie más pudo entrar al recorrido.

Entre los relevistas indios se contaron el ex capitán de la selección de hockey masculina Zafar Iqbal, el tenista Leander Paes, el atleta Anju Bobby George, y las estrellas de cine Aamir Khan y Saif Ali Khan. También participaron corredores chinos.

Las autoridades locales, muy nerviosas, establecieron un sistema de seguridad sin precedentes ante el temor de que las protestas de los grupos en favor de la independencia de Tíbet fueran violentos y tratasen de impedir el recorrido de la antorcha.

Comandos de la elitista Guardia de Seguridad Nacional estuvieron en alerta para prevenir cualquier intento de sabotaje en un área cerrada para impedir las protestas.

Todas las puertas y ventanas de los edificios de las calles que recorrió el fuego olímpico debían estar cerradas durante cinco horas y los trabajadores no pudieron entrar ni salir ni estar en los tejados.

Grupos de refugiados tibetanos en India han hecho protestas con motivo del viaje de la antorcha hacia los Juegos de Pekín, ocasión que pretendían aprovechar para llamar la atención internacional sobre la situación de los derechos humanos en Tíbet.

Sí hubo protestas paralelas pacíficas en la capital india contra la política de Pekín: tibetanos organizaron un recorrido paralelo de antorcha, y hablaron de "fuego de la vergüenza y manchado de sangre", en referencia a la llama olímpica.

En India se estima que hay cerca de 100.000 refugiados tibetanos, la mayor concentración fuera del Tíbet. Varios personajes relevantes del deporte y la sociedad india rechazaron participar en el relevo por diferentes razones.

El gobierno indio había asegurado a su similar chino que la llama pasaría por su país sin inconvenientes -en el marco de las mejoradas relaciones entre ambas naciones, tras años de hostilidad que databan de 1962, con la guerra en la frontera-, y para ello implementó un férreo operativo de seguridad, que arrojó como saldo la detención de 320 activistas.

Un portavoz de la Policía precisó: "En Nueva Delhi fueron arrestadas 276 personas, que fueron arrestos preventivos bajo diferentes circunstancias. Ciento noventa de los arrestos se produjeron en cercanías de la ruta recorrida por la antorcha, incluidos 85 detenidos en el hotel donde se guardó la antorcha".

Grupos de tibetanos que portaban banderas del Tíbet y gritaban consignas antichinas trataron de ingresar al hotel pero fueron frenados por los efectivos de seguridad y acabaron en la estación de policía.

En otra zona de la ciudad, monjes tibetanos rezaban mientras exhibían pancartas con la leyenda: "China: basta de asesinatos en el Tíbet" y "Liberen a Panchen Lama", quien es la segunda autoridad religiosa más importante en el Tíbet.

En Bombay, 45 tibetanos fueron detenidos antes de que pudieran realizar una protesta contra el consulado chino en la ciudad, informó la agencia noticiosa PTI. Y en la región del Himalaya, en el límite con el Tíbet, más de 5.000 exilados tibetanos y habitantes locales participaron en una marcha de protesta.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|17:12
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic