Un hombre fue acusado de violar a su suegra

La mujer, de 48 años, sufrió vejaciones en presencia de uno de sus hijos.

Un hombre fue imputado por violar a su suegra de 48 años en su casa de la localidad bonaerense de Virrey del Pino durante la madrugada y frente al hijo menor de edad de la mujer, aunque el acusado dijo que, en realidad, se trató de una relación "consentida".

El hecho, que recién trascendió hoy, tuvo lugar el 9 de octubre de 2007, cuando la mujer -llamada Lucía- dormía junto a su hijo de 10 años y en otra habitación se encontraba su padre, de 84 años, en tanto que su esposo estaba ausente desde hacía un mes debido a su trabajo como camionero.

Según la denuncia de la mujer, alrededor de las 4 de la madrugada sintió que "una mano" le tapaba la boca, la volteaba y en ese momento advirtió la presencia de un hombre al que no pudo verle el rostro porque las luces estaban apagadas.

El hombre la amenazó con matar a su hijo si gritaba, la arrastró hasta la cocina, la obligó a recostarse boca abajo y la violó por vía anal durante unos 10 minutos, de acuerdo con la denuncia.

Mientras el hombre abusaba de la mujer, su hijo de 10 años apareció en la puerta de la habitación y fue testigo del hecho, hasta que el hombre lo vio y lo obligó a traerle una de las zapatillas que había dejado en el hall de entrada a la vivienda.

Cuando el menor encontró la zapatilla del agresor, reconoció que la misma era similar a la que usaba el concubino de su hermana, pero nunca pudo reconocer el rostro del sujeto que había violado a su madre, por la oscuridad que reinaba en la casa.

Siguiendo con el relato de la víctima, el hombre terminó de abusar sexualmente de ella y escapó por un portón que da a la calle y el cual siempre permanecía abierto.

Madre e hijo llegaron a la conclusión que el agresor podría ser nada menos que el concubino de la hermana del pequeño, por las zapatillas y por la vestimenta en general, aunque nunca pudieron verle el rostro.

La concubina del imputado, llamada Cecilia, declaró ante el fiscal de La Matanza Federico Russo, quien se enteró de los hechos esa misma madrugada a raíz de un llamado de su madre, y no dudó de la culpabilidad del acusado, a quien calificó como "un sexópata".

Además, aseguró que el sujeto, esa madrugada, había llegado a su vivienda a las 5:00 con "olor a alcohol", al igual que el agresor -según lo describió la víctima-, algo que complicó su situación ya que la casa de la mujer abusada queda a tan sólo unas cuadras de la de su hija.

Sin embargo, el acusado, de 27 años, al ser indagado por el fiscal, confesó que mantenía una relación amorosa con su suegra desde hacía tres meses y que siempre se encontraban por la madrugada para evitar ser vistos por alguien.

También admitió que había sido él quien ingresó esa madrugada a la casa de la mujer y dijo que tuvieron relaciones sexuales, y una vez que terminaron ella le pidió dinero y como él le dijo no tener, ella "se enojó".

Señaló que ese pudo haber sido el motivo de la denuncia que le hizo su suegra, con quien -según sus afirmaciones- mantenía relaciones sexuales "consentidas".

En ese sentido, el abogado del imputado, Hugo López Carribero, aseguró que si bien "la relación era socialmente reprochable no existió delito alguno como para culpabilizar a mi cliente".0

“Estoy dispuesto a llegar donde sea para que el caso se esclarezca, creo totalmente en la inocencia de mi defendido", señaló López Carribero.

El juez de Garantías de La Matanza Norberto Ochipinti imputó, sin embargo, al acusado por el delito de abuso sexual con acceso carnal, aunque por el momento permanece en libertad.

Sin embargo, exámenes médicos practicados a la víctima del abuso arrojaron que no presentaba lesiones en su cuerpo sino sólo en la parte anal producto de una relación sexual consentida.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 10:27
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 10:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes