Deportes

Schumacher: la vuelta soñada transformada en pesadilla

El mundo de la Fórmula 1 vio a un nuevo Michael Schumacher después de su vuelta a las pistas en 2010. Lejos de su objetivo de regresar a la cima, el alemán deambuló por unos puestos de la parrilla que no conoció en la época de sus siete títulos mundiales.

Schumacher se sentía como "un niño de doce años" el día de la víspera de Nochebuena en 2009. La noticia de la vuelta a la Fórmula 1 después de tres años de ausencia del piloto más laureado fascinó al mundo del motor y entusiasmó al mismo protagonista, a los aficionados y al equipo Mercedes.

Sin embargo, más de mil días y 52 intentos fallidos de victoria después, Schumacher se mostró hoy desilusionado con la decisión de Mercedes de no renovarle el contrato.

"Tuve tres bonitos años con Mercedes que desgraciadamente no fueron deportivamente todo lo bien que hubiéramos deseado", explicó Schumacher en un comunicado.

"Me gustaría dar las gracias al equipo por su confianza y a los chicos por su esfuerzo incondicional. Ahora me concentraré en las próximas carreras", agregó el alemán.

Fueron tres años en los que la Fórmula 1 descubrió a otro Michael Schumacher, tres años en los que el alemán tuvo que conformarse con un podio. Schumacher sonreía y bromeaba a comienzos de temporada a pesar de que una serie de problemas frenaron aspiraciones mayores.

¿Qué quedará de su vuelta si Schumacher no logra una victoria en los seis Grandes Premios que restan de temporada? El alemán tendrá que soportar muchas burlas y malicias.

Schumacher recibió gran cantidad de críticas de su escudería, que aspiraba a comienzos de año a pelear por el título mundial.

En las últimas tres temporadas, el equipo construyó una estructura "para lograr el éxito a largo plazo en la Fórmula 1", según dijo Mercedes en su comunicado de hoy.

El objetivo, que fue formulado también por el propio Schumacher el 23 de diciembre de hace tres años, se mantiene prácticamente inalcanzable. "Mi meta será, por supuesto, alcanzar la cima del podio", aseguró por entonces el alemán.

Sin embargo, la única victoria de Mercedes desde 2009 llevó la firma de su compañero, su compatriota Nico Rosberg, que conquistó este año el Gran Premio de China.

Schumacher está a años luz de la pelea por el título mundial. El alemán marcha duodécimo a 151 puntos del líder, el español Fernando Alonso. El siete veces campeón del mundo finalizó octavo en 2011 y noveno en 2010.

El alemán se retiró de las pistas en 2006 después de su Gran Premio número 250, en Sao Paulo. El mismo escenario lo espera ahora en noviembre, en la que sería su carrera número 308, para cerrar otra era del singular recordman de la Fórmula 1.

"Estamos decididos a terminar la temporada con un buen resultado", señaló hoy Ross Brawn, jefe del equipo alemán. Una victoria en Brasil sería, al menos, un regalo de Navidad para Mercedes.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 10:01
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 10:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes