En una hora, se produjeron tres choques en el Acceso Sur

A las 15.15 se produjo una colisión en cadena, a la altura del cruce con Sarmiento. A la media hora, un móvil policial que iba hacia este accidente fue embestido por una camioneta. A los pocos minutos, en la otra vía, dos autos también chocaron.

En poco más de una hora hubo tres choques en el Acceso Sur y la arteria se convirtió en un caos que podría haber tenido como consecuencia más accidentes.

Primero, se produjo una colisión en cadena a la altura del cruce con Sarmiento. A menos de 150 metros, un móvil policial que iba a tal accidente fue embestido por una camioneta. A la media hora, en la otra vía dos autos chocaron. A los pocos minutos, un camión debió pasar a gran velocidad, evitando el embotellamiento, porque se había quedado sin frenos.

El primer accidente se produjo cerca de las 15.15. En la vía del Acceso Sur que va hacia Luján se está pintando las líneas blancas. Aunque estaban las máquinas trabajando no había ninguna señalización que indicara la realización de los trabajos. A medida que los automovilistas percibían esto, se desviaban.

Sin embargo, una conductora no alcanzó a advertir la maniobra de los otros y, pese a que frenó, los autos de atrás no alcanzaron a hacerlo. Por tal motivo, al frenar el Peugeot 206, dominio GAE 026, fue embestido en la parte trasera por una camioneta Chevrolet C10, dominio TKP 968, y en consecuencia, el conductor de un Rover rojo –patente CWN 554- terminó siendo el último protagonista de la colisión.

Este primer accidente generó embotellamiento pero, afortunadamente, no dejó un herido. Cuando comenzó a llegar los policías y Científica para realizar las pericias, se darían cuenta que el trabajo sería doble. En menos de media hora y a 150 metros del choque, el móvil policial 1823 había sido embestido por una Blazer, patente FHQ 295.

El móvil policial iba al mando del auxiliar Emilio Chaparro, quien estaba acompañado por el oficial Raúl Pérez y el cabo Ángel Coria. Aunque ninguno sufrió heridas de gravedad fueron trasladados al Hospital Militar, donde se constató que Coria fue quien sufrió mayor cantidad de politraumatismos.

Debido al despliegue que se produjo por los choques, el tráfico debió ser desviado por la lateral que baja hacia el carril Sarmiento. Como era de esperarse, se armó gran embotellamiento no sólo en la vía –el corte se realizaba a 50 metros del segundo choque- sino que también en el otro lado, donde los autos se dirigen hacia Ciudad.

Mientras la Policía, el Cuerpo de Bomberos y Tránsito de Godoy Cruz estaban trabajando en el lugar de los hechos, parte del policial debió cruzarse de vía y caminar unos 200 metros pues dos mujeres habían colisionado.

Esta vez, el choque se produjo entre un Chevrolet Corsa, dominio GCA 541, y un Fiat Uno, TMG 519. No hubo heridos y los daños en los autos fueron ínfimos, pero ambas conductoras debieron hacer el trámite correspondiente.

Una tarde que podría haber terminado peor

La inesperada sucesión de choques estaba siendo observada por muchos curiosos e impacientes conductores que querían continuar su paso cuando advirtieron la venida de un camión a gran velocidad.

El rodado, que se dirigía de sur a norte, pertenece a Malentacchi Áridos y llevaba en su acoplado arena. Debido a esto –ya que la carga no estaba bien tapada- se armó una gran polvareda y, aunque estaba la cola de autos, el camión no disminuía su marcha.

El conductor del rodado se desvió y tomó por la banquina -rozando la fila de autos- y recién pudo frenar pasando el cruce con Sarmiento. Recién en ese momento, todos los observadores de la increíble escena recobraron el aliento.

Según el conductor, el hombre ya había avisado mediante la radio (handy) que tenía problemas con los frenos. Por otro lado, la policía dice que frenó al camionero porque no contaba con las medidas de seguridad. Fue extraño este argumento pues lo más notable era el exceso de velocidad.

El chofer se bajo y junto a un compañero de la empresa arreglaron el supuesto desperfecto y continuaron su marcha, con la advertencia policial de asegurar bien la carga. No obstante, algunos lugareños dijeron que es habitual que los camiones de esta ripiera pasen a esa velocidad, en cualquier horario.

Transcurrió más de dos horas y el tránsito comenzó a despejarse. Sin embargo, el apuro de algunos automovilistas terminó en una demora mayor, como la que tuvo que tomarse el conductor de este Renault al sacar su auto.

 

Opiniones (1)
22 de agosto de 2017 | 09:22
2
ERROR
22 de agosto de 2017 | 09:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ES INENTENDIBLE QUE NO SE TUBIERA EN CUENTA QUE EL TRABAJO DE PINTAR LA RUTA EN HORARIOS DIURNOS Y CON ALTOS NIVELES DE TRANSITABILIDAD, NINGUNA PERSONA RESPONSABLE DE LA SEGURIDAD HUBIESE TOMADO LOS RECAUDOS NECESARIOS. YA DESDE AYER SE VENIA HACIENDO EL MISMO Y SE PRODUCIAN COLAS DE DEMORA EN EL TRANSITO. SE DEBERA BUSCAR RESPONSABLES QUE SE HAGAN CARGO DE ESTOS DAÑOS. COMO TAMBIEN TENDRAN QUE EXPLICAR EL PORQUÉ DE NO HACER LOS MISMOS EN HORARIOPS DONDE NO SE ATENTE CONTRA LA SEGURIDAD DE LOS QUE TRANSITABAN POR ESTAS AUTOPISTAS.
    1
En Imágenes