La loca historia de dos hermanos que se odiaban: uno creó Adidas y el otro, Puma

Un libro relata la turbulenta historia de los dos hermanos que fundaron Adidas y Puma y de sus herederos, que revolucionaron el marketing y la competición. Pero que también dividieron al pueblo alemán en que están radicadas las factorías de ambas marcas.

Adolf (Adidas) y Rudolf Dassler (Puma) crearon dos emporios de calzado deportivo y patrocinaron a las mejores estrellas del siglo XX. Se odiaban. Y ese odio se trasladó a hijos y nietos y, port supuersto, a la competencia comercial.

También la sede de ambos emporios de encuentran enclavadas en el mismo pueblo alemán, Herzogenaurach. Pero no sólo los hermanos se pelean por los botines, sino que, según contó la BBC, todo el pueblo está partido por el partidismo entre una y otra empresa.

Es una historia bastante loca porque en este pequeño pueblo, Herzogenaurach, un pueblo medieval de calles empedradas, tienen dos de las mayores empresas deportivas del mundo. "Una en cada lado del río que cruza en medio del poblado".

Hay muchos autores atraídos por la historia de Rudolf y Adolf Assler, los hermanos en disputa que querían hacer el primer zapato deportivo liviano pero duradero.

 

Es la historia del siglo XX. Dos

hermanos separados por la Segunda Guerra Mundial, dos hombres enfrentados por un sueño empresarial, la creación de las dos primeras (y grandes) marcas de material deportivo -Adidas y Puma-, el resurgir del movimiento olímpico, la guerra fría y el ascenso de un hombre, Horst Dassler, que maneja los hilos de la diplomacia al tiempo que pone las bases del marketing moderno. Después llegaría el triunfo de EE UU sobre Europa de la mano de los nuevos gigantes, Nike y Reebok, y la bancarrota y regeneración de las marcas históricas con una gestión más profesionalizada.

La periodista holandesa Barbara Smit ha rebuscado en archivos de guerra y ha recorrido varios continentes para escribir Hermanos de sangre (LID Editorial). Los hermanos son los alemanes Adolf Adi y Rudolf Dassler, que crearon un negocio de zapatillas en los años 20 y que se separaron después de la guerra. 'Rudolf estuvo en la cárcel por colaborar con las SS. Acusaba a su hermano y a la esposa de éste de haberlo traicionado, pero los datos indican todo lo contrario', explica la autora.

Tras la separación nacieron Adidas (por Adi-Dassler) y Puma, competición en la que siempre llevó ventaja la primera. 'Estaban obsesionados el uno por el otro. Hay indicios de que podían exagerar su rivalidad para ganar publicidad, pero el hecho es que les costó mucho dinero a ambos', señala Smit, en referencia a la escalada de primas que pagaban por que los mejores jugadores y equipos llevaran sus botas.

A Adi Dassler pronto le saldría un competidor. Su propio hijo, Horst, quien aprovechó la dirección de Adidas Francia, un encargo de su progenitor, para crear un conglomerado de marcas y empresas en varios países europeos y en EE UU y competir directamente con la firma de su padre. 'Era un conspirador y sólo vivía para trabajar, pero sus empleados le recuerdan con cariño. Cuando hablaba con una persona le hacía sentirse la más importante del mundo', explica la periodista. Horst era un as de las relaciones públicas, y 'revolucionó totalmente el deporte, tuvo la idea de que las multinacionales invirtieran en acontecimientos deportivos, convirtiéndolos en eventos planetarios', subraya Smit.

Pero descuidó los aspectos financieros, facilitando el ascenso de Nike y de Reebok. 'Si hubiera estado atento, podría haber acabado con Nike en sus inicios', apunta la autora. Paralelamente Puma, dirigida por el hijo de Rudolf, Armin, buscaba su sitio adaptando los diseños deportivos para la ropa de calle.

El libro relata los años más recientes de ambas compañías, en los que finalmente abandonaron las manos familiares. La edición en español cuenta además cómo el empresario León de Cos registró las dos marcas, de lo que obtuvo importantes beneficios. Y cómo Luis Izquierdo, el hombre de Adidas en España, 'estaba en todas partes. Pagaba rondas de cervezas a los cámaras para que enfocaran las botas de su marca cuando se lesionaba un jugador y cuando eran de Puma, miraran hacia otro lado'.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|13:34
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016