Deportes

Novak Djokovic se metió en la final del US Open

Después de la postergación por lluvia, este domingo el tenista serbio derrotó al español David Ferrer por 2-6, 6-1, 6-4 y 6-2 y accedió al encuentro definitorio del Grand Slam norteamericano.

El serbio Novak Djokovic se medirá mañana en la final del Abierto de tenis de Estados Unidos al británico Andy Murray tras derrotar hoy al español David Ferrer por 2-6, 6-1, 6-4 y 6-2 en un partido que fue suspendido el sábado por amenaza de tornado.

Defensor del título en Nueva York, Djokovic luchará por su sexto Gran Slam y su segundo US Open, mientras que Ferrer se despidió por cuarta vez en las semifinales de un grande. Número cinco del mundo, el español quedó de nuevo a las puertas de la final en la ciudad de los rascacielos como ya le ocurrió en 2007 y ante el mismo rival.

"Fue muy difícil, es un gran competidor, tengo mucho respeto por él. Nunca se da por vencido, fue un placer jugar ante él", dijo Djokovic, número dos del mundo, después del encuentro en la cancha Arthur Ashe, la pista de tenis más grande del mundo y que hoy tenía las gradas medio vacías.

"Me encanta jugar aquí, la energía, el público. Interactúa con los puntos, con los jugadores y las sesiones nocturnas son únicas", agregó el serbio, que disputará su tercera final consecutiva en Nueva York.

Sin embargo, aunque él es el número dos del mundo y se enfrenta a Murray, tercero del ranking, no cree que la final esté decantada a su favor.

"En las finales de Grand Slam no hay un favorito, estará muy motivado por ganar su primer Grand Slam", dijo Djokovic, que cayó en su último precedente ante el británico, en las semifinales de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Una amenaza de tornado frenó el sábado a Ferrer cuando dominaba por 5-2 y saque. Hoy, con el cielo despejado y con un sol que calentaba sin cesar, Ferrer hizo lo que nadie había hecho hasta ahora en el US Open 2012: ganar un set a Djokovic.

Además, era la primera manga que se adjudicaba el español en unas semifinales de Grand Slam.

Sin embargo, Ferrer se encontró hoy con otro tornado. Djokovic, que tanto sufrió el sábado con el viento, sometió al español, llegaba a todas las pelotas y presionó cuando Ferrer sacaba con segundo servicio.

"Tuve mucha suerte por la interrupción de ayer", explicó Djokovic.

Número dos del mundo, el serbio sacó su mejor versión y rompió en blanco al español al principio de un segundo set que tuvo acento balcánico de principio a fin. Ferrer no aprovechó las cuatro pelotas de break de que dispuso y se dejó remontar un 0-40 en un juego en el que el serbio no acertó a meter ninguno de sus primeros saques.

Y aunque salvó tres pelotas de set, el español terminó sucumbiendo ante un acertado Djokovic desde la línea de fondo.

Ferrer comenzó a jugar más largo en la tercera manga, pero el serbio se defendía desde el fondo de la cancha y era el único capaz de resolver los peloteos con golpes ganadores al cuadro de saque.

Hoy no hacía viento. La bandera de Estados Unidos que corona el estadio Arthur Ashe y que el sábado ondeaba sin cesar, hoy lo hacía con calma y disimulo en una jornada de mucho calor en Nueva York.

"¡Me quema, me quema, me quema la vida!", gritaba el español en un día en el que el sol y Djokovic pegaban sin descanso.

Djokovic no perdió su ritmo arrollador y siguió firme en su defensa del trono neoyorquino. Mañana tendrá delante a Murray, reciente oro olímpico y al que ganó en ocho de los 14 enfrentamientos previos.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 20:13
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 20:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes