Deportes

Brasil sufrió para derrotar a Sudáfrica y no conformó a los hinchas

La selección brasileña de fútbol logró un sufrido triunfo por 1-0 ante Sudáfrica, pero lejos estuvo de conformar a los hinchas, que pidieron la renuncia de Mano Menezes y abuchearon a Neymar durante el partido amistoso disputado en el estadio Morumbí, de Sao Paulo.

El triunfo fue conseguido recién a 15 minutos del final, gracias a un gol del delantero Hulk, que salvó a la verdeamarilla de sufrir una humillación en casa ante los "Bafana Bafana", pero no alcanzó para frenar las manifestaciones de hostilidad del público.

Sudáfrica tuvo la primera oportunidad del partido, a los 12 minutos, en una jugada armada por el lateral Siboniso Gaxa, quien realizó una buena combinación con el delantero Dino Ndlovu e intentó definir con un disparo defendido por el portero brasileño Diego Alves.

A esa altura, los 51.000 espectadores ya daban las primeras señales de impaciencia, demandando con gritos la entrada en el equipo del veterano delantero Luis Fabiano, quien jamás fue convocado por Menezes para el plantel nacional.

Al promediar el primer tiempo, la "verdeamarela" todavía no había mostrado señales del "fútbol bonito" prometido por sus jugadores.

El "cuarteto ofensivo" conformado por los mediocampistas Oscar y Lucas y por los delanteros Neymar y Leandro Damiao casi no inquietó a los sudafricanos.

Al terminar el primer tiempo, Brasil sólo había logrado generar tres ocasiones. Una a los 17 minutos, cuando Dedé remató con un cabezazo desviado un tiro libre de Oscar, y la mejor de ellas, a los 44', a través de un disparo de Neymar atajado por el portero Itumeleng Khune.

La paciencia de la hinchada con la selección de Mano Menezes se agotó en los últimos minutos de la etapa inicial, cuando empezaron a escucharse desde las gradas gritos de "Olé" toda vez que la pelota estaba en poder de los sudafricanos y cánticos de "Adiós, Mano", en una clara demanda por el cese del técnico.

Tras la pausa, los sudafricanos volvieron a la cancha más ofensivos, y en los primeros minutos del complemento acumularon dos buenas oportunidades de inaugurar el marcador, primero con un disparo de larga distancia de Lerato Chabangu, que pasó por encima del arco brasileño, y luego con un tiro preciso de Bernard Parker, desviado por el zaguero Dedé.

Después de varios intentos frustrados y de tres cambios en el equipo dirigido por Menezes, Brasil logró finalmente inaugurar el marcador a los 75 minutos, gracias al delantero Hulk, quien había ingresado en el once titular en lugar de Leandro Damiao.

La victoria estrecha no fue suficiente para convencer a la hinchada, que siguió exigiendo la destitución de Menezes y también propinó insultos a Neymar, quien fue abucheado cuando abandonó la cancha a los 89'.

Menezes asumió el comando de la "seleçao" en agosto de 2010 y desde entonces fracasó en las dos principales pruebas que enfrentó.

El año pasado, su equipo resultó eliminado de la Copa América al caer en penales ante Paraguay en cuartos, y en agosto último cayó por 2-0 en la final de los Juegos de Londres ante México, en una derrota que sepultó el sueño de conquistar su primer oro olímpico.

La selección brasileña volverá a la cancha el lunes próximo, cuando se medirá en un amistoso en la nororiental ciudad de Recife con la selección de China.
En Imágenes