Deportes

Estos son los poderes del Manchester United

Ritmo, pegada, dureza y un banquillo que cambia partidos. Relatamos las claves que hacen casi imparable a la máquina de Alex Ferguson. Tévez es posiblemente el jugador que se encuentra en un mejor estado de forma de todo el equipo.

El Manchester United que se encontrará el Barcelona dentro de nueve días es un equipo que basa su fútbol en un ritmo de juego insultantemente alto para lo que se ve en la Liga española. El Arsenal supo jugarle ayer a base de buen trato del balón, pero a pesar de que el equipo de Arsène Wenger jugó mejor fútbol que el de Ferguson, la victoria cayó del lado de los locales.

La buena noticia para el Barcelona es que el Arsenal demostró que a base de mantener la pelota y de controlar el ritmo de juego, se consigue desconectar los factores de riesgo de este equipo, que no son otros que una delantera intimidatoria que forman Rooney, Ronaldo y que encima cuenta con la ayuda de Tevez y de Giggs cuando la ocasión lo requiera. A esta santabárbara hay que añadirle el retorno de Louis Saha, que está lesionado, pero al que se le espera de cara a la semifinal europea.

La mala noticia es que a un excelente Arsenal eso no le bastó para ganar el partido porque el Manchester tenía guardadas en la recámara dos armas que cambiaron el panorama del partido. La entrada de Anderson y de Tevez supuso que el Manchester pusiera una marcha más al encuentro, lo que unido a su facilidad goleadora acabó por darle la victoria.

Van der Sar - Seguridad por alto

Después de su paso sin pena ni gloria por el Fulham, está viviendo una segunda juventud. Ha mejorado aspectos de su juego respecto al portero que tanto le gustaba a Van Gaal. Ahora no utiliza tanto los pies y es más autoritario en el juego por alto. Sigue siendo el buen chico de siempre que anima a todos y cada uno de sus jugadores antes de empezar el encuentro. Su punto débil, como quedó demostrado ayer en el gol de Adebayor son los balones a ras de suelo.

Wes Brown - La cuota de cantera

Le salva que es de Manchester y de la cantera. La gente le adora y Alex Ferguson confía en él. Incomprensiblemente, es el futbolista que más partidos ha jugado esta temporada. En su defensa se puede decir que no empeora las prestaciones que ofrecía en el puesto Gary Neville, otro futbolista con más éxito de público que de crítica. Ante el Arsenal estuvo especialmente brusco enzarzándose en una lucha barriobajera con Van Persie.

Rio Ferdinand - El músculo al poder

El capitán del Manchester United. Con eso se dice todo. Es el carisma, la garra y el hombre duro de un equipo que ya de por sí es bastante duro. La afición le adora y corresponde a los ánimos de la gente calentando los tobillos a cualquier delantero incauto que pase cerca suyo. Reparte desde el minuto uno y gusta de hacer exhibiciones de su innegable musculatura que vuelven loca a la grada. Más bien torpe con la pelota en los pies y aporta muy poco en ataque, aunque cualquier intervención suya en defensa hace que Old Trafford se hunda al grito de ‘¡Rio, Rio!’.

Gerard Piqué - La clase desde la zaga

Ocupó el puesto que le corresponde a Vidic, un jugador cortado por el mismo patrón que Rio Ferdinand. Vidic está lesionado pero todo apunta a que podrá jugar ante el Barcelona. A Piqué, Ferguson le recrimina cierta falta de atención y de experiencia, pero valora que es el defensa que mejor toque de balón tiene en el equipo. Se complementa a la perfección con Ferdinand, porque así uno da cera y el otro saca la pelota con ayuda de Scholes. Ayer controló a todo un ‘miura’ como Adebayor y ganó la totalidad de balones aéreos que disputó. Ha encadenadodos titularidades consecutivas, por lo que parece que se está ganando la confianza de Ferguson.

Patrice Evra - Defensa/delantero

Una moto por la banda. El jugador que mejor se incorpora al ataque de la zaga del Manchester United. A una contundencia notable en el cruce une una buena capacidad para dar pases. Ayer dio un par de asistencias a Rooney, que es uno de sus socios favoritos. A él le hicieron la falta que valió el tanto definitivo de Heargraves. Cuando defiende se engancha a la chepa del atacante como si una lapa

Michael Carrick - Cada vez más importante

Ha aumentado notablemente su presencia en el equipo a medida que ha ido avanzando la temporada. El jugador de Newcastle representa a la perfección el rol de jugador del norte de Inglaterra. O dicho de otra manera, a veces se pasa de frenada en sus entradas. No obstante, marca el ritmo del juego y siempre busca a Cristiano Ronaldo en sus aberturas.

Paul Scholes - Le faltan revoluciones

Junto a Giggs y Neville forma parte de la generación de oro que alumbró la academy del Manchester United en los 90 y que tenía en David Beckham a su jugador más mediático. No obstante, ha perdido ritmo de juego. Es el termómetro del equipo cuando el viento sopla a favor, pero cuando el United necesita apretar el acelerador, Ferguson recurre a Anderson, tal y como hizo ayer

Anderson - Cambia el ritmo de juego

Está en un momento dulce. Su salida ayer al campo sirvió para revolucionar el partido. Barrió todo el centro del campo, forzó tarjetas amarillas a los rivales, hizo entradas más que discutibles y quiso estar en todas partes con mucho acierto. Si esto fuera basket, sería ese base explosivo que sacan los entrenadores para cambiar el ritmo de un partido.

Heargraves - Un acelerado con clase

Parece mentira como un jugador tan atropellado como este canadiense internacional por Inglaterra pueda lanzar las faltas de manera tan brillante como lo hizo ayer en el segundo gol del Manchester United. Se ha hecho con un sitio que por calidad es de Ryan Giggs, pero el galés no está para jugar cada tres días ni para hacerlo a las revoluciones de Heargraves, que a veces se deja la pelota por el camino. Con el partido decidido, Ferguson decidió premiarle quitándole del campo para que se llevase una merecida ovación.

Ryan Giggs - Un ejemplo

El talento, la clase y la profesionalidad en estado puro. Ayer apenas jugó cinco minutos y no aportó nada, pero es el único jugador de la plantilla que puede presumir de tener los mismos títulos que ‘the gaffer’. Un ejemplo para todos aquellos futbolistas que empiezan y también para los que creen que una carrera se apaga cuando se ronda la treintena.

Ji Sung Park - Parece que hayan dos

Cuando juega el coreano, parece que son dos gemelos. Está en todas partes. Seguramente por caótico y también porque debe tener unos siete pulmones. Ayer se situó como falsa punta detrás de Rooney con el objeto de hacerle la vida imposible a los defensas del Arsenal que siempre sacan la pelota jugada desde atrás Les puso a todos de la olla, pero también hay que reconocer que cuando tiene la pelota en los pies los que se ponen frenéticos son los de su banquillo. Nada que ver con Tévez, que le sustituyó.

Tévez - El Diablo de Tasmania

Es posiblemente el jugador que se encuentra en un mejor estado de forma de todo el equipo y solo su carácter le impide ser titular. Es como el Diablo de Tasmania, juega dos marchas por encima de lo que se le supone a un jugador normal y corriente. Actúa por detrás de Rooney y hace que la defensa rival desee que haya un apagón y se suspenda el partido. Ha logrado que todo un estadio en Inglaterra grite Ar-gen-ti-na como si estuviera en La Bombonera. Su entrada revolucionó el encuentro y acabó de tumbar al Arsenal.

Cristiano Ronaldo - Tocado por un don divino

Está tocado por un don divino. Todo le sale y lo intenta todo. Une la virguería casi ofensiva para el rival con la efectividad y el trabajo. Es un fantástico que no deja de correr a lo largo de los noventa minutos. Tácticamente obediente, cuando tiene la pelota en los pies sabes que puede pasar de todo. Domina con alardes todas las facetas del juego. Cabecea, tira faltas, centra , echa paredes y chuta. Ah, y nadie en el mundo regatea como él. Imparable en el uno contra uno si tiene el día. Y últimamente, siempre lo tiene. Ayer, sin tener uno de sus días más inspirados, marcó de penalty que le hicieron repetir y dejó cuatro o cinco acciones para la videoteca cuando el Arsenal dejó espacios.

Wayne Rooney - Un tigre con el dorsal 10

Un digno portador de la camiseta número diez del United que Charlton elevó a la categoría de reliquia. Como él, ya no es sólo un delantero letal. Es un todocampista inmenso que tiene la mala leche de un tigre de Bengala. Igual remata en plancha un balón en el área rival, que persigue a los medios rivales a los que martiriza a base de percusiones de martillo neumático.

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|02:57
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|02:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic