Deportes

El "Profe" Córdoba ya piensa en su regreso al fútbol

Luego de haber estado internado 120 días por un grave accidente automovilístico y de realizar intensos trabajos de rehabilitación, el DT quiere regresar al ruedo lo antes posible. No sabe si será en el país o en el exterior. Agradecimiento a los que estuvieron cerca.

Estuvo 120 días internado, de los cuales 45 fueron en terapia intensiva. Su vida corrió serio peligro y tres veces tuvo que pasar por el quirófano por un muy feo desgarro de quince centímetros que sufrió en el borde posterior del hígado, producto del terrible accidente que sufrió con su automóvil el pasado 4 de diciembre de 2007.

Pero el profesor Daniel Córdoba, como en otras oportunidades en donde también la vida lo puso ante encrucijadas límite, pudo salir de este brete que le puso el destino en el camino.

“Desde que me tocaron o lo que haya sido en el camino, hasta un mes antes de salir de la clínica, plena conciencia de lo que había pasado no tenía. Me fui dando cuenta de lo que me pasó a medida que me lo contaban”, admitió.

Lo que al profesor Córdoba le contaban sus allegados fue que aquella mañana, cuando transitaba con destino a La Plata por el Camino Centenario entre las calles 404 y 405, a la altura de la localidad de Villa Elisa, otro rodado tocó desde atrás a su Renault Clío que se desplazó violentamente de la cinta asfáltica y fue a estrellarse contra una columna de alumbrado público.

“Tuve tres intervenciones y me salvé de una cuarta por un día ya que si seguía teniendo fiebre seguro que volvía al quirófano. Cuarenta y cinco días en terapia intensiva, y dos meses más en una habitación común, todo entubado y asistido por los motivos que requería la situación, y bueno, recién un mes antes de salir tuve una reacción positiva y es donde empiezo con lucidez a darme cuenta de todo, especialmente porque me lo contaban porque hay cosas que no recuerdo realmente”, detalló.

En este proceso hubo una fecha clave: el 14 de enero, cuando su salida de terapia intensiva coincidió con el festejo de su cumpleaños número 55.

Todo eso lo vivió dentro del Instituto del Diagnóstico, ubicado en la calle 62 entre 2 y 3, a donde fue derivado a raíz de la gravedad de las heridas sufridas.

El ex entrenador de Estudiantes, Lanús, Platense, Deportivo Cuenca de Ecuador y Olimpia de Paraguay, que en el último tiempo fue columnista en el programa la Ultima Palabra de Fox Sports, ya se encuentra desde hace varios días en su domicilio particular en La Plata y llevando adelante un riguroso plan de rehabilitación, que está cumpliendo en City Bell.

“Focalicé todo, mientras tenía conciencia y con el aliento de la gente que me fue a apoyar, y a las que agradezco profundamente, en recuperar la parte anatómica, esa fue mi motivación. Que volviese a ser lo más normal posible. Y después encarar, en esta etapa de ahora, la parte psicomotora, es decir la rehabilitación. Todo sustentado por mi mujer (Mariela Moro) y mis hijos, y la gente que me apoyó incondicionalmente, y por un cuerpo médico que fue excepcional”, agradeció.

Daniel Córdoba se emociona cuando recuerda todo lo vivido, aunque mirando hacia atrás también transitó por momentos realmente difíciles.

“Esta ya es la tercera vez en mi vida que, sin comerla ni beberla sufro cosas fuertes, ¿no? Sufrí la muerte de mí pequeño hijo Juan, después el secuestro, ahora este choque, también lo del incendio. Son cosas que muy duras y siempre es un volver a empezar, y cuesta mucho. Pero, bueno, volveremos a empezar una vez más”, remarcó.

“Y darle con todo para adelante. A mí nunca nadie me regaló nada. Empecé como profe en la universidad y en los colegios y de allí llegué a donde llegué. Y por cuarta vez habrá que empezar a luchar de nuevo”, agregó.

En todo este proceso que le tocó vivir, Córdoba sostuvo que pudo comprobar que en su paso por el fútbol cosechó muchas amistades.

“Puedo decir que hasta cientos de personas, que yo creí que me habían olvidado a pesar de los años transcurridos, estuvieron cerca de mí. Y, obviamente, gente que ahora estaba al lado mío. Pero no me hago problemas si el mundo del fútbol estuvo o no cerca de Córdoba”.

“A los que les di mucho, estuvieron; y a los que les di poco no estuvieron. Pero es absolutamente normal”, afirmó.

Con respecto a su rehabilitación, comentó que la inició con muchas ganas y que “me veo bien, aunque no se cuanto tiempo demandará esto.

Ojalá sea lo menos posible. Todo dependerá de la naturaleza de mi cuerpo, y en eso tengo una ventaja, y también dependerá de mi voluntad para rehabilitarme, y allí también tengo una ventaja”.

Hoy todo lo focaliza en volver a hacer una vida normal, y después empezará a retomar sus actividades profesionales. No sabe si será en el país o en el exterior, o incluso tampoco tiene claro si seguirá como columnista televisivo.

Lo que sí tiene en claro que lentamente irá llamando telefónicamente a todas las personas que se interesaron por su estado de salud, para agradecerles personalmente.

“No sé si fue el destino, la suerte o Dios, pero el asunto es que la puedo contar”, admitió Córdoba, el hombre que acaba de regresar de la muerte. El mismo lo graficó con un “estuve más muerto que vivo”. Y no se cansa en agradecerles a los médicos que lo atendieron en esos larguísimos cuatro meses que estuvo internado. “Unos médicos extraordinarios, unos ‘monstruos’, que me salvaron la vida”.
 

 
 
Volver a Portada   
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:37
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes