Se inaugura "Anónimos", una muestra de Mauricio Waisman

La muestra es parte de la Semana de Brasil en la provincia y será acompañada por otra del brasileño Dedé Vargas titulada Brasilia. Las imágenes captadas por Waisman muestran a la gente y complementan las de la exposición Brasilia, realizada el año pasado.

“No sabemos sus nombres, pero nos miran. Mirando, no sólo observan. Mirando, son. ¿Son anónimos o ignorados? Son”, con este texto, Mauricio Waisman presenta Anónimos, la muestra de fotografías que inaugurará hoy a las 19 en la Sala Pablo Sacchero (Gutiérrez y España de Ciudad, Ministerio de Cultura).

La muestra se enmarca en la Semana de Brasil en la provincia, y junto con ella se inaugura una exposición de Dedé Vargas titulada Brasil.

MDZ Online habló con Waisman, quien expone Anónimos, que es parte del trabajo Brasilia: la fallida Tierra de Nunca Jamás, integrado también por la muestra Brasilia, que el fotógrafo mendocino presentó el año pasado.

Ambas muestras de Waisman, Brasilia y Anónimos, están compuestas de fotografías tomadas en la capital de Brasil, y en la que presenta hoy el centro lo ocupa la gente.

En el diálogo que mantuvimos con el fotógrafo, este relató detalles de las circunstancias en que realizó las tomas.

- ¿Estabas en Brasil estudiando o trabajando?

- Viajé a un encuentro latinoamericano de estudiantes de arquitectura. Pero, en realidad, esa fue la excusa. O sea, fui solo, y usé el encuentro como lugar para poner la carpa.

- ¿La Carpa?

- Sí (risas).

- ¿Te fuiste a dedo?

- La historia es más larga. Fui en avión, pero el pasaje me lo saqué el día antes. No estaba planeado el viaje, me enteré en la facu un jueves y el viernes a la tarde me tomé el avión. Tuve que pedir prestada una carpa, porque en el encuentro se duerme así.

- Y te internaste en lugares ajenos a los del encuentro para sacar las fotos.

- Claro. De hecho, en el encuentro sólo te llevaban a los lugares turísticos. Pero al segundo día me aburrí de ver eso y conocí a un arquitecto en el encuentro que daba un taller que se llamaba algo así como Exploración Urbana Fotográfica.

- ¿Con él saliste a caminar Brasilia para buscar las imágenes?

- Sólo un día, y con otros más que tomaron el taller. Pero ahí me di cuenta de que todo era mentira, o sea, nadie te mostraba cómo se vivía en Brasilia. Y a partir de ese momento no me importaron más los edificios. Empecé a caminar solo, sin rumbo, para buscar gente.

- ¿Ya pensabas en la exposición o ibas sólo de cacería de imágenes?

- No pensaba nada más que en el instante vivido. Yo sólo buscaba gente y tenia mi cámara, mis objetivos en la mochila y el trípode todo el tiempo conmigo.

- ¿Veías esas imágenes en blanco y negro o esa decisión vino después?

- Después,  todo todo pasó después. Yo ese fin de semana iba a ir con mi maestro, Luis Vázquez, a documentar las fiestas a la Virgen del Rosario. Le llamé para contarle lo que había acontecido y me dijo "Sacá fotos". Ese era el único objetivo. Cuando volví, mi otro maestro, Sergio Pantaley (ambos dirigen la Escuela Mendocina de Fotografía), me dijo que debía "compaginar" las imágenes en un orden que tuviera significado para mí y ponerles música. Elegí la banda de sonido de la película Las vírgenes suicidas, que fue hecha integralmente por el grupo Air, y se las mostré a mis maestros y compañeros de la escuela. Fue muy emocionante lo que pasó ahí. Después todo se fue dando solo. El arte te cambia la cabeza. O sea, el arte no son las imágenes, el arte es la reflexión que estas provocan. Todo el concepto se fue armando a partir de lo que vivido y lo pensado. Ahí apareció el nombre del trabajo, Brasilia: la fallida Tierra de Nunca Jamás, y Anónimos vendría a ser como una parte de eso, una parte del todo, donde ahora se hace más hincapié en esas personas, en sus miradas. La otra parte era Brasilia, la muestra del año pasado. La idea era mostrar la dualidad entre la arquitectura magnífica, monumental y moderna de la ciudad con la realidad social de quienes la habitan.

- ¿Cuál es tu próximo proyecto?

- Este proyecto tiene un libro. O sea, el libro existe, está listo. Es una selección de las imágenes, pero dividido en dos lados, uno de arquitectura y uno de gente, y cada parte está prologada con un texto, pero aún no podemos juntar los fondos para publicarlo. Este libro tiene dos prólogos, uno para cada parte, escritos por Zaida Muxí, y los textos los escribí junto a Agustina Bécares, que siempre le aporta su poesía a mis cosas. Y desde el año pasado estoy trabajando en un proyecto que nada tiene que ver con esto y que se llama Sueños Lúcidos, que se está haciendo muy lentamente y no sé cuándo se completará.

Esta noche quedará inaugurada la muestra doble de Dedé Vargas y Mauricio Waisman, para conocer otro Brasil.

Alejandro Frias

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|22:04
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|22:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016