Tras 20 siglos bajo tierra, el arte clásico vuelve a deslumbrar

Se trata de un mosaico del alto imperio romano en perfecto estado de conservación tras permanecer 2.000 años oculto. Se encuentra en Cástulo, ciudad romana cercana a Jaén, España. La pieza mantiene la calidad las pequeñas teselas y llama la atención por su colorido en pasta y piedra de vidrio en tonos rojos, amarillos, verdes y azules.

El mosaico, presentado hoy está fechado entre finales del siglo I y principios del II. Este descubrimiento «supone una novedad, ya que en Andalucía la mayor parte de los mosaicos romanos pertenecen a una época más tardía», explicó la directora de las excavaciones, Concepción Choclán. Así también ha destacado que las imágenes tienen gran realismo y están muy perfiladas, características que se han encontrado en el norte de África y Sicilia. Esto demuestra la relación que hubo entre Cástulo y esa zona del Mediterráneo.

La habitación, de 12 por 12 metros, podría haber sido de un edificio público, quizás un altar, la sede de un colegio o una cofradía dedicada al culto imperial. Eso explicaría su demolición intencionada tras la caída o asesinato de un emperador. Aunque todavía no se sabe a ciencia cierta su uso específico pero no debió estar funcionando mucho tiempo porque sino el pavimento estaría más deteriorado.

El mosaico se ha descubierto gracias al proyecto FORVM MMX, que tiene el propósito de recuperar el centro monumental de la ciudad romana de Cástulo utilizando tecnologías para la prospección con georradar, método de exploración en el subsuelo por medio de la emisión de ondas electromagnéticas que reflejan las discontinuidades.

Detalle del mosaico en que se cuenta el mito clásico del juicio de Paris.


Mitos clásicos

Todo el mosaico reproduce diferentes escenas de mitos y alegorías de la antiguedad. Las esquinas contienen las cuatro estaciones, mientras que en seis rombos curvos figuran diversos animales de garra y pezuña representados por un león, una leona y una tigresa, (fieras que simbolizaban el poder) y por un jabalí, un venado y un caballo, (animales que servían como emblema de la unión de los romanos a la tierra).

Dentro de la belleza que aportan estas representaciones destaca la parte central del mosaico, lugar donde se reproducen dos mitos clásicos, el primero de ellos es el juicio de Paris. La historia cuenta como la diosa de la discordia, Eride, quiso vengarse al no haber sido invitada a la boda de Tetis (ninfa del mar hija de Urano y Gea) y Peleo (padre de Aquíles). Eride se presento en el festejo con una manzana de oro que tenía inscrita: «para la más bella», motivo por el que Juno, Venus y Minerva empezaron a discutir. Para poder resolver esa duda las deidades decicieron preguntar a un mortal (Paris). Las diosas embriagadas de poder decidieron ofrecerle diversos presentes para que el mortal las eligiera, de entre las tres Paris escogió a Venus y su compensación fue el amor de la mujer más bella del mundo, Elena, motivo por el cual se desencadenó la legendaria Guerra de Troya, ya que esta huyó con Paris a Troya sin importarle que esta estuviera casada con Menelao, rey de Esparta.

El otro mito clásico al que se hace referencia el mosaico es el de Selene y Endimión, leyenda que relata el amor de un pastor hacia la diosa de la Luna y de como esta le correspondía. Tanto es así que Endimión solo despertaba de su sueño para ella y con esto evitaba el paso del tiempo obteniendo la juventud eterna.

La ciudad de Cástulo no solo tuvo importancia en época romana, también en época ibera fue la capital de la Oretania y además fue el escenario de la Segunda Guerra Púnica, que enfrentó a cartagineses con romanos. También fue lugar de nacimiento de la mujer de Aníbal.

Fuente: EFE

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:18
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic