Deportes

Federer, el hombre-récord que se permite todo tipo de lujos

Al suizo le llueven elogios en Nueva York, nada extraño desde que ganase en 2004 el primero de sus cinco títulos en la ciudad de los rascacielos. Ahora, con 31 años e innumerables récords a sus espaldas, el número uno del mundo se permite todo tipo de lujos.

Desde ganar su séptimo Wimbledon, acumular 17 Grand Slam, superar al estadounidesne Pete Sampras como el tenista con más semanas al frente del ranking mundial o no mostrar tristeza tras perder una final olímpica hasta firmar una gira por Sudamérica para finales de año.

Cuando perdió en enero en las semifinales del Abierto de Australia, su futuro se antojaba difuso: el décimo séptimo grande y el número uno del mundo se escapaban. Pero recuperó su mejor versión, volvió a lo más alto y ahora va cammino de su sexto título en el Abierto de Estados Unidos, donde ya está en segunda ronda.

   "Nunca me bajé del carro de Roger. No estoy sorprendido de volver a verle ahí arriba. Nunca dejó de ser el mejor", lo alabó el estadounidense Andy Roddick.

   "No puedes decir nada malo de él. Parece que nunca está suficientemente satisfecho y es muy respetable. Sobre todo después de lo que ha conseguido", agregó el ex número uno del mundo.

   El joven canadiense Milos Raonic también destacó el hambre de Federer y se deshizo en elogios hacia un jugador cuya imagen pública no está lejos de la perfeccción.

   "Nada de lo que hace parece forzado", señaló Raonic sobre Federer, padre de dos hijas, felizmente casado y que no pierde la compostura ni en los momentos más duros.

   La realidad de Federer cambió radicalmente en los últimos meses. El serbio Novak Djokovic y el español Rafael Nadal parecían confirmar un cambio en la dinastía del tenis.

Pero el veterano suizo demostró que aún tiene batería, incluso para después de que termine su temporada pasar 11 días por Sudamérica haciendo una gira con dos partidos en Argentina, dos en Colombia, dos en Brasil y uno aún por confirmar en Chile.

La entrada de la categoría más barata, ya agotada en Argentina, es de alrededor de 170 dólares. Sus 17 títulos de Grand Slam y sus 293 semanas -y subiendo- en lo más alto del ranking bien lo valen para los bolsillos más pudientes.

   El único bache del suizo desde Australia fue la final de los Juegos Olímpicos de Londres. Se enfrentó sobre el césped de su querido Wimbledon al británico Andy Murray, al que derrotó un mes antes en la final del tercer Grand Slam de la temporada.

Pero en agosto perdió y se colgó la plata. Pero ni eso parece importarle demasiado.

"Al fin y al cabo una medalla es un buen premio. Estaba un 90 por ciento contento por tener una medalla y un 10 por ciento disgustado por no haber logrado el oro", dijo Federer, que se colgó la presea dorada en dobles en los Juegos de Pekín 2008.
Opiniones (0)
22 de septiembre de 2017 | 02:44
1
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 02:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'