Deportes

Independiente eliminó a Boca de la Copa Sudamericana

El Rojo igualó 0 a 0 en el encuentro de vuelta por la segunda fase del certamen continental y, beneficiado por los goles marcados en La Bombonera, dejó tempranamente afuera al Xeneize.

Independiente, ya sin Cristian Díaz y a la espera de Américo Gallego, eliminó a Boca de la Copa Sudamericana tras igualar 0-0 en Avellaneda, porque en la ida habían terminado 3-3 y vale doble el gol de visitante en caso de igualdad en el marcador global. Con sangre, sudor y lágrimas, los dirigidos interinamente por Enrique Borrelli resistieron los últimos 45 minutos con uno menos y aprovecharon la falta de convicción del visitante.

Ambos salieron una la misma postura táctica (4-3-1-2) y confeccionaron un primer tiempo parejo sin muchas emociones en las áreas. Hubo intensidad y pocos espacios, algo que les quitó profundidad a los ataques. La primera chance clara llegó a los 15, cuando Silva aprovechó un error defensivo y remató desviado. Luego hubo que esperar hasta los 26 para ver el disparo de Rosales desde media distancia que contuvo Ustari.

Precisamente, el ex Unión fue el más destacado de la parte inicial a partir de su juego a espaldas de Ledesma y Sánchez Miño. Él fue quien también construyó una gran jugada individual a los 45 y envió un centro que Farías no supo aprovechar. Al Xeneize le faltó conexión entre los volantes (sobremanera, Chávez) y su doble nueve (Viatri-Silva), mientras que Albín y Clemente estuvieron más abocados a la marca que a la proyección.

Luego del descanso, Falcioni metió a Acosta por Chávez y confeccionó un ambicioso 4-3-3. La apuesta dio réditos instantáneos. El ex Lanús desbordó a Morel en su primera jugada y mandó un centro que Tuzzio le birló a Silva. Y enseguida, cuando no había pasado ni un minuto, el mismo defensor vio la segunda amarilla por bajar al ingresado, luego de un pase errático de Morel. Borrelli sacó a Rosales y rearmó la defensa con Galeano, en el peor momento del Rojo.

Luego de la zozobra, Independiente se robusteció y bloqueó el avasallamiento de Boca. Con el manejo de Vargas, la tarea de Ferreyra por izquierda y la viveza de Vidal, el local le mandó un mensaje a su rival y le advirtió que aún estaba vivo. La fe roja se incrementó a medida que Silva prolongó su ineficacia en plena área chica (Somoza también perdió un gol increíble). Enojado por la falta de elaboración, Falcioni sacó a Ledesma y puso a Paredes. Y el partido se tornó dramático.

Boca confundió los caminos, no supo dominar a un rival que llegaba golpeado y estaba en inferioridad numérica, y se quedó con las manos vacías como castigo a su pobreza. La contracara fue Independiente, que caminó por la cornisa pero salió a flote a partir de su mística copera. Gallego seguramente se habrá dibujado una sonrisa enorme en el rostro, mientras espera la presentación de mañana. Falcioni seguramente sentirá dolor por un golpe inesperado en el mentón.

Opiniones (1)
16 de diciembre de 2017 | 01:42
2
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 01:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por fin se hizo justicia. Había que bajarle un poco los humos a quienes se creen todo poderosos e invencibles. Seguramente, el cara de perro (Falcioni) tendrá más cara de perro que nunca. La mitad más uno estará de luto. En una palabra, la negrada no dormirá esta noche y no podrá salir a trabajar, pues tampoco Viatri no tendrá ánimos para salir a afanar. ¡BIEN POR INDEPENDIENTE! que aguantó gran parte del partido con un hombre menos.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho