Deportes

Estados Unidos, último campeón de la Davis, va ganando por 2 a 0

Hoy juega la pareja número uno del mundo, los hermanos gemelos Bob y Mike Bryan. Se enfrenten a los franceses Michael Llodra y Arnaud Clement, 30 años, que sustituyó al lesionado Jo-Wilfred Tsonga.

Todo le salió a la perfección al equipo de la Copa Davis de Estados Unidos con una celebración emotiva de la entrega de los anillos de campeones del 2007 y dos puntos ganados en la primera jornada de individuales de la eliminatoria de cuartos de final ante Francia.

Después de 12 años de sequía, Estados Unidos de la mano de Andy Roddick y James Blake consiguió su Ensaladera número 32 en la historia de la competición de la Copa Davis.

Los mismos jugadores con los que después de haber concluido la primera jornada de individuales ante Francia lograron la ventaja de 2-0 para colocarse a sólo un triunfo más de estar en las semifinales.

"Hemos dado un gran pase a estar en la siguiente eliminatoria, pero nos queda ganar un tercer punto y hasta ese momento tendremos que seguir jugando nuestro mejor tenis como equipo", declaró Patrick McEnroe, capitán del equipo de Estados Unidos. "Han sido dos partidos grandiosos y especialmente el protagonizado por James".

McEnroe dijo que Blake ganó su duelo no sólo con su gran tenis, sino también con el corazón y con todo el apoyo que le dio el público en los momentos más difíciles.

"Sólo con un ambiente como este, un público que no cesa de apoyar se pueden remontar marcadores y ganar partidos como lo ha hecho James", agregó McEnroe. "Ahora tenemos que centrarnos en el partido de dobles e intentar conseguir el punto que necesitamos".

Como se esperaba, Roddick logró el primer punto para Estados Unidos después de imponer la potencia de su saque ante Llodra, el número 41 del mundo, que salió como el primer cabeza de serie de Francia después el capitán del equipo galo, Guy Forget, se encontró con las lesiones de Tsonga y Gasquet.

Roddick en su línea de aprovechar al máximo su potente saque en la pista rápida, consiguió 30 saques directos para ganar por 6-4, 7-6 (3) y 7-6 (5).

Roddick, sexto del mundo, impuso el poder de su saque al no perderlo ni una sola vez con sólo tres oportunidades que le concedió a Llodra y fueron en el undécimo juego del tercer set, mientras que logró 30 puntos directos por 26 para Llodra.

Ahí fue donde estuvo la historia del partido porque Roddick siempre encontró la manera de meter un saque directo cuando más lo necesitaba, como fue en el undécimo juego al conseguir dos consecutivos con los que consiguió cerrar el parcial de 6-5.

Luego iba a llegar el desempate y Roddick tampoco falló al aprovechar su segunda bola de partido, después de haber estado abajo con 3-4 para asegurar la victoria.

Roddick consiguió su triunfo 29 en la competición de la Copa Davis y sigue sin conocer la derrota en la sede de Winston-Salem, donde debutó en el 2001 con el equipo de la Copa Davis, al haber ganado los cuatro partidos de individuales que ha disputado.

"Era muy importante para nosotros este punto porque sabíamos que Llodra era un jugador complicado en este tipo de pista al tener como Andy un buen saque", declaró Patrick McEnroe, capitán del equipo de Estados Unidos. "El público como siempre ejemplar con nosotros".

McEnroe reconoció que la solidez del saque de Roddick fue la clave para conseguir la victoria y darle al equipo la tranquilidad de ir por delante para el segundo partido.

Llodra, 41 del mundo, que generó la sorpresa al ser nombrado por el capitán francés Guy Forget como número uno de su equipo ante la baja del finalista del Abierto de Australia, Jo-Wilfried Tsonga, y las ampollas sufridas en la mano derecha de Richard Gasquet, nunca pudo con el saque demoledor de Roddick, aunque jugó mejor en la red.

El tenista francés estuvo siempre en el partido, jugó mejor en la red al conseguir 16 tantos de volea por sólo 3 de Roddick, y llegó a 25 saques directos, pero al final la perdida de saque en el primer set y los puntos decisivos en los desempates que cayeron siempre del lado de Roddick le dejaron sin el triunfo.

Blake y Mathieu, duodécimo del mundo, que también salió como número dos por haber sufrido Gasquet ampollas en la mano derecha, se apuntaron al suspense durante tres horas y 48 minutos que duró el segundo partido para que al final cayese del lado del jugador estadounidense por 7-6 (5), 6-7 (3), 6-3, 3-6 y 7-5.

"Ha sido increíble el partido que hemos jugado ambos", comentó Blake, con muestras de agotamiento. "Después de salvar la pelota de partido, comencé a pensar de verdad que podía ganar".

Mathiue, que dispuso de una pelota de partido en el décimo juego con el saque en su poder después de habérselo roto a Blake, no pudo con la presión del momento y varios errores sin forzar con su revés le iban a costar la derrota y a Francia quedarse al borde del abismo de la eliminación.

Ambos equipos disputan su decimoquinta eliminatoria de la Copa Davis y hasta el momento se han repartido triunfos y derrotas con un empate a 7-7, pero la última vez el triunfo fue para Francia en las semifinales del 2002 cuando ganaron en Roland Garros por 3-2.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|11:04
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic